Guatemala y Rumania, en guerra
blog
Feb 27, 2017 |
21:49
Archivado en:

No es una confrontación bélica, por el contrario, es admirable. Es una guerra contra la corrupción

Es urgente desmontar el tic de mirar abajo del hombro a países como Guatemala o Rumania. En el 2015 Guatemala vio caer a su presidente Otto Pérez Molina por corrupto.

En el 2016 Rumania llevó a juicio a 1,300 funcionarios púbicos; destacan tres ministros, 17 legisladores y 16 jueces.

En el país vecino de México la vicepresidenta Roxana Baldetti celebró en el 2016 su cumpleaños en la cárcel por corrupta; en el europeo, funcionarios escriben libros en sus celdas para que les conmuten años de cárcel.

Guatemala recibe apoyo desde el 2006 de Naciones Unidas para combatir la corrupción. Rumania ingresó a la Unión Europea en el 2007, y desde ese año, recibe apoyo del ente supranacional para atacar la corrupción.

Coincidencia o no, Guatemala y Rumania están siendo intervenidas y rescatadas por entes supranacionales. Sin el respaldo, sus funcionarios púbicos difícilmente serían vigilados como lo están ahora.

Desde el primer día de febrero miles de jóvenes rumanos asisten puntualmente a la Plaza de la Victoria en Bucarest para protestar por el intento del gobierno de empujar leyes que reducen penas a funcionarios corruptos. Dos semanas atrás, el primer ministro Sorin Grindeanu echó para atrás la propuesta. Nada satisfechos, los rumanos continúan manifestándose en la plaza como no lo habían hecho desde hace 25 años, frente a la caída del dictador Ceausescu. Quieren que el primer ministro socialdemócrata renuncie. El ministro de Justicia Florin Lordache tuvo que dar un paso al vacío para intentar contener la presión y proteger al primer ministro.

En efecto, sus respectivos sistemas democráticos son muy vulnerables. En Guatemala, el cómico Jimmy Morales llegó a la presidencia bajo la inercia de un movimiento de carambola como si de un juego de billar se tratara. Sin la profunda investigación de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), el cómico continuaría participando en su programa de televisión Moralejas (similar al mexicano Los Polivoces).

En Rumania, la propuesta del primer ministro era reducir a la mitad el tiempo de condena para los presos mayores de 60 años o aquellos que tienen niños menores de cinco años. Así, la propuesta también se aplicaba a los autores de delitos graves como a los involucrados en la corrupción.

Los manifestantes fueron apoyados por el presidente rumano Klaus Iohannis. El primer ministro Grindeanu lo calificó inmediatamente de “intentona golpista”.

Los manifestantes también contaron con el apoyo del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien afirmó que “la lucha contra la corrupción debe ser reforzada”.

El 5 de febrero, el Gobierno abolió las enmiendas de la ley de amnistía, y el primer ministro, Sorin Grindyanu, propuso iniciar un debate público sobre temas sensibles relacionados con este documento.

Sobran pruebas del beneficio que representan los entes supranacionales. Naciones Unidas está regenerando el tejido judicial guatemalteco porque no actúa sola, lo hace junto al Ministerio Público local. Lo mismo sucede en Rumania. El propio presidente Iohannis se suma a los jóvenes que no desean que los políticos les roben su futuro. Bienvenidas las guerras contra la corrupción.

@faustopretelin

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de