¿Por quién votas? Por el dégagisme
blog
Abr 20, 2017 |
21:08
Archivado en:

Mélenchon ha seducido a los franceses hartos del sistema de partidos: “que se larguen”.

Ser antisistema es algo más que una herramienta eficaz para capturar resentimientos. Es una moda.

Jean-Luc Mélenchon lo sabe. En su manifiesto mediático-político, que lo ha catapultado hacia la primera línea en la intención de voto para las elecciones presidenciales francesas del domingo, aparece el neologismo dégagisme; una derivación de dégagez (para afuera, mejor dicho, lárgate). Expresión utilizada por los tunecinos en la época del dictador Ben Ali en la multicitada pero fracasada Primavera Árabe.

Mélenchon recurrió a su principio dégagisme para despedir la candidatura de Manuel Valls. También lo ha hecho para despedir a Nicolas Sarkozy, Alain Juppé, Cécile Duflot y, por supuesto, a Francois Hollande, quien ya tiene sus maletas listas para desocupar el Palacio del Elíseo.

Ahora, no ha habido evento de campaña en el que Mélenchon no pronuncie lo que los argentinos incubaron en sus calles durante la crisis económica de principios de siglo: “Que se vayan todos”.

Marie Le Pen siempre ha dicho que ella junto a su partido ultraderechista está de lado de la gente cuyos rasgos son una combinación de nacionalistas, marginados y amenazados por los enemigos del exterior.

La seducción del antisistema es un aroma que le ha gustado al más cínico de los candidatos: François Fillon. En 1981 fue elegido por primera ocasión para ocupar un cargo político, y hasta hoy no ha trabajado en el sector privado, a pesar de ello, su asesora de Comunicación Anne Méaux, ha tratado de convencerlo para que se implante rasgos ideológicos antisistema. Al inicio de la campaña su apuesta temática fue la honestidad, pero al hundirse en la corrupción que representó la contratación de su esposa sin comprobar que realmente trabajó, tuvo que abandonar ese discurso.

Desde que nació el Partido Pirata en Suecia en el 2006, el ecosistema de los partidos ortodoxos se topó con un software intelectual demográfico que comenzaba a cuestionar lo establecido. Algo más, la corrupción precipitó el estado decadente de los partidos.

Hollande es un ejemplo emblemático sobre la pérdida de la racionalidad de los políticos. Su programa económico que ofertó durante su campaña lo modificó una vez ganando la presidencia en el intento de mirarse al espejo de Merkel. Los franceses lo abandonaron.

Hoy sólo lo apoya uno de cada 10.

La moneda está en el aire. Cuádruple empate Macron-Le Pen-Fillon-Mélenchon. Serán los indecisos y los que se encuentran en la espiral del silencio los que decidan a los dos finalistas. Cuidado con Fillon. Pasó de ser favorito a lo que parecía el abismo, una vez que el semanario satírico Canard Enchainé publicó la nota sobre su rasgo de corrupto. “Es un golpe institucional de Estado”, llegó a decir para concluir en que todo se trataba de un “asesinato político”.

Hoy está a dos centímetros de Macron y Le Pen. Probablemente, entre 25% de indecisos se encuentren los silenciosos. Ciudadanos que se apenan al decir que votarán por un corrupto, y por ello prefieren guardar silencio o mentir.

Quien traduce balas en votos es Marie Le Pen. El Estado Islámico decoró un panorama de terror la noche de ayer en París. Le Pen ya busca a su rival del 7 de mayo.

¿Y los partidos? ¿En dónde quedaron?

@faustopretelin

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de