Putin, el antihéroe de la distopía global
blog
May 15, 2017 |
22:41
Archivado en:

Los reflejos de la opinión pública miran al presidente ruso en todo momento trágico.

La saga de Trump parece un largo capítulo de la serie distópica Black Mirror.

La visión escasamente política de Trump está deconstruyendo el liderazgo de Estados Unidos.

Lo que sucedió entre el 7 y 14 de abril pasado parece que ocurrió hace 10 años. En una semana Donald Trump bombardeó a dos países, Siria y Afganistán, y envió un portaviones a Corea del Norte para ejercer presión al gobierno de Kim Jong-un.

Si Trump es socio del gobierno ruso y el presidente Vladimir Putin es aliado de Bashar al-Asad, ¿tuvo sentido que el gobierno sirio lanzara un ataque con armamento químico a Jan Sheijún, provincia de Idleb?

La personalidad de Putin recibe múltiples interpretaciones, pero él tiene un rasgo que genera consenso entre sus aliados y sus enemigos: su inteligencia.

¿No es estratégicamente absurdo que Putin agregue tensión entre Estados Unidos y Siria, justo en el momento en el que las radiografías mediáticas indican un entendimiento entre Rusia y Estados Unidos? Rex Tillerson lo dijo hace algunas horas, la relación entre Rusia y Estados Unidos está en el peor nivel desde la Guerra Fría.

Al inicio de abril, Trump comentó que el destino del presidente Al-Asad lo tendría que decidir la población siria. Después del 7 de abril no sólo cambió de opinión, sino que lanzó un misil a una base militar siria. Después de 48 horas, Trump provocó una cortina de humo al lanzar un misil a Afganistán. Para que no quedara ninguna duda sobre el spin, la Casa Blanca colocó una etiqueta al famoso misil: “la madre de todas las bombas”.

Tuvo éxito: en menos de dos horas, agencias de información como AP, AFP y Reuters anteponían el tipo de misil sobre la causa que provocó la detonación del mismo. En ese momento, el bombardeo a Siria por parte de Estados Unidos ya había pasado a la sala de espera de la desmemoria.

Al parecer, las mediciones globales sobre los movimientos de Putin están alteradas. La detonación del hackeo global el viernes pasado provocó que un segmento de la opinión propusiera a Rusia como el cerebro del ataque.

Unas horas antes de que el nombre de Kim Jong-un comenzara a correr por el planeta como el presunto culpable del hackeo, Putin comentó: Rusia “no tiene absolutamente nada que ver” con el ciberataque “sin precedentes (...) Siempre se busca a culpables allá donde no los hay”, aseguró Putin y recordó incluso que según Microsoft, “los servicios especiales estadounidenses eran la primera fuente de este virus”.

En noviembre del 2016, el Estado islámico utilizó armamento químico para atacar la localidad de Jaliliya, al este de Siria. Presentaron síntomas en ojos y piel, 22 personas. El 21 de agosto del 2013, Al Qaeda utilizó gas sarín para matar a más de 100 personas en Siria.

En Black Mirror, el primer ministro británico es chantajeado por un criminal. La condición para liberar a un miembro de la familia real era que sostuviera sexo con un cerdo y que todos los medios lo transmitieran en vivo. Lo hizo, aunque el miembro de la familia real fue liberada antes de comenzar el acto.

Estamos ingresando a la era de la distopía política. La única certeza es el ataque del fake news.

@faustopretelin

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de