¿Qué quiere China 
de México?
blog
Abr 2, 2013 |
23:38
Archivado en:
Caja Fuerte
Luis Miguel González
Director General Editorial de El Economista
MÁS DEL AUTOR
/caja-fuerte/2014/10/29/nueva-relacion-mexico-china-huawei-china-railway
/caja-fuerte/2014/10/24/ebolanomics-economia-afiebrada-virus
/caja-fuerte/2014/10/22/cuanto-cuesta-iguala-cuanto-nos-cuesta-violencia
/caja-fuerte/2014/10/17/que-tan-bajo-caera-petroleo
/caja-fuerte/2014/10/14/quien-espio-banamex
/caja-fuerte/2014/10/13/nobel-economia-domador-corporaciones
/caja-fuerte/2014/10/10/amado-yanez-aleman-entre-luz-sombra

China no ha pisado con fuerza en México. En el nuevo mapamundi, es un actor protagónico, aunque
en nuestro país desempeñe sólo un papel de reparto.

El déficit comercial de México con China ya superó los 50,000 millones de dólares al final del 2012. Por eso es lógico que Enrique Peña Nieto vaya a China buscando un acuerdo que permita reducir un desequilibrio comercial que crece como un cáncer: era de apenas 30,000 millones en el 2009.

Las inversiones directas de China en México son insignificantes. Sumaron 258 millones de dólares en el periodo 1999-2012, un promedio que no llega a los 20 millones de dólares al año. Imposible sorprenderse de que la promoción de nuevas inversiones sea uno de los puntos a tratar en el encuentro de la comitiva mexicana con las autoridades chinas.

La agenda del nuevo gobierno de México ante China parece clara: dar un golpe de timón a una relación que reportó pocos beneficios a nuestro país en los últimos años. Lo dijo Emilio Lozoya, cuando era pieza fundamental en el capítulo de Relaciones Exteriores del equipo de transición de la Presidencia. Ahora lo dicen Ildefonso Guajardo y José Antonio Meade: México tiene que acercarse a Asia y para ello es fundamental redefinir la relación con China. En esa región está el mayor crecimiento económico del planeta y las oportunidades del futuro.

¿Qué espera China de México? No está claro y ése es uno de los riesgos. China es una potencia económica que pone especial atención a la dimensión geopolítica de sus decisiones económico-financieras. En África ha establecido una relación que algunos teóricos definen como neocolonial. Es el principal aportador de recursos, en forma de préstamos o de ayuda para el desarrollo. A cambio, ha generado derechos privilegiados sobre las materias primas de ese continente.

En América del Sur, ha puesto en marcha una versión light de su estrategia africana. Ha invertido fuerte en infraestructura y recursos naturales, en especial minería. Esto es notable en Bolivia y Perú, pero trasciende a esos países andinos. Su presencia se nota en Chile y Colombia y quizá más importante que todo lo anterior: ha desplazado a EU y Europa como principal socio comercial de Brasil.

China no ha pisado con fuerza en México, en buena medida por la intensidad de nuestra relación con EU, que acapara casi 80% de nuestro comercio exterior y más de la mitad de las inversiones que llegan a nuestro país. Esto puede cambiar porque el mundo está cambiando. En el nuevo mapamundi, China es un actor protagónico, aunque en México desempeñe sólo un papel de reparto.

El viaje que esta semana emprende Enrique Peña Nieto es parte de ese espíritu de cambio. El Embajador de China en México anticipó en una entrevista publicada esta semana que su país podría ofrecer el tren rápido de México a Toluca, como señal de buena voluntad.

Si el gobierno de México quiere aceptar ese tren, deberá ofrecer algo a cambio. Más aún si pretende lograr concesiones en materia comercial o de inversiones. Lo que China espera no es, necesariamente, una concesión en materia comercial. Pekín juega su rol de potencia mundial a su manera: utiliza su músculo económico para lograr concesiones en otros temas. No sería descabellado que pida a México apoyo en su pretensión de quedarse con las islas Senkaku, que ahora disputa con Japón. Quizá sea la gestión de México con otros países de América para aislar a Taiwán en nuestro continente…o algo más. ¿Es mucho o poco? Depende del color del cristal con que se mire.

lmgonzalez@eleconomista.com.mx

5 Comentarios
Comentarios
Anónimo
Agregado:
4 Abr 2013 |
00:22 AM

Ni la economía mexicana es un "actor de reparto" ni China es una súper potencia global. Tanto uno como otro poseen fortalezas y debilidades.

China, aunque rico y con industrias boyantes, es en esencia un país subdesarrollado, incluso en términos económicos y no hablemos en terrenos sociales, políticos o democráticos.

El 4% del producto mundial bruto es mexicano y se prospecta que en los próximos 15 años llegue a ubicarse entre el 6 y 8 por ciento... China actualmente produce alrededor del 18 de la producción mundial y se espera que en igual periodo llegue a producir entre el 24 y el 26 del PIB global. Efectivamente, esa es una gran diferencia, pero que se desvanece cuando comparamos los 1,100 millones de chinos con los 115 millones de mexicanos.

Dejemos a un lado el miedo al "poderío chino", para mejor centrarnos en cosas verdaderamente importantes, como la competitividad interna, la calidad de la educación, la edificación de infraestructura y el diseño de una nueva política industrial para la atracción de sectores punta, etc.

Dejémonos de "miedos" irracionales y traumas históricos. El mejor México que haya existido hasta ahora es precisamente éste, y dentro de muy poco seremos mas grandes y fuertes. No son buenos deseos, es una realidad en construcción.

Anónimo
Agregado:
3 Abr 2013 |
21:15 PM

Dragon mart mas que un TLC.
La creación de micro estados que va fundando la republica popular china va en aumento. Si bien no comenzó como una estrategia deliberada, pues los fundadores comerciales provienen de familias marginadas, exiliadas o que simplemente salieron de su país para buscar mejores oportunidades de vida. Su creación se basa en el poder económico que han logrado amasar, su particular forma de vida, los lleva a acumular riqueza y convertirse en poco tiempo en una potencia en la zona donde desarrollan sus actividades.
Pero para entender cómo se hacen ricos los chinos, es necesario un pequeño resumen: llegan prácticamente con lo puesto, adquieren “deuda” desde china a través de familia y amigos, nunca de la banca formal. Los reciben en pequeños lugares, donde llegan a vivir prácticamente uno sobre otro. Ahorran todo lo que es posible, no importan los sacrificios ni su tamaño. Durante los primeros dos años, tienen que pagar el préstamo de inicio, el que la familia en china consiguió, para ellos es una cuestión de honor, el futuro de toda la familia se basa en el honor. Del dinero restante instalan su primer “negocio”, generalmente de alimentos o productos chatarra de todo a un precio. Hasta el tercer año se le hace un nuevo préstamo, ahora sobre lo que esta generando de utilidad, no tienen apego al giro del negocio. Su negocio es el negocio. Si traspasan a otro chino “recomendado por familia o amigos”, le dan la oportunidad de ir pagando en generaciones la deuda con pagos irrisorios, sin intereses, sin sistema bancario, basta el nombre de tu familia por delante, la puntualidad de pagos, su “honorabilidad”. Puedes crecer, pero nunca ser socio accionista de ellos, en la empresa solo los de “casa” tienen oportunidad de ocupar un puesto directivo o de recibirlo en traspaso. Es decir solo otro chino ocupara el lugar del mercado que ya ocupo. En suma van creciendo exponencialmente, sus giros negros son absolutamente discretos, el juego, el contrabando y la prostitución son prácticamente imperceptibles. Solo cuando están seguros del motivo por el que acudes, te permiten el paso.
No tienen definido una jornada de trabajo en horas, sino en objetivos. Trabajan por proyecto, desde albañilería, hasta empresas. Solo la legislación de cada país les pone un limite laboral. Pero para lo recién llegados no operan las leyes locales. Son “esclavos de honor”, trabajan jornadas de 16 horas o mas por dia. Su ojetivo es reunir lo mas rápido posible los pagos que deben hacer, para que no lo olviden tienen “capataces” que constantemente les recuerdan sus principios y compromisos. Son grandes amantes del dinero. No importa en que lugar de la producción se encuentren, es su primer “matrimonio”.
De esto se vale ahora el estado chino, para patrocinar y “proteger” los intereses de sus empresarios en cualquier parte del mundo. Si ellos compran y establecen un centro comercial, con fondos propios están en su derecho de permitir o no la entrada a quien ellos decidan. A tener su propia policía interna, etc. Esto es un pequeño esbozo. NO AL DRAGON MARKET.
Los gobiernos entienden muy bien el poder CORRUPTOR del dinero y buscan los mejores exponentes para corromper a su entorno social y lograr la meta por la que se vendieron.

Anónimo
Agregado:
3 Abr 2013 |
21:14 PM

Dragon mart mas que un TLC.
La creación de micro estados que va fundando la republica popular china va en aumento. Si bien no comenzó como una estrategia deliberada, pues los fundadores comerciales provienen de familias marginadas, exiliadas o que simplemente salieron de su país para buscar mejores oportunidades de vida. Su creación se basa en el poder económico que han logrado amasar, su particular forma de vida, los lleva a acumular riqueza y convertirse en poco tiempo en una potencia en la zona donde desarrollan sus actividades.
Pero para entender cómo se hacen ricos los chinos, es necesario un pequeño resumen: llegan prácticamente con lo puesto, adquieren “deuda” desde china a través de familia y amigos, nunca de la banca formal. Los reciben en pequeños lugares, donde llegan a vivir prácticamente uno sobre otro. Ahorran todo lo que es posible, no importan los sacrificios ni su tamaño. Durante los primeros dos años, tienen que pagar el préstamo de inicio, el que la familia en china consiguió, para ellos es una cuestión de honor, el futuro de toda la familia se basa en el honor. Del dinero restante instalan su primer “negocio”, generalmente de alimentos o productos chatarra de todo a un precio. Hasta el tercer año se le hace un nuevo préstamo, ahora sobre lo que esta generando de utilidad, no tienen apego al giro del negocio. Su negocio es el negocio. Si traspasan a otro chino “recomendado por familia o amigos”, le dan la oportunidad de ir pagando en generaciones la deuda con pagos irrisorios, sin intereses, sin sistema bancario, basta el nombre de tu familia por delante, la puntualidad de pagos, su “honorabilidad”. Puedes crecer, pero nunca ser socio accionista de ellos, en la empresa solo los de “casa” tienen oportunidad de ocupar un puesto directivo o de recibirlo en traspaso. Es decir solo otro chino ocupara el lugar del mercado que ya ocupo. En suma van creciendo exponencialmente, sus giros negros son absolutamente discretos, el juego, el contrabando y la prostitución son prácticamente imperceptibles. Solo cuando están seguros del motivo por el que acudes, te permiten el paso.
No tienen definido una jornada de trabajo en horas, sino en objetivos. Trabajan por proyecto, desde albañilería, hasta empresas. Solo la legislación de cada país les pone un limite laboral. Pero para lo recién llegados no operan las leyes locales. Son “esclavos de honor”, trabajan jornadas de 16 horas o mas por dia. Su ojetivo es reunir lo mas rápido posible los pagos que deben hacer, para que no lo olviden tienen “capataces” que constantemente les recuerdan sus principios y compromisos. Son grandes amantes del dinero. No importa en que lugar de la producción se encuentren, es su primer “matrimonio”.
De esto se vale ahora el estado chino, para patrocinar y “proteger” los intereses de sus empresarios en cualquier parte del mundo. Si ellos compran y establecen un centro comercial, con fondos propios están en su derecho de permitir o no la entrada a quien ellos decidan. A tener su propia policía interna, etc. Esto es un pequeño esbozo. NO AL DRAGON MARKET.
Los gobiernos entienden muy bien el poder CORRUPTOR del dinero y buscan los mejores exponentes para corromper a su entorno social y lograr la meta por la que se vendieron.

Anónimo
Agregado:
3 Abr 2013 |
07:58 AM

¿Y Dragon Mart? Punta de lanza. Vía de entrada de todo lo Chino. Quizá salgamos un poco de Guatemala para entrar en Guatepeor. ¿Y si quedamos atrapados entre uno y otro? El problema es económico. financiero y político.
Cuidado.
Moro

Anónimo
Agregado:
3 Abr 2013 |
01:50 AM

No cabe duda de que la República Popular China está jugando un papel importante como actor global. Muchos analistas incluido el candidato Gabriel Quadri han hecho énfasis en establecer una relación mas solida en el aspecto comercial. Sin embargo desde mi humilde punto de vista creo que se pueden desprender dos posturas opuestas. Una consiste en que sería mas conveniente no arriesgarse y afianzar más aun la relación con Estados Unidos, no hay que olvidar que es la potencia número uno y nuestro vecino y bien o mal se tiene un superávit comercial importante, ademas, en su tiempo se desaprovechó una oportunidad parecida con Japón. La otra postura sería diversificar nuestro comercio exterior con China pero también con todos los llamados tigres asiáticos e Indonesia y en todo caso la India porque no hay que olvidar que en el este de Asia esta la mitad del mercado mundial.

Periódico El Economista una empresa de