9 alzas de tasas en 17 meses, ¿Se le pasó la mano al Banxico?
blog
May 19, 2017 |
1:21
Archivado en:

En diciembre del 2015, la tasa de interés de referencia del Banco de México estaba en 3.00 por ciento. Diecisiete meses después, ha alcanzado un nivel de 6.75 por ciento. Para llegar a ese punto, se han producido nueve alzas de tasas. ¿Qué está pasando?

A fines del 2015 la inflación se encontraba en su menor nivel en cinco décadas, 2.13 por ciento. A fines de abril, llegó a 5.82%, es la más alta desde principios del 2009. Ahora, nos encontramos en un momento de fuerte presión inflacionaria.

El Banco de México ha subido las tasas de interés para meter un freno a la subida de precios. Hasta ahora, no ha obtenido una victoria decisiva en el “ataque” a la inflación. Esto se debe a muchos factores, entre ellos destacan los efectos del gasolinazo que entró en vigor en enero. ¿el gasolinazo sigue pesando? Así es, el incremento de un peso en las tarifas del transporte público en la Ciudad de México, anunciado el 26 de abril, tendrá un impacto inflacionario en mayo. El Índice de Precios al Consumidor podría rebasar el techo de 6% en el quinto mes del año.

La inflación no está fuera de control, pero está lejos de la zona de confort a la que nos habíamos acostumbrado entre el 2010 y el 2015. En ese periodo, el alza de precios se había mantenido en un rango de 2.15 a 4.5 por ciento. Lo observado en el 2017 se sale de ese marco: la encuesta de especialistas que hace el propio Banco de México indica un pronóstico de 5.70% para el final del año.

La inflación ha vuelto a ser un tema de conversación en los hogares y en las empresas. Estamos viviendo algo que los economistas llaman “expectativas” inflacionarias. La gente y las empresas esperan más inflación y actúan en consecuencia: suben precios, cuando tienen la capacidad de hacerlo o apresuran las compras para “ahorrarse” los incrementos que habrá en el futuro.

Las nueve alzas de tasas de interés que ha decretado el Banxico desde diciembre del 2015 no han servido para “liquidar” estas expectativas inflacionarias, pero tendrán un impacto en el crecimiento de la economía. En condiciones normales, un incremento en las tasas de interés produce un encarecimiento del crédito, para las personas físicas y las empresas. El mayor costo del financiamiento frena las compras y las inversiones, cuando menos parcialmente.

¿Se le ha pasado la mano al banco central? Olivier Blanchard opina que sí. El execonomista en jefe del Fondo Monetario Internacional considera que la inflación no es un problema tan delicado como el bajo crecimiento. Blanchard es heterodoxo, pero goza de enorme reputación. Su argumentación implica una advertencia: las decisiones del banco central tienen efectos que se sienten en un periodo de hasta 18 meses. En otras palabras, el alza en la tasa de interés decretada ayer no se notará mañana, sino que se hará sentir a lo largo de los próximos meses.

Bajar la inflación es una tarea urgente para anclar las expectativas inflacionarias. Además de política monetaria, requerirá decisiones de moderación en los precios y tarifas públicos. Si vuelve a haber otro gasolinazo, será inútil apretar más con otra alza de tasas. Una política monetaria restrictiva implica pagar un costo: crecer menos. Estar atrapados en un techo de crecimiento más pegado a 1.7 que a 2.0 por ciento. Esto es muy poco para un país que requiere tasas mínimas de 4% para superar sus rezagos. No sé si se le pasó la mano al Banxico, sólo sé que la inflación está galopando.

lmgonzalez@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de