Tendencias en el consumo de leche

CREDITO: 
Lizbeth Uribe

El consumo per cápita de leche y derivados lácteos, además de estar relacionado con el nivel de ingresos de la población, actualmente está influido por las grandes tendencias del mercado.

Los países asiáticos representan un importante nicho de mercado para la industria de lácteos ya que, en promedio, consumen 52.1 kilogramos por persona al año y su tendencia en el consumo es a la alza.

La población asiática representará en el 2050 alrededor de 55% de la población mundial. Por lo tanto, en los próximos años se estima que el mercado asiático sea quien impulse la demanda de lácteos debido al tamaño del mercado y al dinamismo de sus economías.

En el mismo sentido, el consumo de productos lácteos está determinado por la creciente participación de la clase media. Alrededor del mundo el porcentaje de personas de este segmento de ingresos va en aumento y goza de un poder adquisitivo significativo. Así, en India y China la dieta de los consumidores ha cambiado a medida que los ingresos de los hogares aumentan, tal es el caso de la leche y sus derivados, los cuales no formaban parte de la dieta tradicional asiática.

El dinamismo de sus economías, las cuales crecen a una tasa media anual entre 10 y 15% en los últimos 10 años y la evolución creciente de su población los colocarán hacia el 2050 como los principales mercados de productos lácteos.

El crecimiento acelerado de la población mundial de 65 años o más, a raíz de la reducción en las tasas de natalidad y el aumento en la esperanza de vida, es otro factor que caracterizará los hábitos de consumo de productos lácteos.
Así, el segmento de 65 años o más crece rápidamente y seguirá así, superando a todos los demás segmentos en todas las regiones del mundo.

De acuerdo con algunas estimaciones, se espera que entre el 2000 y el 2050 la población mundial de 65 años o más crezca a una tasa media anual de 2.7% mientras que la población mundial total lo haría a 0.8 por ciento.

De esta manera, la industria de lácteos no tendrá que perder de vista estas tendencias para apropiarse cada vez más de la preferencia de los consumidores con productos diferenciados y acordes a sus necesidades actuales.

Lo anterior, buscando profundizar con productos de bajo precio en la población de menores ingresos.

Lizbeth Uribe es especialista de la Dirección de Análisis Económico y Consultoría en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. luribe@fira.gob.mx