Almacenamiento de granos
columnas
Nov 11, 2013 |
19:46
CREDITO: 
Luis Ángel López Ibarra

El almacenamiento y conservación es un regulador que actúa de acuerdo a la demanda de productos para la alimentación de la población. Además de estas funciones, los almacenes de granos en México realizan actividades de secado, cribado, pulido, encostalado y etiquetado, si fuera el caso.

En México se tienen registrados cerca de 2,000 centros de almacenamiento de granos, con una aforo de 30 millones de toneladas, los cuales tienen capacidad para almacenar 90% de la producción nacional de granos y oleaginosas, estimada en 34 millones de toneladas.

Cinco entidades de la República (Sinaloa, Tamaulipas, Sonora, Jalisco y Guanajuato) concentran 70.4% de la capacidad de almacenamiento de granos en el país, de éstos Sinaloa tiene la mayor capacidad de almacenamiento, con 6.4 millones de toneladas; Tamaulipas por su parte presenta una capacidad de 4.7 millones de toneladas.

Básicamente, las estructuras utilizadas para el almacenamiento de granos son naves horizontales construidas a partir de materiales sólidos, se utilizan también silos construidos a partir de placas de metal liso o corrugado y también se almacena a la intemperie, este último sistema es utilizado principalmente en Sonora y Baja California, en donde las condiciones ambientales lo permiten. Desde el punto de vista operativo, el almacenamiento en estructuras horizontales dificulta el manejo de los granos; los silos, aunque más costosos, tienen la ventaja de que su manejo es automatizado, además de que se tiene un mayor control de las labores de conservación, carga y descarga; en los patios a la intemperie la inversión en infraestructura prácticamente no existe, pero el manejo de los granos se dificulta por factores climáticos y para el control de insectos.

Es conveniente mencionar que el principal producto que se almacena en patios es trigo duro, producido en el noroeste del país, grano que por sus características presenta resistencia al deterioro ambiental, no así el maíz y frijol, más susceptibles a los daños ocasionados por los factores del medio ambiente. En promedio, el tiempo de almacenamiento de trigo y sorgo es del orden de 100 a 120 días, mientras que para maíz y frijol es de 60 a 70 días.

Los granos alimenticios en las bodegas son un atractivo alimento para insectos y microorganismos, deben cuidarse además del ataque de roedores y aves.

Para prevenir el deterioro y contaminación del producto por el ataque de estos organismos biológicos se utilizan productos químicos, por este motivo y por tratarse de alimento humano es de trascendental importancia el cuidado en la utilización de los agroquímicos utilizados en la conservación del grano.

Mañana extenderé mi nota profundizando sobre la capacidad y condiciones de almacenamientos de granos en estados de México y la importancia de la infraestructura de comunicación.

*Luis Angel López Ibarra es Especialista de la Subdirección de Evaluación Sectorial en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. 
lalopez@fira.gob.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de