El mercado de lácteos (II)
Agronegocios
FIRA (Darío Gaucín, Esteban Michel Ramírez, Francisco Javier Hernández Valtierra, Claudia Graciela Cervantes Rodríguez)
Fidelcomisos Instituidos en Relación con la Agricultura
MÁS DEL AUTOR
CREDITO: 
Darío Gaucín

Ayer comenté en este espacio algunos aspectos relacionados con el mercado mundial de la leche y los productos lácteos. En esta ocasión, presentaré algunos elementos sobre el mercado nacional

La producción de leche en México registra tasas de crecimiento positivas desde 1995, y se caracteriza por desarrollarse en condiciones ambientales, socioeconómicas, de tecnología y del manejo de las explotaciones ganaderas muy heterogéneas.

Esta actividad participa con 18% del valor de la producción pecuaria nacional; a nivel mundial nuestro país ocupa la octava posición, con una participación de 2.4% en la producción mundial de leche de vaca.

En el 2016 se produjo un volumen máximo histórico de 11,608 millones de litros de leche. De la producción, 63.3% se concentró en seis entidades: Jalisco (19.2%), Coahuila (12.2%), Durango (9.8%), Chihuahua (9.1%), Guanajuato (7.1%) y Veracruz (6.1 por ciento).

De acuerdo con datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), entre el 2013 y el 2016 la producción nacional de leche creció a una tasa promedio anual de 1.9%, mientras que el consumo lo hizo a un ritmo de 3.4%, al ubicarse en 14,683 millones de litros.

Este volumen incluye leche fluida, evaporada, condensada y en polvo, convertidas a su equivalente en leche líquida. Debido a la insuficiencia para abastecer los requerimientos del mercado nacional, las importaciones netas crecieron a una tasa promedio anual de 9.9% durante los últimos cinco años, al ubicarse en 3,076 millones de litros. En el 2016, el volumen importado fue equivalente a 21% del consumo nacional.

Aproximadamente 66% de la producción nacional se destina a la industrialización. De acuerdo con datos del Inegi, la elaboración de productos lácteos participa con 10% del Producto Interno Bruto de la agroindustria del país. Por su valor, los principales productos de la industria de la leche y sus derivados son: leche pasteurizada y ultrapasteurizada, quesos, yogurt y leche entera en polvo y para lactantes. La leche en polvo es el producto lácteo de importación más importante; en el 2016, 90% de las compras de este tipo de leche se hicieron a Estados Unidos. Cabe destacar que México es el principal destino de las exportaciones estadounidenses de productos lácteos, con una participación de 2 por ciento.

Para el 2017, se espera que la producción nacional de leche crezca 1.7%, el consumo se incremente 2.8%, y las importaciones crezcan 6.8% con respecto al año previo.

El consumo de leche y lácteos en México tiene un amplio potencial de crecimiento, toda vez que la ingesta per cápita se ubica por debajo de las recomendaciones internacionales, así como por debajo del promedio mundial e incluso es inferior a los niveles promedio en los países en desarrollo.

Por otra parte, la insuficiente producción nacional representa oportunidades de crecimiento para el sector lechero nacional.

Los retos fundamentales consisten en incrementar las inversiones en diferentes áreas de la actividad lechera y en mejoras genéticas y tecnológicas que permitan incrementar la productividad, la calidad de la leche y reducir los costos de producción, y por lo tanto, mejorar la rentabilidad.

*Darío Gaucín es subdirector de Análisis del Sector en FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

sgaucin@fira.gob.mx

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de