Avicultura social, detonador de la economía rural (II)
Agronegocios
FIRA (Darío Gaucín, Esteban Michel Ramírez, Francisco Javier Hernández Valtierra, Claudia Graciela Cervantes Rodríguez)
Fidelcomisos Instituidos en Relación con la Agricultura
MÁS DEL AUTOR
CREDITO: 
Carlos Rubio Bezies

En la primera parte de esta colaboración mencioné cómo es que la avicultura de tipo social de baja escala constituye una posibilidad de generar ingresos adicionales a la familia en el medio rural, ahora continuaré con el impacto que esto representa y las oportunidades para detonar esta actividad

El impacto que observa la avicultura social es el de propiciar el arraigo de la población del medio rural, impulsar el desarrollo de zonas marginales con pocas alternativas productivas, presenta un bajo requerimiento de inversiones y posibilidad de acceso a subsidios.

Se convierte en una actividad productiva que puede desarrollar el productor adicionalmente a su actividad productiva actual, de manera importante está el fortalecimiento de la dieta familiar al incorporar proteína de buena calidad y bajo costo, además de propiciar el eslabonamiento a programas de desarrollo de insumos básicos en el sector rural o su integración como proveedores de sistemas de abastos establecidos (DIF, Liconsa, Ayuntamientos, etcétera).

Lo anterior obedece a que la producción de huevo a nivel doméstico puede encontrar una ventaja competitiva por su grado de diferenciación en comparación con el huevo comercial producido masivamente por las grandes empresas avícolas existentes.

Estas características ventajosas de esta producción avícola se basan primordialmente en un proceso de producción que difiere a la producción comercial y hoy en día presenta una tendencia a adoptarse más en el sector rural por pequeños y medianos productores.

El huevo orgánico, cuyo fundamento es su producción en condiciones de no hacinamiento, alimentación más natural sin la utilización de complementos y evitando al máximo la aplicación de medicamentos y antibióticos, es sin duda la alternativa más adoptada.

La producción de huevo de gallinas con un hacinamiento medio, pero sin estar enjauladas es otra modalidad existente y la producción de huevo en suelo pero con hacinamiento es otra opción que se ha implementado por los micros empresarios.

Sea cual sea el modelo de producción de huevo a baja escala, el mismo permanecerá más tiempo vigente si los microempresarios buscan fortalecerse a través de la organización de sus explotaciones.

Un tema fundamental es la sanidad de la producción y el manejo pospostura que implica una capacitación y asesoramiento constantes, ya que en la medida que la producción tenga un mayor grado de clasificación y un manejo sanitario adecuado del producto, los mercados destinos y los consumidores finales no percibirán un producto de dudosa sanidad, tema fundamental para su consumo.

Las oportunidades de detonar la producción avícola social en México se encuentran soportadas en la disposición del pequeño productor en organizarse en aspectos de producción, manejo, inocuidad y comercialización.

La apertura que puedan mostrar canales de venta del huevo de este tipo es fundamental a fin de poder contar con un mercado predefinido y concertado de origen.

El impacto social de una avicultura social que promueva la mejora de la economía familiar a los sectores más desprotegidos puede considerarse viable en un mediano plazo en México, que es una de las prioridades de FIRA, como parte de la Banca de Desarrollo que coordina la SHCP.

*Carlos Rubio Bezies es promotor de la Agencia Veracruz de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

crubio@fira.gob.mx

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de