Riesgos ambientales y sociales (I)
CREDITO: 
Erick Rodríguez Maldonado

La actividad económica depende de la generación de proyectos de inversión que permitan continuar o expandir la generación de los productos y servicios que requerimos las personas. Dichos proyectos también presentan beneficios como generación de empleo, pago de impuestos e incremento de la productividad, por mencionar algunas ventajas. Sin embargo, los proyectos de inversión presentan riesgos asociados con su operación

Dichos riesgos son generalmente considerados como variables financieras y se busca su correcta gestión a través de los instrumentos disponibles de administración de riesgos. Sin embargo, como lo menciona el Instituto para la Sustentabilidad de la Universidad de Cambridge, todas las inversiones que se realizan también presentan impactos no financieros que son menos visibles ya que por lo regular no se contabilizan. Dichos impactos son de carácter ambiental y social.

Cada vez es más común escuchar en las noticias diversas afectaciones al medio ambiente ocasionadas por algún proyecto o resistencia de la sociedad a algunos emprendimientos.

Asimismo, el medio ambiente que rodea a los proyectos también puede tener un efecto sobre ellos.

Estos fenómenos representan un factor de riesgo para los proyectos de inversión, el cual puede afectar su viabilidad financiera y la reputación de las empresas involucradas.

De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo, los riesgos ambiental y social se relacionan fundamentalmente con impactos potencialmente negativos en estos rubros tanto directos como indirectos generados por la actividad de los diversos proyectos y empresas o productores.

Existen diversos impactos al medio ambiente y la sociedad que pudieran ser provocados por un proyecto de inversión.

A manera de ejemplo, se pudieran presentar: contaminación del aire, suelo, agua, incremento en el consumo de los recursos naturales de una zona, generación de residuos peligrosos, desplazamiento involuntario de personas, riesgos laborales, entre otros.

Por otro lado, existen fenómenos naturales que representan un riesgo para un proyecto de inversión, como son heladas, inundaciones, sequías, y huracanes, por mencionar algunos.

Los riesgos derivados de los impactos ambientales y sociales pueden afectar la viabilidad financiera de un proyecto y la imagen de las empresas e instituciones involucradas a través de varios mecanismos como son, por mencionar sólo algunos ejemplos, las sanciones económicas (multas y resarcir daños), clausura de actividades, pérdida de valor en los predios donde se lleve a cabo el proyecto, mayor costo de las primas de seguros, afectaciones derivadas de eventos climáticos extremos (no cubiertos) y resistencia social para la ejecución de un proyecto.

¿Existen ejemplos en México al respecto de riesgos ambientales y sociales que puedan afectar a un proyecto de inversión?

Y, en virtud de que el desarrollo de dichos proyectos es clave para el crecimiento económico ¿qué solución existe para manejar dichos riesgos? En la segunda parte de este artículo brindaré elementos para resolver estas preguntas.

*Erick Rodríguez Maldonado es Especialista de la Subdirección de Pesca, Forestal y Medio Ambiente de FIRA. “La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA”.

erodriguez@fira.gob.mx

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de