Agua potable, el precio de la racionalidad
El gobierno capitalino, encabezado por Marcelo Ebrard aumentará el precio del agua en la ciudad de México.
CREDITO: 
Marco A. Mares

Con un nuevo esquema de tarifas busca eliminar el insostenible precio de regalo al público, que sólo genera derroche extremo. La cada vez menor oferta de agua en la capital de la República y la dificultad para surtirla obliga a enfrentar el problema. Y se tiene que hacer racionando su consumo.

Las campañas publicitarias para el ahorro del agua, que intermitentemente se han venido realizando, han sido prácticamente inútiles.

Aquel niño gordito que salía en la tele con la angustiante y exigente palabra:
“ciérrale” -acompañada de un ademán que simulaba el movimiento al cerrar la llave del agua-, se convirtió en adulto e incluso volvió a salir en televisión para recordar que desde hace más de 25 años él invitaba a cerrar la llave del agua y que no sólo no se logró, sino que aumentó el problema del desperdicio del vital líquido.

Es un problema cultural y social, ciertamente, pero la experiencia ha demostrado que si no hay coerción, la mayoría de los mexicanos no estamos acostumbrados a participar con el cumplimiento de reglas elementales.

Ya lo vimos con la obligatoriedad del uso del cinturón de seguridad, que comenzó a funcionar justo cuando comenzaron a aplicarse multas. O con el Programa Hoy no Circula, por ejemplo. Y es que no cuidamos lo que no nos cuesta.

En ese contexto, la propuesta del secretario de Finanzas del gobierno capitalino, Mario Delgado, no sólo es un simple aumento de precio al agua, sino un esquema tarifario -aprobado, por cierto, por los diputados de todos los partidos en la Asamblea Legislativa-, con varias características.

El nuevo esquema tarifario dispone una tarifa única de agua a la que se le aplican diferentes subsidios. La tarifa mínima a pagar está fija en 30 pesos, que es el costo de emisión y envío de la boleta, así como de la gestión de cobranza, sin considerar el costo distribución y drenaje del agua.

Dispone también un subsidio en cuatro distintas categorías: popular, bajo, medio, o alto en función de un Índice de Desarrollo (ID) de la manzana.

El ID fue aprobado por unanimidad por la Asamblea Legislativa del DF y toma en cuenta información oficial sobre marginación, ingresos de las familias y valores catastrales. Con ello se pretende garantizar -por lo menos es la intención del gobierno capitalino, avalada por los legisladores- que todas las manzanas de la ciudad accedan a subsidios.

Los hogares tendrán subsidios que van de 91 a 25% de la tarifa.

Con todo ello, la tarifa sigue siendo la más baja del país

Por 1 centavo se comprarán hasta 5 litros de agua. Por 1 peso se comprarán 500 litros de agua. Por 9 pesos, que cuesta el litro de agua embotellada, se comprarán hasta 4,500 litros de agua.

Es decir, la política gubernamental de subsidiar el consumo de agua en la capital no desaparece, sino que se focaliza.

Mario Delgado es un experto financiero que sabe que los subsidios generalizados son insostenibles en el tiempo.

Y sabe también que como ha ocurrido en otros países, las crisis de abasto de agua potable pueden superarse con políticas de racionalidad en el consumo.

Y también lo saben los legisladores del Distrito Federal, que aprobaron por unanimidad tanto el esquema tarifario como el Índice de Desarrollo para su aplicación.

El ruido que ahora están haciendo los panistas no obedece a otra cosa más que a intereses político-partidistas. Es, para decirlo claro, populismo de derecha.

CUENTOS VERAS

La noticia es que sobre la mesa de la SCT, que encabeza Juan Molinar Horcasitas, fue colocada ayer una oferta por ¡9,000 millones de pesos! por el Proyecto Carretero Mitla–Entronque Tehuantepec II en Oaxaca.

De cuatro que participaron en la licitación pública internacional, el consorcio integrado por Controladora de Operaciones de Infraestructura, SA de CV y Caminos y Carreteras del Mayab, SAPI de CV fue el que pujó más fuerte para construir, explotar, operar, conservar, mantener, modernizar y ampliar la carretera de jurisdicción federal Mitla-Entronque Tehuantepec II, de 169.232 kilómetros de longitud en el estado de Oaxaca, así como el derecho exclusivo para suscribir el contrato de prestación de servicios de largo plazo con el gobierno federal.

Sin duda es una extraordinaria noticia por el monto y la confianza implícita de los inversionistas. Es un éxito de Molinar Horcasitas y su equipo.

El gobierno capitalino, encabezado por Marcelo Ebrard aumentará el precio del agua en la ciudad de México.

1 Comentarios
Comentarios
Anónimo
Agregado:
24 Mar 2010 |
09:54 AM

a poco? no se que ruido esten haciendo porque no tuvo el valor de escribirlo en su columna, pero subsidios generalizados o focalisados es lo mismo, unos pagan el agua que otros consumen y ningun esquema donde aparezca la palabra subsidio es nada bueno... en fin, siga escribiendo, no todo es paja (al menos eso creo)

Periódico El Economista es una empresa de