Desarrollo económico, urbanización 
y sustentabilidad
Verde en Serio
Gabriel Quadri de la Torre
Ingeniero Civil, Economista, Ambientalista, Badmintonista
MÁS DEL AUTOR
CREDITO: 
Gabriel Quadri de la Torre

Seremos, hacia la mitad del siglo, 9,000 millones de habitantes en el planeta, y 140 millones en México. En estas condiciones de presión demográfica, sólo el desarrollo económico y la urbanización, la biotecnología en la agricultura y una eficaz política ambiental pueden ofrecer atisbos de sustentabilidad. Sorprende a muchos, pero claramente hay una Curva de Kuznets (Simón Kuznets, premio Nobel de Economía 1971) o “U” invertida entre el crecimiento de la economía y sus impactos ambientales; es decir, en las etapas de despegue, éstos se exacerban, pero conforme crece el PIB per cápita, llega un punto en que son revertidos. Cosa que ha ocurrido en la mayor parte de los países desarrollados.

La urbanización en los países desarrollados es muy alta y su población rural es en promedio menor que 5%, lo que libera tierras de cultivo y pastoreo y reduce las presiones territoriales sobre los ecosistemas. De ahí que exista una alta correlación entre PIB per cápita y aumento neto en la superficie forestada de los países (The Economist, septiembre 14-20, 2013). La urbanización hace crecer la productividad por economías de aglomeración, mayor acumulación de capital humano, disponibilidad de capital físico y eficiencia en la provisión de servicios públicos. El incremento generalizado en la productividad de las personas, que sólo es posible en las ciudades, eleva los ingresos y abate la pobreza.

Por ello, existe una altísima correlación entre nivel de urbanización y nivel de ingreso per cápita en el mundo (“Harvard Initiative for Global Wealth”, 2008). Mientras tanto, se multiplica la producción de alimentos en una menor superficie, lo que limita la apropiación humana de la productividad neta primaria del territorio, dejando espacio para ecosistemas naturales y otras especies. Esto se debe al escalamiento en los volúmenes de cosecha por hectárea gracias a la biotecnología. Estados Unidos, entre 1940 y el 2010, expandió cuatro veces la producción de maíz en la misma superficie cultivada.

En las áreas montañosas más pobres del sur y sureste mexicano, que son también las regiones de mayor porcentaje de población rural, pobreza, biodiversidad y deforestación, los cultivos de subsistencia en laderas desmontadas para tal efecto rinden en promedio menos de 1 tonelada de maíz por hectárea al año; en Sinaloa, hasta 16.

En México promovemos el arraigo rural, la pobreza y la deforestación a través de los subsidios del Procampo y Progan. También incentivamos el aumento en la fecundidad (número de hijos por mujer) a través del programa Oportunidades. Bajo la influencia de estos programas de subsidio, el necesario descenso relativo en la población rural de México se ha prácticamente detenido. La proporción de población rural cayó de 70% en 1920, a 29% en 1980, pero sólo a 24% en el 2010. Todavía nuestro país carga casi 27 millones de personas en el campo; siendo 24% de la población total, generan menos de 5% del PIB nacional. Ésa es la matriz estructural de la pobreza y de la desigualdad, al igual que de la deforestación.

Es preciso superar catecismos de corrección política y convertir al Procampo y al Progan en instrumentos de combate a la pobreza y a la deforestación, eliminando la condicionante de “explotación” de la tierra y dando libertad a los beneficiarios para emigrar a las ciudades. Con la misma premisa, modificar Oportunidades para que sea un incentivo al trabajo, a la educación, y a la emigración; y no, al aumento en la fecundidad, restableciendo políticas de salud reproductiva. En paralelo, debe construirse una política sensata de asimilación migratoria en las ciudades, a la par que se lleve a cabo la ampliación y fortalecimiento sustancial de las Áreas Naturales Protegidas.

www.gabrielquadri.blogspot.com

1 Comentarios
Comentarios
Anónimo
Agregado:
30 Sep 2013 |
08:52 AM

Eras el candidato correcto en el partido incorrecto.

Periódico El Economista es una empresa de