Los dulces de Zacatecas

CREDITO: 
Manuel Ajenjo

Cada región de la hermosa República Mexicana tiene uno o varios sabrosos dulces típicos. En Michoacán los ates, los chongos zamoranos y las morelianas. En Guanajuato las charamuscas de la capital de las momias y la cajeta de Celaya. Jalisco tiene los jamoncillos de Lagos de Moreno, las jericallas tapatías y, en el último sexenio, ha puesto de moda el borrachito: mezcla de pan con alcohol. Puebla es famosa por sus camotes, su mole, aunque a veces sabe dulce no alcanza el rango de golosina, como sí lo alcanza, por su sabor dulcificado, el rompope, inventado en el Convento de Santa Clara de esa localidad. Por ese regusto acaramelado, aunado a su contenido etílico, el rompope ha sido proclamado: El Empedador de las Golosinas. Como es bien sabido, esta clásica bebida es preparada, primordialmente por monjitas, con leche, azúcar, alcohol y huevos (le echan ganas las hermanas). Para aquellas personas a las que les gusta pero tienen alto el índice de colesterol, les tengo una buena noticia: muy pronto saldrá a la venta el Rompope Pusilánime (sin huevos).

Las famosas glorias –dulce de leche con nuez-, elaboradas en Linares, Nuevo León, son saboreadas en todo el país y ahora en Estados Unidos. Esto lo asevero porque me imagino que el gobernador de dicho estado, Rodrigo Medina, en su ir y venir a Estados Unidos, donde reside con su familia, ha de llevar, de vez en cuando, para allá este apetitoso confite. Por cierto, para cumplir con sus deberes como Mandatario estatal sin descuidar las obligaciones familiares, don Rodrigo viaja constantemente de su vivienda, al otro lado del Bravo, a su oficina, al otro lado del Santa Catarina, en jet privado –Leartjet 45 matrícula XAUJR- cuya hora de vuelo tiene un costo de 50,000 pesos que se paga con dinero del erario público. (Aquí hago un indignado paréntesis para comentar la inclinación a viajar por la vía aérea de los políticos y funcionarios mexicanos, tendencia que no tendría nada de criticable si el precio pagado por tales viajes lo hicieran de su peculio y no, como sucede, con cargo a los fondos gubernamentales.

Hasta un funcionario de segundo nivel como José Luis Luege Tamargo, titular de la Comisión Nacional del Agua, utilizó el helicóptero -matrícula XC-AUA- del organismo oficial a su cargo para llegar puntualmente al festejo de cumpleaños del arzobispo de la Iglesia Ortodoxa, don Antonio Chedraoui, celebrado en el Estado de México.
Es comprensible que ocupado como está en cumplir con sus patrióticos deberes, el señor Luege, tenga el tiempo muy limitado para trasladarse por la vía terrestre como cualquier mortal, pero ¿por qué tenemos que pagar los contribuyentes el precio de sus actividades sociales?

De regreso al tema de los dulces regionales, mencionaré los confitados entre los que sobresale el acitrón –hecho de biznaga, planta cactácea que la naturaleza tarda cientos de años en procesar y nosotros unos cuantos segundos en devorar-; las alegrías, las pepitorias y los gaznates muy populares en el Valle de México. La capirotada –postre cuaresmeño- de origen sonorense. Los turrones y el puxinú –palomitas de maíz sorgo- de Chiapas. Los deliciosos chocolates de San Luis Potosí y de Tabasco. Los tamarindos de Morelos y los mazapanes de Jalapa; el alfajor y las cocadas que se elaboran en todos los estados costeños. Pero por más que me esforcé en saber, pregunté e indagué en Internet, cuál es el dulce típico de Zacatecas, no obtuve una respuesta satisfactoria.

Dulces locos

La empalagosa investigación que realicé tuvo su origen al escuchar la grabación donde la senadora Claudia Corichi promete enviarle libros y dulces al candidato a gobernar Guerrero, Ángel Aguirre. Ingenuo que soy, pensé: obvio los libros son para satisfacer la insaciable sed de saber del hoy expríista en su afán de llegar mejor preparado al cargo si el voto popular lo favorece; los dulces -deduje que serían típicos del estado que la Legisladora representa en el Congreso- y son, supuse, para quitarle el sabor amargo que puede producirle el que la voluntad del pueblo guerrerense reflejada en las urnas le sea adversa.

Tuve que hablar con mi amigo, el ingeniero H, especialista en el lenguaje críptico de la simulación y la transa, para saber que “libros” en el caló de los políticos que nos depredan significa “dinero”. Así un “libro” de mil páginas –que cualquier candidato se lo lee en lo que duran tres spots- significa un millón de pesos. Y “dulces”, en la misma jerga que para comunicarse utilizan los encargados de ensuciar lo que dicen limpiar, se traduce como el equivalente a “mapaches”: operadores electorales. Sinónimo de “dulces”, en este lunfardo político-electoral, es “locos”, de los cuales la señora Corichi García prometió enviar cien a la entidad del señor Aguirre Rivero “para darle una chinga a los del PRI”. “Dame –expresó el primo de Manuel Añorve, el candidato al que los “locos” zacatecanos le van a dar una chinga- los más jodidos, dispuestos a ya sabes qué… y se lancen a matar”.

No me sorprende el lenguaje del Senador con licencia -¿para chingar?, ni me escandaliza la “preciosa” manera de hablar de la actual Senadora. Tampoco me asombra –de los políticos mexicanos lo asombroso es que hubiera uno decente- los delitos electorales que los interlocutores de la conversación telefónica, captada y filtrada a los medios por los “Misteriosos Pájaros en el Alambre”, planeaban. Lo que me desilusiona es que Claudia Corichi es hija de la exgobernadora Amalia García, a quien recientemente su sucesor acusó de corruptos manejos económicos durante su administración en Zacatecas. Dicha acusación me pareció falsa en principio; llegué a considera a doña Amalia como una persona honesta y digna. Sin embargo, el hecho de que su hija tenga “libros” como para andarlos prestando al candidato guerrerense, me hace pensar en la posibilidad, a pesar de mi percepción -¿equivocada?- sobre la honradez de doña Amalia, que ésta haya sacado de la “Biblioteca Pública Zacatecana” una profusa colección de “libros” tal como dicen sus enemigos que hizo. Y es que, ¿qué no hará una madre por una hija?

El Góber Costoso

Así le dicen los guanajuatenses a Juan Manuel Oliva Alba, desde el año pasado cuando la empresa Marketing Gubernamental le hizo un estudio de “reingeniería de imagen política” que costó alrededor 450 mil pesos y que fue pagado con recursos públicos. Supuestamente, con este cambio de imagen el Gobernador de Guanajuato tendrá mayor y mejor proyección nacional. Como aspira a la candidatura del PAN para el 2012 –no se ría que es en serio- quiere verse si no más guapo de perdida menos feo. Pero lo que natura no da Marketing Corporativo no presta.

El Góber Costoso también ha caído en prácticas nepóticas. En noviembre pasado su hija Rosa Oliva Martínez ganó, entre cien mil participantes, el primer lugar del Concurso Internacional de Moda y Diseño (Creare), financiado por el gobierno de Guanajuato, lo que generó críticas y sospechas.

Recientemente su hija Monserrat se casó con Jorge Daniel Jiménez Lona, quien de ser un empleado de bajo perfil e inferior sueldo del gobierno guanajuatense ipso facto –más rápido que la canonización de Juan Pablo II- pasó a ser Jefe de Asesores de su suegro. Elia Margarita Lona Calvo, mamá del galanazo Jorge Daniel, de pronto se vio beneficiada como proveedora del gobierno. Ganó, sin concursar, un contrato de casi dos millones de pesos para vender miel de abeja al DIF de Guanajuato.

El pasado 11 del presente, un reportero del diario AM de León, cuestionó a Oliva: “¿Usted favoreció a su yerno al contratarlo?, le pregunto porque existe inquietud, Gobernador, y nos gustaría escuchar de primera mano...” El Góber Costoso sólo dijo: “Ya, ya, ya, gracias...” y se fue.

Y es que ya lo definieron los antiguos griegos con palabras sabias y precisas: “Tu yerno es como un grano en las nalgas. No te gustaría tenerlo. Te molesta, le echas de pedos y hasta lo cagas, pero eso sí… ¡Que nadie te lo toque!”.

Oí por ahí

Me lo contó un chamaco toluqueño. ¿Qué apodo le hubieran puesto al Chicharito Hernández si fuera gay? “El ejotito”.

Admiración

Me encantan tus columnas, las de esta semana han sido geniales. Eres mi

héroe, papá.

Magdalena Acosta

no me gusto porque pedi de Zacatecas

balbalalablablablabalbblablablabllalabalbablablablabbal

Añadir comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.