Impuestos y pecados
CREDITO: 
Alberto Aguirre M.

¿Qué es peor: la falta de alimentos o comer mucho y mal? Como responsable de definir la política social, Rosario Robles Berlanga embarcó al gobierno federal en una cruzada nacional contra el hambre, de la que pronto se conocerán alcances y limitaciones, pues se ejecutará en el primer mes del 2013.

Con el propósito de hacer de México un país más incluyente, quizá no exista mejor camino que el emprendido por la Secretaria de Desarrollo Social, quien además es congruente con su formación ideológica. Para el gobierno de Enrique Peña Nieto, primero están los pobres.

La definición de la política de salud pública; sin embargo, es más imprecisa. ¿La ingesta de productos chatarra debería quedar en el ámbito de lo personal? Para un gobierno democrático, este dilema es mayor. Sobre todo, porque implica una definición de las competencias de la autoridad.

En todo el mundo se han disparado las tasas de obesidad entre la población. En México, la prevalencia combinada de sobrepeso y obesidad es de 73%, para las mujeres y 69.4%, para los hombres. Ahora mismo, la mayor preocupación está la concentración del problema entre niños y jóvenes.

El costo de ser obeso no se paga meramente en lo individual. El gobierno absorbe buena parte, en el cuidado sanitario. En Estados Unidos, una investigación reciente reporta que una quinta parte del total del presupuesto de salud se gasta en problemas de obesidad. En esencia, la obesidad es resultado de muchas decisiones personales. Pero el aumento de la obesidad, sobre todo entre la población más desprotegida y, particularmente, entre niños y jóvenes sugiere que el incremento en las tasas de obesidad no sólo es culpa de la debilidad de la gente.

Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, los niños de cinco a 11 años presentaron una prevalencia nacional combinada de 34.4% (19.8% para sobrepeso y 14.6 para obesidad). La evidencia disponible establece una relación de causalidad entre estos problemas de salud pública y el consumo de refrescos.

No podría ser de otra forma, en el principal consumidor per cápita de estas bebidas en el mundo. En México, el consumo promedio de refresco por persona al año es de 163 litros, 40% más que el consumo de un estadounidense promedio (118 litros). Según los datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2010, el gasto de las familias mexicanas en bebidas no alcohólicas (incluyendo los refrescos) representó 5.7% del gasto en alimentos y bebidas. Los hogares mexicanos destinaron la misma cantidad de dinero en refrescos, que en carne de res y ternera.

Asimismo, la obesidad y el sobrepeso tienen un alto costo para el país, no sólo porque ocho de cada 10 muertes en el país son provocadas por enfermedades crónicas no transmisibles, relacionadas con estos padecimientos, sino por el creciente gasto que representa para el sistema de salud pública.

En México, el costo total del sobrepeso y la obesidad se duplicó entre el 2000 y el 2008, de 35,429 millones de pesos a por lo menos 67,345 millones de pesos. Se estima que dicho gasto aumentará a 150,860 millones en el 2017, cinco veces el presupuesto de la UNAM.

De igual forma, el costo indirecto estimado por la pérdida de productividad por muerte prematura, provocada por la obesidad, fue de 25,000 millones de pesos en el 2008, que tiene un crecimiento anual de 13.51%. Si este problema no se soluciona mediante programas y políticas públicas de prevención y disminución de los factores obesogénicos, este costo rebasará los 73,000 millones de pesos en el 2017, equivalente al PIB de estados como Nayarit y Colima, lo que afectará a aproximadamente 68,000 familias por año.

EFECTOS SECUNDARIOS

¿ATORÓN? Vaya que está difícil, para los operadores financieros del jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, conseguir respaldo para su paquete económico 2013. Ayer, el secretario de Finanzas capitalino, Edgar Amador Zamora, estuvo con la bancada perredista para tratar de convencerlos sobre las bondades de su propuesta de aplicar el cobro del derecho de alumbrado público, para compensar la merma de ingresos que trajo la eliminación de la tenencia (este año se dejaron de recibir más de 3 mil millones de pesos). La presidenta de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la ALDF, Esthela Damián Peralta, aseguró que aún no hay nada definitivo en torno de esa medida al interior de la bancada del PRD y que tampoco existe iniciativa alguna a ese respecto.

RELEVO. Faltan cinco días para que Andrés Granier Melo entregue la gubernatura de Tabasco al perredista Arturo Núñez Jiménez y terminen ocho décadas de administraciones priístas. Ante los nuevos tiempos políticos, el candidato perdedor de los comicios, Jesús Alí de la Torre emitió ayer un mensaje indescifrable... Para quienes no quieren un cogobierno en la entidad.

“Nadie -persona o partido político alguno- es más importante que la paz y el bienestar de todas las familias tabasqueñas”, externó, “el PRI debe encabezar una oposición responsable; no acrítica pero sí privilegiando el diálogo y construyendo acuerdos por el bien de todos los tabasqueños.

La buena política, la que construye y propone”. Ante el inminente relevo en la dirigencia estatal del PRI, quedó claro qué buscará ocupar en esa posición. Sin embargo, no puede descartarse que Núñez Jiménez -quien fue su primer jefe en la política- mantenga la invitación que le formuló, para integrarse al gabinete.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de