El poder de la viralización
CREDITO: 
Alberto Aguirre M.

Compartir un meme o dar un like en Facebook se han vuelto una actividad imperiosa, en términos de convivencia, por supuesto, pero también para transformar a los gobiernos y su relación con la sociedad. ¿Las noticias no se cuentan o están mal contadas? Hay evidencia irrefutable, en el sentido de que el consumo del informativo nocturno ha sido sustituido por el de videos informativos satíricos bajo demanda; la veracidad del periodista convencional —cada vez más— ha sido superada por la del reportero ciudadano.

Orientadoras. Contradictorias. Abrumadoras. La cobertura noticiosa, las acciones de gobierno y las campañas electorales en las redes sociales todavía no son explotadas plenamente por partidos e instancias gubernamentales en México. Twitter se ha convertido en la nueva arena de discusión. Ahora, los mensajes políticos se desdoblan a través de esa red social, se masifican e interactúan con los medios de comunicación digitales.

Los ejemplos más recientes de esta nueva dinámica están contenidos en Crisis Viral, escrito por Marcelo García Almaguer, un experto en branding que alejado de antiguos publicistas e imberbes consultores digitales, propone una metodología desarrollada durante una década de trabajo. En ese lapso, este regiomontano de 40 años de edad que nunca ha estado involucrado en una campaña presidencial, se ha convertido en uno de los estrategas más influyentes dentro del PAN.

Desde sus estudios preparatorianos radicó en Boston, Massachusetts, donde conoció a Rafael Moreno Valle. Ambos se involucraron en la representación de los estudiantes mexicanos matriculados en las escuelas de aquella región y desde entonces forjaron un proyecto común que se ha extendido al terreno político.

Del branding al marketing político con un elemento que heredó de su padre, uno de los cirujanos más reconocidos en Nuevo León: el empleo de las herramientas de la neurociencia en la comunicación gubernamental. Y tras de haber posicionado al gobernador de Puebla en el mapa político nacional, el comunicólogo regiomontano trabajó con Gustavo Madero en el CEN del PAN hasta el año pasado, cuando regresó a la angelópolis para sumarse al equipo de Tony Gali Fayad.

Las redes sociales modificaron las reglas del juego político-electoral. Recientemente han surgido figuras como el Bronco o el alcalde Layín, quienes sin las restricciones que la legislación electoral impone a los llamados “medios tradicionales” —que incluyen a la prensa, la radio y la televisión— han podido conectar con una audiencia cansada de los liderazgos de opinión habituales de la televisión, en busca de alternativas en las redes.

“Lo que en el pasado pudo funcionar a la perfección, en el presente puede ser obsoleto”, resumió García Almaguer, “quedó atrás la foto del día: hemos migrado al mensaje del minuto. No se trata sólo de transmitir la idea de una campaña o el resultado de una acción de gobierno: la nueva comunicación política necesita tácticas específicas que aprovechen el potencial de cada plataforma para maximizar los resultados. El número de seguidores es el nuevo criterio con el que se mide la influencia, y en algunos casos, la credibilidad digital. Entender la dinámica de la comunicación política en la era digital es una obligación para todo aquel que quiera mantenerse vigente”.

Este prontuario sobre las nuevas tendencias en la comunicación política forma parte de las publicaciones editoriales de Iexe, una escuela de políticas públicas asentada en la angelópolis desde hace 12 años. El estratega regiomontano propone una metodología —que denominó “radar digital”— y estudia una docena de casos que involucran a personas públicas, ocurridos en Twitter y Facebook. Cada una de esas redes sociales ocupa un capítulo del libro. También YouTube. En cualquier caso, para nuevas ediciones, queda pendiente profundizar sobre Periscope, Instagram y Snapchat, donde la clase política apenas está incursionando.

Los desplantes que derivaron en la etiqueta #LadyRegidora o los traslados del exdirector de la Conagua, David Korenfeld, que generaron la acción #SonPRIngaderas están entre los de mayor recordación. ¿Ejemplos de viralización noticiosa en este sexenio? La información que circuló sobre la actriz Kate del Castillo, quien en las redes sociales fue identificada como la novia de Joaquín el Chapo Guzmán Loera. ¿Y de viralización electoral? La renta de helicópteros por parte del equipo de la candidata priista al gobierno de Puebla, Blanca Alcalá.

EFECTOS SECUNDARIOS

IMPOSTURAS. La lideresa nacional del PRD, Alejandra Barrales, ha usado las redes sociales para condenar la afectación que el gasolinazo provocará al bolsillo de los mexicanos y advertir que el sol azteca boicoteará el presupuesto 2017, si no se realizan las modificaciones correspondientes. Esa crítica va en sentido contrario a la postura de los senadores Armando Ríos Piter y Zoé Robledo, quienes se han pronunciado a favor de subir los impuestos al consumo. ¿Quién los entiende?

COBERTURA. El debate entre Hillary Clinton y Donald Trump, del próximo lunes 26, será el más visto en la historia. Los especialistas esperan que 100 millones de estadounidenses —uno de cada tres— lo sintonice.

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de