¿Cuál es la opción 
al gasolinazo?
CREDITO: 
José Fonseca

Advirtió el presidente Enrique Peña Nieto que el alza de los combustibles era necesaria, que la alternativa sería más perjudicial. ¿Cómo explicar que se evite una crisis de liquidez, como las que devastaron a la economía en otros sexenios? Difícil.

Eso no impedirá que las fuerzas económicas y políticas desaprovechen la situación para presionar y sacar ventaja. Son los mismos que se dicen sorprendidos por las alzas, como si no supieran que eran inminentes.

Tampoco impedirá que, cada uno por sus propias razones, haya quienes insistan en promover el resentimiento social, torpe miopía que parece olvidar que el rencor social puede ser incendio que a todos consuma.

Actuaciones para las galerías

Ahora resulta que muchos gobernadores hacen belicosas declaraciones para exigir marcha atrás a las alzas de combustibles. Fuegos fatuos, como lo veremos el próximo lunes cuando se reúnan con el titular de Hacienda, José Antonio Meade.

Igualmente, los partidos reclaman marcha atrás a lo que sus bancadas han aprobado en las Cámaras de Diputados y Senadores y convertidos en paladines de “las causas populares” promueven manifestaciones y bloqueos.

Simples actuaciones para las galerías pues todos, los gobernadores y los políticos de oposición, saben que no habrá marcha atrás y, explicablemente, buscan capitalizar la indignación.

Videgaray, una apuesta pragmática

Nada de lo ocurrido en Estados Unidos desde que Donald Trump ganó la Casa Blanca ha cambiado. El presidente electo sigue siendo lo que siempre ha sido: impredecible como todo buen negociante y desconfiado de quienes no son de su círculo más cercano, particularmente de su círculo familiar.

A eso le apostó el gobierno de México cuando le invitó a aquella controvertida visita que Trump hiciera a Los Pinos, gracias a las gestiones de Luis Videgaray con el yerno de quien asumirá la Presidencia estadunidense dentro de quince días.

La designación de Luis Videgaray para la cancillería es una de estricto pragmatismo. Es una apuesta para aprovechar una relación ya establecida con aquel cuyas decisiones serán trascendentes para México.

Notas en remolino

De impecable disciplina política, el ejemplar comportamiento de la ahora ex canciller Claudia Ruiz Massieu, fiel a la tradición familiar... Los bloqueos de transportistas son su manera de buscar negociar con el gobierno para aumentar sus tarifas y, en el peor de los casos, tratar de obtener algún subsidio... Aunque son reales los amagos en algunos sitios a las gasolineras y su personal, en lo general el gremio de los concesionarios también presiona para mejores condiciones en los nuevos contratos con Pemex... En Ciudad Juárez los gasolineros tradicionales están alarmados porque se establecieron gasolineras Oxxo que empezaron a vender más barato el combustible que ellos. O sea, que llegó la competencia... Tienen un gran reto la Secretaría de Economía y la Profeco para evitar que, con el pretexto del gasolinazo muchos aumenten exagerada y abusivamente sus precios y tarifas... Ya quedó claro que muchos de los críticos por el gasto de las dependencias públicas lo que quieren es que haya recortes, aunque sean simbólicos, por aquello de la sensibilidad...

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de