Entre el CISEN y el INE
CREDITO: 
Alberto Aguirre M.

Ambas cámaras del Congreso de la Unión cumplen con sus funciones legislativas y además, simultáneamente, son pasarelas donde los aspirantes a los órganos autónomos —bajo juramento de decir la verdad— exponen planes de trabajo y se comprometen a mantener incólume la autonomía e independencia de los órganos autónomos.

Al Senado de la República han acudido los 29 candidatos a la Fiscalía Anticorrupción. Autodescartados de este proceso deliberativo, dos de los aspirantes más conspicuos —la presidenta del INAI, Ximena Puente y el académico Miguel Sarre— y sin el acompañamiento de las organizaciones de la sociedad civil enfocadas a la promoción de la transparencia y rendición de cuentas, el resto de los interesados cumplió con el trámite.

En las comparecencias han destacado Manuel Hallivis Pelayo, actual presidente del Tribunal Fiscal; el extitular de la Unidad Especializada para Investigar los Delitos Cometidos por Servidores Públicos de la PGR, Jorge Antonio Luna Calderón; el directivo de Deloitte, Jorge Ricardo García Villalobos y el extitular de Asuntos Internos de la PFP, Edgardo Flores Campbell, quien consideró necesario que sus colegas cumplan con el principio de máxima publicidad, a la hora de presentar su declaración 3de3, que rompan cualquier vínculo partidista y, sobre todo, que cumplan rigurosamente con los controles de confianza, incluido el polígrafo y el examen toxicológico.

A la Cámara de Diputados, fueron citados los 51 aspirantes para ocupar alguna de las tres vacantes en el Consejo General del INE. Allí son entrevistados por los integrantes del Comité Técnico de Evaluación. Entre los 19 convocados para la ronda de este jueves —la última, antes de concluir con esta etapa del proceso de selección— está el maestro Jaime Rivera Velázquez, actualmente consejero del Instituto Electoral de Michoacán y quien sin problema alguno cumpliría con el reto formulado por Flores Campbell.

Politólogo egresado de la UNAM, Rivera Velázquez realizó tareas docentes y de investigación en la Universidad Michoacana y, en paralelo, incursionó en el gremio demoscópico. Justo en ese vértice, se integró a la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales, donde conoció al último presidente del INE, Leonardo Valdés Zurita, y a su colega demóscopo, Ricardo de la Peña.

Entre 1998 y hasta el 2004 fungió como director ejecutivo de Organización Electoral en el IFE. Desde el 2005, es director general de Investigación para Decisiones Estratégicas (Indes), firma que ha dirigido más de 100 encuestas electorales, según consta en su ficha curricular. Desde su primera incursión en el consejo general del Instituto Electoral de Michoacán, Rivera Velázquez decidió entonces ocultar algunos pasajes de su experiencia profesional. Por ejemplo, su breve paso por el periódico Cambio de Michoacán. Y en esta nueva oportunidad, decidió ocultar su paso por el Centro de Investigación y Seguridad Nacional, donde trabajó durante dos años (2009-2011). Curiosamente, no intervino en el área de encuestas, sino que se hizo cargo de monitorear las actividades de los partidos políticos y los procesos electorales.

Rivera Velázquez tiene sólidos nexos con el calderonismo. En el 2015, Indes fue una de las casas encuestadoras contratadas por la entonces abanderada del PAN a la gubernatura de Michoacán, la senadora Luisa María Cocoa Calderón. Cuando ese hecho le fue recordado por la representante del PT en el IE —quien lo acusó de conflicto de interés— el funcionario electoral sostuvo que se separó de la firma antes de asumir ese encargo público.

Esta vez, el politólogo michoacano firmó sendas cartas para manifestar su interés en el proceso de elección de los nuevos consejeros del INE, proporcionar información “veraz y auténtica” sobre su formación académica y experiencia profesional, y comprometerse a respetar las bases de la convocatoria emitida por la Cámara de Diputados.

Rivera Velázquez estuvo vinculado familiarmente al dirigente perredista Cristóbal Arias Solís y fue consejero presidente del Instituto Estatal Electoral, mientras Leonel Godoy ocupó la primera magistratura. Ahora, en su aspiración por ocupar un asiento en el INE contaría con el respaldo de una facción perredista identificada con el gobernador perredista Silvano Aureoles.

A final de cuentas, las cuotas partidistas volverán a imponerse en la definición de los nuevos consejeros electorales. Los tres partidos hegemónicos resolverán quiénes integrarán las ternas que serán sometidas antes del 5 de abril al pleno de la Cámara Baja.

EFECTOS SECUNDARIOS

JUICIOS. Además de las quejas, impugnaciones y amparos interpuestos por sus abogados en distintos juzgados y tribunales del Poder Judicial de la Federación, Elba Esther Gordillo es actora en sendas demandas que se resuelven en juzgados de lo civil de la Ciudad de México y en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje. A este cúmulo de ocursos debe sumarse un nuevo juicio, radicado en la 13ª sala metropolitana del Tribunal Fiscal, cuyos magistrados concedieron una suspensión a la expresidenta del SNTE que la exime, por ahora, de cumplir con las exigencias del SAT.

alberto.aguirre@outlook.com

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de