Las minutas de la Fed denotan un tono un poco más hawkish
CREDITO: 
Joaquín López-Dóriga Ostolaza

La semana pasada se publicaron las minutas de la reunión más reciente del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal (Fed) en Estados Unidos (FOMC, por su sigla en inglés). El contenido de las minutas refleja un interesante debate entre los integrantes del Comité sobre los costos y beneficios de comenzar a reducir el tamaño del balance de la Fed, lo cual resultaría en el cuarto paso en la estrategia de normalización de la política monetaria por parte de la Reserva.

Vale la pena recordar que entre el 2008 y el 2014, el balance de la Fed se cuadruplicó, pasando de 900,000 millones a 3.6 billones de dólares con la actividad de la Fed representando casi una tercera parte de las compras totales en el mercado de bonos del Tesoro americanos en dicho periodo. El primer paso en la estrategia de normalización por parte de la Fed se dio en diciembre del 2013, cuando se anunció una reducción gradual del programa de compra de instrumentos financieros —principalmente bonos del tesoro y bonos respaldados por hipotecas— que fue el mecanismo usado por la Fed para inyectar grandes cantidades de liquidez al sistema financiero.

El segundo paso fue la conclusión de dicho programa a finales del 2014; sin embargo, la Fed ha mantenido la política de reinvertir los intereses generados por los instrumentos adquiridos.

El tercer paso, fue el comienzo de un aumento muy gradual en las tasas de interés que comenzó con un primer aumento en diciembre del 2015, un segundo incremento en diciembre del 2016 y un tercer movimiento en marzo de este año. El mercado tiene descontado dos incrementos adicionales en lo que resta del 2017.

El cuarto paso, que podría darse antes de que concluya el año según lo revelado en las minutas, sería que la Fed reduzca gradualmente el monto de reinversión de los intereses recibidos de los instrumentos adquiridos a raíz del programa de estímulos cuantitativos hasta posiblemente llevar la reinversión a cero.

El quinto y último paso, que no es parte del escenario base, sería que la Fed comenzara a deshacerse de parte de la gran cantidad de activos financieros que fue acumulando durante el programa de estímulos cuantitativos en lugar de mantenerlos a vencimiento.

Aunque gran parte de lo expresado en las minutas va en línea con las señales enviadas el día del anuncio de política monetaria, la apertura en la discusión sobre la reducción gradual del tamaño del balance de la Fed en conjunto con la conclusión generalizada esbozada en las minutas sobre la situación de pleno empleo en el mercado laboral, mandan una señal con un tono ligeramente más restrictivo.

Adicionalmente, las minutas revelaron que los miembros del FOMC perciben que los mercados accionarios han alcanzado niveles de valuación que están sustancialmente por arriba de los promedios históricos y que el buen desempeño de éstos ha contribuido de manera importante a mejorar las condiciones de liquidez financiera a nivel global.

Aunque la mayoría de los miembros del FOMC no anticipan un programa de estímulo fiscal hasta el 2018, la amenaza de una burbuja en los mercados en combinación con la situación del mercado laboral y una dinámica inflacionaria donde las cifras más recientes finalmente se encuentran dentro del intervalo objetivo de la Fed, denotan a una Reserva lista para restringir su política monetaria en el momento que sea necesario.

Por vacaciones, Sin Fronteras regresará el 25 de abril.

joaquinld@eleconomista.com.mx

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de