Mi pantano es de esos
CREDITO: 
Manuel Ajenjo

En la víspera de la conmemoración de la Batalla de Puebla, el 5 de mayo de 1862, esta columna inicia con la mención de otra batalla, la sucia que se libra desde el poder para bajar a Andrés Manuel López Obrador del primer lugar en las preferencias electorales para el 2018.

La percepción que tiene un buen porcentaje de la población mexicana es que López Obrador es un hombre honrado. Si no lo fuera desde hace mucho sus numerosos enemigos lo hubieran sacado al balcón. No le han descubierto, como a muchos otros políticos de diversos partidos, residencias lujosas y múltiples propiedades en el país y departamentos y dinero en el extranjero. De la lucha contra la corrupción de los que para él forman la Mafia en el poder ha hecho su principal bandera política-electoral, desde hace más de dos sexenios.

El que redacta lo que usted lee también tiene la percepción de que el que fuera jefe de Gobierno del Distrito Federal, ahora la impronunciable CDMX, es, aunque empecinado y autoritario, honesto. Considero que es congruente con la idea que predica de vivir en la austeridad republicana. Por eso sus enemigos se han propuesto borrar la apreciación mayoritaria sobre la honradez del que desde ahora sabemos será candidato a la Presidencia de la República por el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), donde sólo sus chicharrones truenan. Vamos a los hechos.

En un video ubicado en la página del Universal TV en YouTube se puede apreciar el momento en el que el pasado 8 de abril, en un mitin celebrado en Las Choapas Veracruz, Andrés Manuel propone a la representante de Morena en el Congreso local, diputada Eva Cadena Sandoval, como candidata de su partido a la alcaldía de dicho municipio. La propuesta es recibida con entusiasmo por muchos de los asistentes. Se escuchan gritos de Eva, Eva. Enseguida surge un coro que en repetidas ocasiones manifiesta: “No a la imposición”. El nacido en Tepetitán, Macuspana, Tabasco, con su mano derecha posada sobre el hombro de la diputada Cadena -un manto protector-, mira a los de las voces opositoras y enseguida se dirige a los que apoyan su propuesta: “Eva ganó la elección pasada como diputada local. ¿O no fue así?”, pregunta; recibe una respuesta afirmativa de los partidarios de Eva, se voltea, mira a los opositores y los interroga: “¿Cuál es la imposición entonces, no la entiendo?” (Sin comentarios, de momento).

Al principio de la misma pieza audiovisual de referencia se ve lo que seguramente los lectores ya vieron, o se enteraron por otros medios: la candidata Eva Cadena recibió 500,000 pesos de una persona desconocida -dijo ser emisaria de un tal Alexis García-, que le reitera para que todos nos enteremos: son para López Obrador. Hágaselos llegar a López Obrador.

Soy de los perspicaces que sospechan que a través de la aparentemente “ingenua” -pero bien que pepenó los billetes que jamás llegaron a su destinatario- diputada, ya excandidata a la alcaldía de Las Choapas, alguien -según AMLO, los “fontaneros de la operación fueron Osorio Chong y Yunes Linares”, ambos de nombre Miguel Ángel- trató o trataron de desprestigiar al puntero de las encuestas para la elección del 2018, a cuya sombra protectora crece en las encuestas Delfina Gómez, candidata de Morena a gobernar el Estado de México.

Resulta risible ver al presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, rasgarse las vestiduras y manipular la información al decir: “Hoy la sociedad mexicana ha conocido un video que comprueba la corrupción de Andrés Manuel López Obrador, un video donde una de sus ‘operadoras políticas’ recibe ¡medio millón de pesos ilegales!”. Por favor, con qué cara dice eso el jefe del partido del que han salido los gobernadores y funcionarios verdaderamente corruptos, acusados de robar cientos de millones del dinero público.

El que escribe reconoce que hay aspectos en la manera de conducirse políticamente de Andrés Manuel donde se percibe su autoritarismo y falta de tolerancia. Por eso escribí lo que observé en el video de la elección de la multicitada Eva. Él la eligió de manera unilateral, sin escuchar a los que consideraron el acto como una imposición del mandamás de Morena. Tal vez si se dignara a bajarse de su macho para escucharlos -tampoco escuchó al padre de uno de los 43 en Nueva York- se hubiera librado de la traición de Eva Cadena Sandoval -panista de toda la vida según reportó Manuel Ibarra en el portal SDPnoticias.com-.

En el transcurso de una semana han aparecido dos videos más en los que se observa cómo recibe dinero la señora Cadena Sandoval, a quien en un principio se le puso el remoquete de “Lady Bolsitas”, luego “La recaudadora”, y el que escribe este texto la llamará Eva de Troya, porque sospecho que fue infiltrada en las filas de Morena, partido en cuya puerta, según Jairo Calixto Albarrán, hay un letrero en el que se lee: “Se recibe cascajo”.

Mientras López Obrador crea que las almas manchadas se purifican por el simple hecho de apoyarlo y de estar con él, el verso de Salvador Díaz Mirón al que recurrió para argumentar su no corrupción: “Hay plumajes que cruzan el pantano y no se manchan. Mi plumaje es de esos”; puede ser cambiado así: “Hay pantanos que desmanchan los plumajes. Mi pantano es de esos”.

elprivilegiodeopinar@eleconomista.com.mx

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

1 Comentarios
Comentarios
Anónimo
Agregado:
4 May 2017 |
13:25 PM

QUE INGENUO ES UD. EN PENSAR QUE LOPEZ OBRADOR NO RECIBE EL DINERO.
CON SEGURIDAD FUE UN CUATRO PARA EXHIBIR LAS PRACTICAS DE DICHO PARTIDO.
NO ES LA PRIMERA VEZ QUE SUS COMPINCHES RECIBEN DINERO.

Periódico El Economista es una empresa de