#Aerovigilancia
CREDITO: 
Alberto Aguirre M.

Con una afluencia de 8.2 millones de personas y una derrama económica que superó los 6,500 millones de pesos, el pasado fin de semana concluyó la 189° edición de la Feria Nacional de San Marcos, en Aguascalientes. Tres semanas de verbena, bajo el nuevo gobierno panista, que transcurrieron sin incidentes mayores.

“Saldo blanco”, presumió el gobernador Martín Orozco Sandoval, quien atribuyó el éxito de la estrategia de seguridad a la “gran coordinación” entre las autoridades de los tres niveles de gobierno y las corporaciones policiacas, que incluyó a elementos de la Gendarmería Nacional y las fuerzas castrenses.

A diferencia de las anteriores ediciones de este evento, en esta ocasión aparecieron helicópteros, globos aerostáticos y seis drones equipados con detectores infrarrojos, capaces de escanear a los feriantes de comportamientos atípicos o sospechosos de portar armas de fuego.

El uso de estas herramientas de video vigilancia aérea se está volviendo común, para situaciones de alta concentración de personas no confinadas. Recientemente se han podido observar dos equipos de esas características en el Estadio Azteca.

Los drones, en tareas de vigilancia aérea, llegaron para quedarse. Según lo informado por el secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, a los congresistas hace tres años, personal castrense opera los aparatos adquiridos por Petróleos Mexicanos para monitorear las actividades de los chupaductos.

Hace dos semanas, el sobrevuelo de un dron permitió a las autoridades federales obtener una fotografía precisa de la dimensión de ese problema: en un punto cercano a la zona limítrofe de Puebla y Veracruz contabilizaron más de 150 pipas que esperan su turno para cargar la gasolina hurtada. En un solo piquete, los huachicoleros habrían colocado 3 millones de litros de combustible.

Una base de operaciones en la que están radicados soldados del Ejército mexicano y personal de Seguridad Física de Pemex, fue instalada en la barranca de El Águila, en la comunidad de San Jerónimo Ocotitlán, perteneciente al municipio de Acajete. A lo largo del poliducto México-Minatitlán hay otras 12 instalaciones de vigilancia; los elementos de a pie están apoyados por helicópteros y drones, cuya principal actividad ocurre por las noches.

Enterado de ese nuevo sistema de aerovigilancia, el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, se ha pronunciado por su implementación en estas latitudes. El ducto que pasa por Corregidora, Pedro Escobedo y San Juan del Río acumula reportes de tomas clandestinas, aunque la problemática rebasa las fronteras estatales y se ahonda a lo largo del territorio guanajuatense.

Las Fuerzas Armadas y la Policía Federal están autorizados para usar esas naves. Y algunas empresas especializadas en seguridad también ofrecen —como integradores de tecnología— servicios de videovigilancia con equipos no tripulados. Para hacerlo, deben certificar a los operadores de los equipos (en México sólo dos compañías ofrecen tales capacitaciones).

Seguritech fue una de las primeras empresas de este ramo en habilitar equipos no tripulados para captar y grabar imágenes de personas e instalaciones. El director de la firma, Ernesto Valdés Cordero explica que sus ingenieros han asimilado los avances que los países referentes en materia de seguridad han logrado en este campo, para seleccionar las que atienden específicamente las necesidades de sus clientes.

“Para vigilar un área delimitada, los drones son muy útiles; sobre todo cuando se trata de concentraciones masivas”, define, “pero como en todo lo concerniente a la seguridad, debe haber una estrategia y una planeación, para identificar puntos álgidos”.

Tan importante como el dron —señala— es la cámara que lleve a bordo y el sistema con el que puedan transmitir la información, además de los sistemas para interpretar los datos o los centros de control en los que pueda desplegarse o visualizarse para la mejor toma de decisiones de autoridades de seguridad.

Valdés Calderón está a favor de la innovación tecnológica, pero reconoce la necesidad de regular la industria de aerovigilancia. “A los drones enfocados a estas tareas o a otro tipo de cuestiones es necesario darles reglamentación de vuelo, frecuencias específicas”, insiste.

EFECTOS SECUNDARIOS

REPUNTE. Olvidado del Centro y enemistado con el gobernador Roberto Sandoval, el abanderado del PRI en Nayarit, Manuel Cota Jiménez, logró remontar una desventaja de casi 20 puntos. Y a un mes de la cita en las urnas, con un trabajo de tierra que sorprende a tirios y troyanos, disputa el primer lugar con el abanderado del PAN, Toñito Echevarría García. ¿Y Layín? El exalcalde de San Blas decidió correr como candidato independiente pero su cinismo impidió que galvanizara el malestar ciudadano a la gestión de Sandoval, quien se enemistó con el gobierno peñista porque fue rechazada su petición de postular a Edgar Veytia. Los abanderados de Morena, Miguel Ángel Navarro Quintero, y de Movimiento Ciudadano, Raúl Mejía, disputan el tercer lugar. Todos acudirán este martes por la noche a un debate convocado por la autoridad electoral.

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

1 Comentarios
Comentarios
Anónimo
Agregado:
9 May 2017 |
12:03 PM

Jajajaja!
Deberian de darse una vuelta por Nayarit para que vean cual es la realidad. Encuestas falsas!
Pense que eran un periódico serio...

Periódico El Economista es una empresa de