¿Fiscalización a modo?
CREDITO: 
Alberto Aguirre M.

Edgar Veytia y Luis Carlos Nájera compartían profesión —abogados penalistas, litigantes— y en el servicio público habían sido jefes policiacos (el primero, en Tepic; el segundo, en Guadalajara) antes de convertirse en procuradores de sus respectivas entidades.

Ambos gozaban de la absoluta confianza de sus jefes. Y los gobernadores de Nayarit, Roberto Sandoval, y de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval, habían confiado el éxito de sus proyectos políticos a las gestiones de sus fiscales.

Actualmente, ni Veytia ni Nájera están en funciones. En el caso nayarita, Sandoval además había descansado la tranquilidad del final de su sexenio en un auditor cómodo: Roy Rubio Salazar, quien ha cumplido con una rauda carrera en el servicio público que comenzó hace ocho años, cuando el entonces alcalde de Tepic, Roberto Sandoval, lo designó contralor de la hacienda municipal, quien posteriormente lo nombró secretario técnico de su gabinete.

Antes, este abogado fiscalista, egresado de la UAN, había iniciado una carrera como agente aduanal en Puerto Vallarta, que interrumpió para incorporarse a la delegación del SAT en aquella entidad del Pacífico. Entre el 2001 y el 2003 fue inhabilitado, en dos ocasiones. La primera, por la violación de leyes y normatividad presupuestal (expediente QD-075/2001 del Órgano Interno de Control) y la segunda, por negligencia administrativa, según el expediente RES-332/2002.

En septiembre del 2011, Sandoval lo invitó al gabinete estatal, como secretario de la Contraloría y en diciembre del 2013 se convirtió en el auditor general del Órgano Superior de Fiscalización, para sustituir a Salvador Íñiguez Castillo, quien renunció cuando le restaba un año a su mandato.

Rubio Salazar contó con el respaldo unánime de los diputados presentes en el pleno del Congreso local, para cumplir un periodo de ocho años. Antes de que la propuesta fuera votada, los legisladores del PAN, otro del PRD y dos diputados independientes, se retiraron del recinto, en señal de protesta por la designación.

El diputado Miguel Ángel Arce Montiel verbalizó la oposición y aseguró que su nombramiento fue una orden del actual gobernador estatal para realizar encubrimiento de los recursos que maneja la actual administración.

Desde entonces, empero, se escucharon señalamientos sobre el presunto conflicto de interés en el que habría incurrido. Y además desde hace dos meses violaría normativas locales por la forma en que se le adjudicó la Notaría número 3 de Nayarit, con sede en Tecuala.

Paradojas de la fiscalización: la Auditoría Superior del Estado es un ente del Congreso estatal, especializado en materia de fiscalización y dotado con autonomía técnica y de gestión, pero Rubio Salazar mantendría su dependencia al Ejecutivo estatal, en su calidad de notario público.

El auditor nayarita era suplente del notario número 3 de la segunda demarcación con sede en San Blas, Antonio Humberto Herrera López. El 25 de noviembre del año pasado, la Dirección Estatal del Notariado convocó a concursar por la titularidad de la notaría 3 de la cuarta demarcación que llevaba 15 años vacante. El examen fue el 19 de diciembre y Rubio Salazar obtuvo la puntuación más alta.

El 22 de marzo del 2017, el Periódico Oficial de Nayarit publicó el inicio de la función notarial Rubio Salazar. Han pasado seis semanas y sigue dobleteando.

Según la Ley del Notariado del Estado tendría que separarse del cargo, pues la notaría “es incompatible con toda dependencia cargo o empleo, público o privado”.

Dice el artículo 31, textualmente: “Igualmente el ejercicio del oficio notarial es incompatible con toda dependencia a empleo, cargo o comisión público o privado, y con el ejercicio de la profesión de abogado en asuntos en que haya contienda. El notario tampoco podrá ser comerciante, comisionista, ministro de culto o agente económico de cualquier clase en términos de las leyes respectivas”.

EFECTOS SECUNDARIOS

ANTÍDOTO. El robo hormiga también ha minado las finanzas de la Comisión Federal de Electricidad y la tecnología de infraestructura avanzada de medición es la forma más eficaz de minimizar las pérdidas. Por ello, la empresa productiva del Estado encargó a la firma Silver Spring Networks la conexión de más de 92,000 dispositivos en la zona sur de la Ciudad de México y otros 71,000 en el sureste del país. Estas redes de “suministro inteligente” estarán integradas a subsistemas de Tecnologías EOS, firma recientemente reconocida con el Premio Nacional de Tecnología e innovación. Ambas empresas integran una aplicación para la recolección y entrega de datos para leer, manejar y controlar de forma remota los medidores en un gabinete para poder evitar pérdidas no técnicas de usuarios domésticos y empresariales.

DESLINDE. La Casa de Moneda de México, que dirige el sonorense Guillermo Hopkins, aclaró que no intervino en la fabricación de la medalla conmemorativa del Congreso de Zacatecas que comenzó a circular con una garrafal falta de ortografía.

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de