Competencia de grandes contra pequeños
CREDITO: 
Xavier Ginebra Serrabou

Como señala Luis Garicano, hasta hace poco, el comportamiento de un fabricante mexicano mediano del sector textil y su situación reflejaban, en realidad, los de muchos. Hace 30 años, este fabricante competía casi en igualdad de condiciones con los más grandes. Ambos tenían fuerzas de trabajo similares. Sí, el mayor tenía quizás unas mayores economías de escala, pero el pequeño lo podía compensar con diseños más atrevidos o interesantes. Piensen ahora en la competencia entre estos dos fabricantes. El mediano produce más o menos de la misma manera. No tiene dinero para programadores ni sabe lo que es la inteligencia artificial. Entrega su ropa al Palacio de Hierro y tarda unos meses en saber si acertó con sus diseños. Lo comprueba cuando El Palacio le devuelve la ropa no vendida y le abona la vendida. El grande es ahora Inditex (Zara), que se aprovecha a 100% de la revolución tecnológica. Puede pagar a programadores y a técnicos que diseñan herramientas sofisticadas para predecir y medir en tiempo real la demanda. Además, tiene sistemas de gestión y organización.

Por ejemplo, cuando diseña y distribuye una nueva chamarra, sabe en una hora si se vende y cuánto en cada tienda. Si el producto es un desastre, la deja de elaborar al instante. Si es un éxito, inmediatamente ajusta la producción para fabricar más. Por ello, Zara es capaz de producir moda que se ajusta mejor a lo que los consumidores realmente desean a un coste mucho menor. El resultado: una mayor proporción de las ventas de ropa se produce en Zara y en las demás cadenas similares. Este efecto lo estamos viendo sector tras sector. Los libros antes se vendían en cualquier librería, ahora Amazon vende una gran proporción. Los bancos antes se contaban por docenas, ahora tres bancos acaparan. Estos cambios -de acuerdo con Garicano- pueden ser temporales: hay nuevas tecnologías, las empresas están aprendiendo a aprovecharlas. Pero puede ser que se esté produciendo un cambio secular en los niveles de competencia en los mercados. En muchos mercados hay economías de red, que suponen que cada consumidor quiere consumir el servicio con mayor número de consumidores. Si esto sucede, se espera un crecimiento del poder de mercado de las grandes empresas.

¿Cuál debe ser nuestra reacción? Una posible respuesta -incumplida por Peña- son políticas del tipo de “renta única universal” o salario temporal por desempleo. Aparte de la dificultad de pagar estas costosísimas políticas, llevar a cabo un trabajo es innato a la realización y dignidad individual de las personas. Cualquier partido, y, como señala Garicano, cualquier programa de gobierno debe inclinarse por un conjunto de políticas que incrementen la participación de los trabajadores en el mercado a base de mejorar su educación y su capacidad para utilizar las nuevas tecnologías. Sugiere aumentar los ingresos que reciben por trabajar mediante un impuesto negativo sobre la renta (el complemento salarial); facilitar su participación en el mercado de trabajo a través de fuertes incrementos de las ayudas por paternidad y maternidad, y un decidido plan contra la pobreza infantil.

Además, creemos que ya es hora de tener una política de competencia a la altura de las circunstancias, con multas realmente disuasorias que eviten los abusos de posición dominante. La política de defensa de la competencia en México es, hoy una broma de mal gusto, pero las cosas están cambiando (la valiente multa a las afore son una muestra de ello). Debemos asegurar que, en todo momento, el mercado está al servicio de los ciudadanos. Consideramos que estas políticas asegurarán a nuestras empresas y a nuestros trabajadores las oportunidades para tener un trabajo digno y bien remunerado y permitirán que más empresas disfruten del aumento de productividad que las nuevas tecnologías brindan, en un terreno de juego igual para todos.

*Máster y Doctor en Derecho de la competencia, profesor investigador de la UAEM y socio del área de competencia, protección de datos y consumidores del despacho Jalife& Caballero.

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de