Consumo responsable
CREDITO: 
Alberto Aguirre M.

Han pasado cinco meses del trágico accidente vial en el Paseo de la Reforma. Las cuatro víctimas mortales del choque del BMW 650i contra un poste de acero, justo frente al acceso principal la Torre BBVA Bancomer, habían coincidido la última noche de marzo en Barezzito, aunque la convivencia había comenzado a la hora de la comida en Fisher’s, a unos pasos de la Glorieta de Las Cibeles.

De la Roma norte a Polanco. Los puntos de revisión de la policía capitalina no detectaron al vehículo blanco con placas de Morelos en su ruta mortal. Dos de sus pasajeros originales dejaron a sus amigos en Polanquito y ahora agradecen el milagro de estar vivos. Las familias de Claudia Ivonne y Karla, por el contrario, nunca podrán resarcir su pérdida ni reclamar la reparación del daño. Carlos Salomón Villuendas Adame, el conductor de la unidad, fue vinculado a proceso, por homicidio doloso agravado.

Esta noche, a las puertas del Barezzito, empresarios del sector bares y restaurantes junto con las autoridades de la delegación Miguel Hidalgo, que encabeza Xóchitl Gálvez Ruiz, emprenderán una nueva campaña para promover el consumo responsable de alcohol en esos centros de convivencia.

El choque en Reforma reavivó el debate sobre la responsabilidad de los expendedores, incluso del servicio de valet parking. Hace unos días, un empresario con más de dos décadas de experiencia en el ramo refería que sus ganancias provenían mayormente de la venta del ron más popular en el mercado (una botella de litro puede conseguirse al mayoreo en 45 pesos y venderse en la barra en 800 pesos) y la cerveza. Y por lo mismo, la compra al por mayor de esos productos directamente de los fabricantes resulta la fórmula más provechosa para su negocio.

Pero justo las chelerías y los bares donde venden botellas indiscriminadamente han proliferado en las grandes ciudades. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, tres de los principales problemas de salud que existen en el mundo son el consumo excesivo, la combinación alcohol y volante y el consumo de alcohol por menores de edad.

La prevalencia de consumo de alcohol en México es irrebatible: siete de cada 10 mexicanos ha consumido alcohol alguna vez en la vida; la mitad lo ha consumido en el último año y una tercera parte, en el último mes.

El consumo excesivo de alcohol en el último mes fue reconocido por dos de cada 10 mexicanos y las autoridades sanitarias han detectado la posible dependencia en 1.8 millones de personas.

En otros ámbitos también han surgido iniciativas a favor del consumo responsable del alcohol. A través de su cámara, la industria cervecera trabaja, desde hace tres años, para ayudar a erradicar el consumo de alcohol en menores de edad con campañas de concientización: sobre el impacto del alcohol en el desarrollo físico y emocional de los jóvenes, entre padres de familia, y acerca de las limitaciones de acceso a las llamadas bebidas espirituosas entre los menores de edad.

La edad inicio en el consumo de alcohol no presenta variación con respecto a los estudios previos (17.9 años en el 2008, 17.8 años en el 2011 y 17.9 años en el 2016).

Cuatro de cada diez de entre 12 y 17 años han consumido alcohol alguna vez en la vida. Y el consumo excesivo de alcohol en el último mes fue reconocido por 1.1 millones de adolescentes.

“Estamos comprometidos en trabajar para que no se venda alcohol a un menor de edad”, define Maribel Quiroga Fernández, directora de Cerveceros de México, “no queremos un solo peso de esa venta”.

El próximo jueves 20, más de 30,000 voluntarios reclutados por este sector recorrerán los puntos de venta y centros de consumo para promover la campaña “No te hagas güey... no al consumo de alcohol por menores de edad”.

EFECTOS SECUNDARIOS

RAPIÑA. El profesor Enoc González Chávez es alcalde de Jalapa del Marqués, uno de los municipios istmeños afectados por el sismo de hace una semana. Y no deja de preguntar a cuanto funcionario y brigadista que levante el censo de casas dañadas sobre la “ayuda” que enviaría el gobierno federal. “¿Será en efectivo o en especie?”, inquiría el edil morenista quien ha llamado la atención por sus elogios hacia el presidente Enrique Peña Nieto, al gobernador Alejandro Murat y la diputada federal Mariana Benítez. Pero sobre todo, por la insistencia en que su casa fuera incluida en el listado de propiedades afectadas.

REFORMA. La autopista Saltillo-Monterrey, concesionada a la firma Roadis, estrena un sistema de telepeaje para sus tres plazas de cobro, compatible con los diferentes operadores de los Tags. Esta renovación costó 13 millones de pesos y estuvo a cargo de Indra, que se convertirá en el proveedor líder en este campo en México con una inversión de 761 millones en los próximos dos años. En el 2016, Indra implantó y puso en operación la tecnología de telepeaje para las autopistas gestionada por Capufe. Esta empresa global también implantó el sistema de peaje e ITS para el Libramiento Arco Norte y el Circuito Exterior Mexiquense, los contratos que Infraiber peleó a OHL México y que tantos dolores de cabeza han causado.

alberto.aguirre@outlook.com

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de