La verdadera debilidad del euro
Sin Fronteras
Joaquín López-Dóriga Ostolaza
Consejero de El Economista
MÁS DEL AUTOR
/columnas/columna-especial-valores/2014/10/20/premio-nobel-economia-2014
/columnas/columna-especial-valores/2014/10/15/nueva-desaceleracion-global
/columnas/columna-especial-valores/2014/10/13/reciente-debilidad-petroleo
/columnas/columna-especial-valores/2014/10/08/oro-dolar-trayectorias-opuestas
/columnas/columna-especial-valores/2014/10/07/detras-las-cifras-empleo-eu
/columnas/columna-especial-valores/2014/10/01/euro-debil-planes-banco-central-europeo
/columnas/columna-especial-valores/2014/09/29/reciente-depreciacion-peso
CREDITO: 
Joaquín López-Dóriga Ostolaza

Hace poco más de un año que la cotización del dólar frente al euro tocaba su nivel mínimo de los últimos cinco años en US1.19. La depreciación del euro frente al dólar se había dado de manera acelerada, basta recordar que la paridad había comenzado el 2010 en niveles cercanos a US1.45.

La mayoría de las opiniones, incluyendo la de este columnista, pronosticaba una continuación de esta tendencia de debilidad en el euro, apuntando a niveles entre US1.10 y US1.20 en el corto y mediano plazo sin descartar una mayor depreciación en el largo plazo.

La mayoría de estas opiniones estaba fundamentada en la débil situación fiscal de varias economías de la zona euro y la inminente desaceleración en la actividad económica de este bloque a raíz de la implementación de políticas de austeridad necesarias para sanear las finanzas públicas de la zona.

A pesar de que estas razones de fondo siguen vigentes, el euro se ha fortalecido de manera considerable frente al dólar de entonces a la fecha, llegando a un máximo interanual de US1.48 en mayo. No ha sido sino hasta las últimas semanas -que la crisis de la periferia europea se ha recrudecido- que el euro se ha depreciado frente al dólar, llegando al nivel actual de US1.40.

No obstante, la aparente fortaleza del euro en los últimos 12 meses es una cuestión relativa. Si bien es cierto que el euro ha tenido una apreciación considerable frente al dólar, su comportamiento frente a otras monedas es una historia muy diferente. Uno de los casos más evidentes es el comportamiento del euro frente al franco suizo, que ha alcanzado un mínimo histórico de 1.17 francos suizos por euro.

La paridad euro/franco suizo se encontraba en 1.32 tan sólo hace tres meses y a principios del 2010 se ubicaba en 1.50, lo cual implica que el euro ha perdido casi 20% de su valor frente al franco suizo en los últimos 18 meses. El comportamiento del euro frente al yen japonés también muestra una debilidad importante.

El euro se cotiza actualmente en 110 yenes, muy cerca de su mínimo histórico de 106 alcanzado en agosto del año pasado y considerablemente por debajo del nivel de 130 de principios del 2010 y del nivel de 170 alcanzado durante la crisis del 2008.

La debilidad del euro es aún más evidente ante monedas de mercados emergentes como es el caso del real brasileño y del won coreano.

En el caso del real, la paridad ha pasado de 2.40 reales por euro en noviembre del 2010, a 2.20 - nivel muy cercano al mínimo histórico de 2.18-. Si comparamos con el máximo histórico de 3.46 reales por euro alcanzado en el tercer trimestre del 2008, el euro ha perdido casi una tercera parte de su valor frente al real brasileño.

En el caso del won coreano, su paridad contra el euro también se encuentra muy cerca de mínimos históricos -en 1,490- y casi 25% por debajo de su máximo histórico.

La conclusión de que el euro se ha fortalecido más allá de lo esperado frente al dólar en los últimos 12 meses es irrefutable. Una de las razones principales de esta apreciación relativa del euro frente al dólar se encuentra en el diferencial de tasas de interés entre la zona euro y EU.

Mientras que la Fed mantiene su tasa de referencia en 0.125%, el BCE ha elevado su tasa de referencia a 1.25 por ciento. Asimismo, las expectativas sobre el futuro de tasas hacen más atractivo al euro ya que el mercado espera que el BCE eleve la tasa hasta 2.25% en los próximos 12 meses mientras que la Fed probablemente deje su tasa sin cambio en el mismo periodo.

A pesar de los problemas estructurales de la Unión Europea, los países emergentes -principalmente China- han estado sustituyendo parte de sus reservas internacionales en dólares por euros y oro.

Asimismo, la fortaleza de la economía alemana y la voluntad política mostrada hasta ahora para dar apoyo ilimitado a la periferia europea han evitado que el euro se debilite aún más.

Sin embargo, la debilidad del euro, como la del dólar, es crónica y evidente frente al resto de las monedas, tanto de países desarrollados como emergentes.

Las condiciones fundamentales para que el euro retome su tendencia de depreciación no desaparecieron, simplemente fueron escondidas por un tiempo.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de