Comprobantes fiscales, a partir del 2012

CREDITO: 
Eduardo Revilla

El Congreso de la Unión aprobó en días pasados, por enésima ocasión, diversas reformas al Código Fiscal de la Federación en materia de comprobantes fiscales. A partir del año entrante, se mantiene la obligación para los contribuyentes, no sólo de expedir los comprobantes por los actos que realicen o ingresos que perciban, mediante los documentos digitales que se establecen a través de la página de Internet del Servicio de Administración Tributaria (SAT), sino que deberán entregar en tres días el comprobante fiscal digital impreso a sus clientes.

Para tal efecto, los contribuyentes deberán contar con el certificado de firma electrónica vigente para el uso de sellos digitales. El sello digital debe ser validado por proveedores de certificación de comprobantes fiscales autorizados por el SAT. Con anterioridad a la expedición del comprobante fiscal digital, el mismo deberá ser remitido al SAT para que este órgano lo valide, le asigne el folio e incorpore el sello digital. El SAT podrá autorizar a ciertos contribuyentes a que emitan los comprobantes por medios propios o a través de proveedores de servicios.

Con motivo de la reforma legal recientemente aprobada, los comprobantes deberán indicar el régimen fiscal en que tribute en el Impuesto Sobre la Renta la persona que los expide. Por lo que hace a la obligación de indicar el Registro Federal de Contribuyentes de la persona en favor de quien se expide, se deberá utilizar la clave genérica que establezca el SAT para quienes no se encuentren dados de alta o para turistas que soliciten la devolución del IVA.

Distintos requisitos de información deberán indicarse en el comprobante, tratándose de contribuyentes dedicados al autotransporte terrestre de carga o de pasajeros, de donatarias autorizadas, de arrendadores de inmuebles, de quienes enajenen cigarros, fabricantes, ensambladores o distribuidores autorizados de automóviles nuevos o quienes los importen a la región fronteriza, lentes ópticos graduados, transportación escolar o quienes emitan documentos pendientes de cobro. Adicionalmente, cuando se trate de pagos en parcialidades, se deberá expedir un comprobante por cada parcialidad, especificando esta circunstancia. Por último, deberá señalarse -en todos los casos- la forma de pago, ya sea en efectivo, transferencia electrónica, cheque nominativo o tarjeta de crédito, débito o monedero electrónico, indicando los últimos cuatro dígitos del número de cuenta o de la tarjeta.

El Código Fiscal establece la opción para ciertos contribuyentes con ingresos que no excedan de un monto que determinará el SAT, quienes podrán utilizar comprobantes sin el sello de digital, pero con un dispositivo de seguridad que habrá de proporcionar el propio SAT, el cual podrá utilizarse sólo por dos años, asignándole el número de folio proporcionado por dicha autoridad fiscal.

En este caso, los contribuyentes deberán informar trimestralmente sobre los comprobantes que se hubieren expedido, de lo contrario no le serán autorizados nuevos folios. Subsiste la posibilidad de utilizar como comprobante a los estados de cuenta impresos o electrónicos que expidan las entidades financieras o quienes expidan tarjetas de crédito, débito o monedero electrónico, siempre que en el estado de cuenta se consignen los impuestos desglosados identificando la tasa correspondiente y el registro federal de contribuyentes de las partes que intervienen en la operación que corresponda.

El SAT podrá liberar del requisito del desglose de impuestos a ciertas operaciones, las que determinará mediante reglas de carácter general. También podrán emitirse otro tipo de comprobantes, quienes se ubiquen en los supuestos indicados por el SAT en reglas que contengan facilidades administrativas.

Para quienes realicen operaciones con el público en general, lo que comúnmente sucede cuando no se desglosa el IVA en la última etapa con el consumidor final, subsiste la posibilidad de emitir comprobantes fiscales simplificados, los cuales no podrán utilizarse para deducir o acreditar para efectos fiscales.

Estos comprobantes no identifican a la operación o a sus contratantes con el detalle exigido para los comprobantes fiscales antes aludidos.

El Código Fiscal Federal se reforma en otra serie de artículos que implican obligaciones adicionales relacionadas con el tema de comprobantes fiscales, de la transportación de mercancía extranjera o nacional y con infracciones y sanciones. Todas estas reformas se insertan dentro del programa de simplificación administrativa anunciada por el gobierno federal.

La reforma no resuelve, sin embargo, el enorme tema de evasión que ocurre típicamente en la etapa del consumidor final, en la que -por no tener efectos fiscales el comprobante simplificado- sencillamente no se expide.