La falta de cultura financiera en México
CREDITO: 
Javier Ortega-Araiza*

En Estados Unidos 60 de cada 100 personas invierten en Bolsa. En México la estadística dice que sólo 35 de cada 10,000. Por falta de conocimiento o información, en México no se invierte en el mercado accionario, en cambio sí se invierte en la industria inmobiliaria, o simplemente se tiene el dinero en el banco perdiendo valor contra la inflación.

Al parecer los mexicanos no saben que la Bolsa ha brindado el mejor rendimiento a lo largo de la historia ni la razón por la cual las empresas que cotizan en ella son el principal generador de valor y crecimiento en la economía.

Esto no quiere decir que invertir en Bolsa sea fácil. Es indispensable entender cómo funciona y romper con ciertos paradigmas en torno a ella. La Bolsa de Valores es una organización que tiene como objetivo facilitar la relación entre el inversionista y las compañías públicas.

Estas compañías emiten acciones por dos razones principales: obtener capital y financiar su crecimiento, o para hacer líquido el patrimonio de los accionistas actuales. Cuando se compran acciones de alguna compañía, uno se vuelve dueño de un porcentaje de los activos y las ganancias de dicha compañía. Es indispensable entender que en el largo plazo el precio de las acciones depende totalmente del desempeño de la compañía que representan.

En México, la falta de participación de inversión en la Bolsa de Valores se debió a fuertes paradigmas, causados por una falta de cultura de inversión y una desalineación de intereses dentro de la industria financiera, lo que ha desvirtuado la esencia de la bolsa de valores, haciéndola parecer algo que no es.

Lo anterior, porque el ingreso de la mayoría de los asesores de inversión proviene de un porcentaje fijo que cobran sobre la cantidad de dinero que las personas invierten: entre más dinero manejen, más ganan.

Además de cobrar este porcentaje, generalmente el asesor o la Casa de Bolsa también gana comisión por cada transacción, por lo tanto se enfoca a hacer muchas transacciones especulativas, aunque no agreguen valor, con la intención de generar su propio ingreso constante. El problema es que la comisión se cobra aun y cuando dichas transacciones generan pérdidas al cliente. Y hay otro problema: el asesor no siempre come lo que cocina, rara vez invierte su propio patrimonio donde invierten sus clientes, debido a que muchas veces ni siquiera entiende en qué compañías está invirtiendo, lo que en gran medida aumenta el riesgo de pérdida.

Esto ha costado a muchos inversionistas mexicanos miles de millones de pesos en las últimas décadas, y ha hecho que la Bolsa de Valores sea vista como un casino donde la mayoría de la gente pierde dinero. La realidad es que mucha gente sí pierde dinero, pero el dinero no desaparece, sólo cambia de manos. Cambia hacia la mano más informada.

Además de comprender su funcionamiento, para ser la mano que gana dinero en la Bolsa es necesario que el inversionista tenga una estrategia adecuada y practique la filosofía necesaria para fundamentar dicha estrategia. Primero tiene que definir si desea ser especulador o inversionista. Un especulador es aquel que trata de adivinar si el precio de determinada acción subirá o bajará, basándose solamente en información superficial y sobre todo en el precio del activo, y generalmente busca rendimientos a muy corto plazo.

La otra opción es ser inversionista. Estar dispuesto a invertir a largo plazo, porque sabe que el verdadero potencial de una compañía no se alcanza en cuestión de días.

Un inversionista de valor entiende que el mercado de Valores está para servirte y no para instruir. Se enfoca en comprender la industria donde opera la compañía y estudia profundamente el negocio de la misma a través de un análisis exhaustivo, para poder generar una valuación confiable, racional y conservadora. Luego compara su valor con el precio al que se cotiza la acción en el mercado, y aprovecha la libertad que el mercado le da de invertir solamente cuando las cartas estén a su favor.

* Socio IMEF Grupo Chihuahua.

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de