America First
Sin Fronteras
Joaquín López-Dóriga Ostolaza
Consejero de El Economista
MÁS DEL AUTOR
CREDITO: 
Joaquín López-Dóriga Ostolaza

La historia se repite, primero como una tragedia, después como una farsa.

Karl Marx

Si bien la economía americana empieza el año con las cifras más sólidas en la era poscrisis, en cuestión de empleo y actividad industrial, el contexto político ha introducido un nivel de incertidumbre no visto en muchos años. Para especialistas como Nouriel Roubini, las promesas de campaña de Donald Trump de implementar un cambio fundamental en la política exterior y comercial de Estados Unidos (EU) representan una amenaza potencialmente catastrófica para la economía global.

Hasta antes de septiembre del 2006, el doctor Roubini era reconocido en el mundo académico como catedrático en la facultad de economía de la Universidad de Nueva York, pero no era muy conocido fuera de ese círculo. Todo eso cambió en septiembre del 2006, cuando los indicios de una posible crisis eran todavía invisibles para la gran mayoría.

Roubini dictó una conferencia en el Fondo Monetario Internacional donde describió una secuencia de eventos —estilo dominó— que entonces parecía descabellada, pero hoy parece haber sido casi una profecía. Roubini anticipó que la debacle empezaría al estallar la burbuja especulativa en el mercado de vivienda, detonando un deterioro descomunal en la morosidad de los créditos hipotecarios, que a su vez provocaría un desastre en el mercado de instrumentos financieros respaldados por hipotecas, contagiando rápidamente otro tipo de instrumentos financieros respaldados por otro tipo de activos, eventualmente causando el colapso de varias instituciones financieras, incluyendo a algunas de las más grandes como Fannie Mae y Freddie Mac.

En esta ocasión, en un artículo publicado en Project Syndicate, Roubini advirtió las posibles implicaciones de una agenda enfocada en políticas populistas y proteccionistas bajo la promesa de America First, que podrían poner fin a un ciclo de globalización y desarrollo económico que empezó con la conclusión de la Segunda Guerra Mundial.

Para Roubini, este ciclo virtuoso estuvo anclado en dos premisas básicas: el comercio internacional y la fuerte presencia geopolítica de Estados Unidos como promotor y protector del capitalismo a nivel global. Para dicho autor, es importante recordar qué fue lo que pasó la última vez que EU viró su política exterior y comercial hacia el proteccionismo y el aislacionismo en los años 20 y 30 del siglo XX.

Por un lado, la implementación de medidas proteccionistas, en la forma de impuestos a las importaciones, provocó una guerra comercial a nivel internacional y contribuyó a alargar la Gran Depresión.

Por otro lado, Roubini explicó cómo la indiferencia inicial de EU ante el surgimiento del movimiento Nazi contribuyó al inicio de la Segunda Guerra Mundial. Aunque el riesgo de cometer los mismos errores de política exterior y comercial que crearon las condiciones que contribuyeron al inicio de la Segunda Guerra Mundial parece muy acotado por la fortaleza de las instituciones estadounidenses, la historia nos ha demostrado que subestimar los eventos de baja probabilidad (bautizados por Nassim Taleb como Cisnes Negros) suele ser muy doloroso.

Un evento de Cisne Negro es aquel cuya ocurrencia se considera prácticamente imposible con base en la evidencia histórica y cuyas consecuencias son implicaciones dramáticas. Sin embargo, con el beneficio de la retrospección, todo Cisne Negro suele ser perfectamente justificable.

0 Comentarios
Comentarios