Más miedo que precaución en el éxito de las coberturas
CREDITO: 
Enrique Campos Suárez

El Banco de México (Banxico), en medio de uno de los peores episodios de turbulencia en la historia de la moneda mexicana en libre flotación, decidió cavar una trinchera e invitar a los particulares a que compraran su boleto de entrada.

La novedad, después de conocer el resultado de la primera subasta de coberturas ofrecidas por el banco central mexicano, es que había una larga fila de inquietos financieros buscando su lugar en ese sitio seguro de las apuestas cambiarias.

Hoy las expectativas del comportamiento cambiario no son posibles de calcular con las matemáticas, tienen mucho que ver hasta con el estado de ánimo del presidente de Estados Unidos y cómo anda de humor en la mañana cuando agarra su móvil para tuitear.

Ahora, el hecho de que tengamos imponderables del tamaño de las desconocidas decisiones de Donald Trump no significa que no haya factores internos que tienen gran peso en el deterioro de las variables financieras.

Por ejemplo, la fotografía macroeconómica mexicana sale borrosa ante el deterioro de los fundamentales que siguen sin convencer a nadie de que el proceso de corrección está realmente en curso.

También con dólares más caros estamos pagando la irresponsabilidad del mal manejo financiero del país durante la primera mitad de este gobierno.

Hay otros hechos que le pesan mucho a la paridad peso-dólar y que de hecho han sido factores de atención durante muchos años.

El cambio en la política monetaria de Estados Unidos solía ser el único tema que realmente preocupaba en materia cambiaria. Tiempos aquellos en que ni la inflación, ni el bajo crecimiento, ni la política, ni la Casa Blanca causaban angustias, solamente la tensión de pretender adelantarse a las decisiones de la Reserva Federal de los Estados Unidos.

Hoy paradójicamente existe algo cercano a la certeza de que dentro de una semana habrán de subir las tasas de interés de referencia en Estados Unidos en un cuarto de punto. Y a partir de ahí se mantendrá una tendencia clara hacia la neutralidad de la política monetaria.

Es predecible el tono del discurso de los banqueros centrales de ese país, no deberá cambiar mucho de lo que han adelantado en diferentes foros durante estos días. Pero lo que no sabemos es si una decisión así no provocará una reacción colérica en el presidente Donald Trump.

Entonces, el hecho de que el mercado se bebiera 1,000 millones de dólares en coberturas de entre 30 y 360 días nos habla del tamaño del miedo a la volatilidad que hay en los mercados y a esa urgencia de aceptar la invitación a ocupar un lugar en el refugio antinuclear que ofreció el Banxico.

Quedan otros 19,000 millones de dólares de coberturas que ofertará el Banxico y podremos considerar que son todo un éxito el día que sólo las reclamen aquellos que quieran usar el instrumento como un accesorio de precaución, no ante la inminencia de una depreciación mayor.

No es lo mismo comprar un seguro para el auto por precaución que pretender adquirirlo ante lo que creemos es un inminente choque de frente contra el dólar.

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

1 Comentarios
Comentarios
Anónimo
Agregado:
8 Mar 2017 |
11:11 AM

Estimado Sr. Campos, concuerdo y no con su columna, concuerdo en que las coberturas de BM, son para cubrir el miedo, pero a que precio salieron, ¿alguien lo sabe?, y bueno quienes especularán con ellas serán los bancos, el resto de los mediocres Mexicanos (como siempre) solo la verán pasar, o sea negocio para pocos y solo los queridos (cuanto les costo......año de Hidalgo), en lo que no estoy de acuerdo es que nuestra moneda este a expensas de como amanezca el presidente de Estados Unidos, ¡¡¡tenemos uno de los países mas grandes del mundo, andamos en mas de 115 millones de Mexicanos!!!, y un tipo con un twiter nos mueve el piso.......mentira, el que nos mueve el piso es el gobierno Mexicano, vean, por ahí anda el peña, feliz de la vida, como si se hubiera encontrado un billete de lotería premiado, diciendo que todo está bien, (en que mundo vive este ¡¡¡¡ INOCENTE !!!!), luego el Meade, diciendo que el gobierno ha cumplido con sus metas en materia de gasto, Por favor vean el presupuesto 2015 vs numero reales y presupuesto 2016 vs. numero reales, a pesar de los 230 mil millones de pesos que le sacaron al BM, quedamos con numero rojos, y saben que gastaron mas de lo presupuestado y el recorte se lo pasaron por el arco del triunfo, y lo peor, los 500 rateros que están en San Lázaro y los senadores, no hicieron NADA...así como lo lee NADA, para que sirve tanto aspaviento si cualquier auditoria de la federación, no sirve para nada........para NADA, PARA NADA, ¿ENTENDIERON BIEN ESTUPIDOS MEXICANOS?, NO SIRVE PARA NADA.

Periódico El Economista es una empresa de