Contrastan cifras de crecimiento de México y EU
CREDITO: 
Joaquín López-Dóriga Ostolaza

La semana pasada, se publicaron los datos preliminares del Producto Interno Bruto (PIB) para el primer trimestre de este año tanto en México como en Estados Unidos. En el caso de México, el PIB tuvo un crecimiento anual de 2.7% con respecto al primer trimestre del año anterior. Sin embargo, esta cifra está distorsionada por un efecto calendario positivo, ya que la Semana Santa en el 2016 cayó en marzo, mientras que en el 2017 cayó en abril, lo cual generó más días laborales en el primer trimestre del 2017.

Al desestacionalizar las cifras, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía reportó un crecimiento anual de 2.5 por ciento. Mientras tanto, la cifra desestacionalizada de crecimiento trimestral (que compara el primer trimestre de este año contra el cuarto trimestre del año pasado) fue de 0.6%, la cual superó el consenso de expectativas ubicado en 0.5% pero estuvo por debajo de 0.7% registrado en el cuarto trimestre.

La cifra destacionalizada de crecimiento trimestral refleja una desaceleración menor a la esperada y se ubica ligeramente por debajo del promedio de las observaciones de crecimiento secuencial de los últimos cuatro trimestres. Al anualizar el dato de crecimiento trimestral de este primer trimestre, obtenemos una cifra de crecimiento estimada de 2.4%, la cual compara favorablemente contra la cifra de crecimiento trimestral anualizada del PIB en Estados Unidos que fue de tan sólo 0.7% en el primer trimestre.

Esta cifra es considerablemente menor al crecimiento de 2.1% observado en el último trimestre del año pasado. Sin embargo, la debilidad en las cifras de crecimiento del PIB del primer trimestre con respecto al cuarto del año anterior se ha vuelto un tema recurrente en Estados Unidos. Sin embargo, este patrón de debilidad en el primer trimestre ha sido seguido, de manera consistente, por crecimientos más robustos en el segundo y tercer trimestre, cerrando el año con un cuarto trimestre de crecimiento más moderado.

Esta situación pareciera sugerir que existe cierta debilidad estacional durante el primer trimestre de cada año que no se ha logrado filtrar a través de los ajustes por estacionalidad que hacen las autoridades. Sin embargo, la cifra de crecimiento trimestral anualizada de 0.7% estuvo también por debajo del consenso de expectativas de 1.2 por ciento. La realidad es que si revisamos las cifras de crecimiento de manera anual —es decir, comparando el dato del PIB al cierre de cada trimestre contra el mismo trimestre del año anterior— en lugar de hacerlo de manera secuencial como normalmente se publica —podemos eliminar parte de esta estacionalidad que los ajustes no han logrado filtrar bien a partir del 2007. Al hacer esto, nos daríamos cuenta que la economía estadounidense creció a una tasa más cercana a 1.6% durante el primer trimestre, lo cual representa una menor desaceleración que la de la cifra trimestral anualizada. Tomando esto en cuenta, es muy posible que la economía estadounidense se aceleré en los trimestres siguientes y alcance un crecimiento superior a 2% durante el 2017, el cual compara de manera favorable con 1.6% del 2017. En contraste, todo indica que la economía mexicana podría desacelerarse en los próximos trimestres, llevando el crecimiento anual a una cifra cercana a 2% que contrasta con 2.3% del 2016. No obstante, la cifra del primer trimestre de este año probablemente contribuya a aumentar el consenso de expectativas para el 2017 que previo al anunció se ubicaba cerca de 1.5%, dentro de la parte baja del rango estimado de Banco de México de 1.3 a 2.3%. Con el desempeño del primer trimestre, es posible que el consenso se vaya acercando a 2 por ciento.

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de