La Fed no se inmuta por la desaceleración del primer trimestre
CREDITO: 
Joaquín López-Dóriga Ostolaza

En lo que fue su tercer anuncio de política monetaria, el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC, por su sigla en inglés) mantuvo la tasa de interés de referencia sin cambio en el rango de 0.75 a 1 por ciento.

Gracias a la transparencia en la estrategia de comunicación de la Reserva Federal (Fed), el mercado tenía totalmente descontado este escenario, por lo que la atención de los especialistas estuvo enfocada en el comunicado de prensa para ver si la reciente publicación de la cifra preliminar de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) —que fue la más baja en tres años— llevaba al FOMC a un posible cambio de planes sobre el rumbo futuro de las tasas de interés.

Vale la pena recordar que con el anuncio de política monetaria de abril, en el que se realizó el primer incremento del año en la tasa de referencia, y la subsecuente publicación de las minutas de esa reunión, la Fed continuó señalando al mercado un escenario base con un total de dos alzas adicionales antes de que concluya el año, siendo la primera de éstas en la reunión de junio (en la reunión de diciembre del año pasado, la Fed mandó una señal al mercado de que esperaba realizar tres alzas en la tasa de referencia de un cuarto de punto cada una durante el 2017).

Sin embargo, después de que la estimación preliminar del PIB del primer trimestre de este año, publicada la semana pasada, arrojara un crecimiento trimestral anualizado de apenas 0.7% —lo cual implica un crecimiento trimestral sin anualizar de apenas 0.2%— combinado con una disminución en la inflación reportada para marzo, abría la posibilidad a una postura más acomodaticia para el resto del año. No obstante, el contenido del comunicado de prensa dejó claro que la Fed considera que la desaceleración en la actividad económica observada en el primer trimestre es un tema temporal.

La Fed destacó que a pesar de la desaceleración en el consumo reflejada en los datos preliminares del PIB, hay una serie de indicadores adelantados que hacen pensar en una fuerte recuperación para el segundo trimestre. Dentro de estos indicadores se encuentran las encuestas de confianza del consumidor, el continuo fortalecimiento del mercado laboral y un mejor clima de inversión corporativa.

Como mencionamos en la edición de Sin Fronteras de este martes, la Fed está consciente que la debilidad en las cifras de crecimiento del PIB del primer trimestre con respecto al cuarto trimestre de cada año anterior se ha vuelto un tema recurrente. Asimismo, la Fed está consciente que este patrón de debilidad en el primer trimestre ha sido seguido, de manera consistente, por crecimientos más robustos en el segundo y tercer trimestre, cerrando el año con un cuarto trimestre de crecimiento más moderado. En este sentido, las principales corredurías anticipan que el PIB podría crecer entre 3 y 4% de manera anualizada durante el segundo trimestre.

Aunque la Fed está consciente de que los datos de confianza de los hogares y empresariales son vulnerables a un ajuste en los mercados derivado de que no se cumpla con la esperada desregulación y un ajuste a la baja en las tasas de impuesto sobre la renta a nivel corporativo, también sabe que mandar una señal de mayor lentitud en su plan de normalización de tasas podría contribuir a una burbuja en los mercados accionarios. Asimismo, la Fed está consciente de que la economía global se encuentra en una etapa de recuperación cíclica que viene robusteciéndose.

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de