La luz verde de Lighthizer para renegociar el TLCAN
CREDITO: 
Enrique Campos Suárez

Los negociadores de México y Canadá estarán frente a un experto en el tema

¿Será conveniente para México la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)?

La verdad es que no lo sabemos, en lo que ya tenemos claridad por ahora es cuándo iniciarán las pláticas entre los tres países firmantes.

Después de varios meses de bloqueo, finalmente el Senado de Estados Unidos destrabó el nombramiento de Robert Lighthizer como el representante comercial de Estados Unidos. Este puesto es la conexión necesaria entre los planes renegociadores de la Casa Blanca y la posibilidad legal de hacerla.

De hecho, cuando el presidente Trump filtró la posibilidad de firmar una orden ejecutiva para sacar a Estados Unidos del TLCAN como regalo por sus primeros 100 días de gobierno, realmente estaba mandando un mensaje a los senadores de que si no se apuraban a destrabar ese nombramiento, tomaría la acción nuclear de desbaratar el acuerdo desde sus facultades como presidente.

La amenaza parece que funcionó ya que el 25 de abril Lighthizer superó la votación de la comisión senatorial correspondiente y del pleno.

No es que Lighthizer sea un personaje suavecito, todo lo contrario tiene antecedentes de no ser simpatizante del libre comercio. Sin embargo, los negociadores mexicanos y canadienses tendrán frente a sí a una persona que domina el tema comercial por lo que no hay una curva de aprendizaje como la que sí tiene la mismísima Presidencia de Estados Unidos.

Entonces, si estamos a mediados de mayo y si el gobierno de Trump se tarda un par de días hábiles para notificar al Congreso su deseo de abrir a la renegociación el acuerdo comercial estadounidense, deberíamos ver el primer saludo de las tres partes en la mesa del diálogo por ahí de la segunda mitad de agosto.

Son 90 largos días en los que pueden suceder muchas cosas y más tratándose del gobierno de Donald Trump. Si durante ese tiempo pretende tirar línea a sus contrapartes, si busca presionar de más a México o Canadá o bien si define que quiere acuerdos bilaterales en lugar de uno trilateral, podríamos ver el final de TLCAN como lo conocemos antes de esa fecha.

Como sea, este tiempo que ha pasado desde la toma de posesión de Trump, hace casi cuatro meses a esta fecha, se han formado bloques opositores al proteccionismo del gobierno de La Casa Blanca.

Han sido meses valiosos para que amplios sectores económicos entiendan que no les conviene marginar a México del libre comercio. Es también un momento en que al parecer los que quieren preservar el acuerdo han ganado en establecer una política frente a los más extremistas que prefieren la ruptura.

Así que independientemente del resultado que veamos al paso de varios meses más, este nombramiento pone ya sobre la mesa fechas específicas, aunque aumenta la tensión y la incertidumbre, al menos permite pensar que no se juntará la renegociación del TLCAN con los tiempos electorales mexicanos.

No hay que olvidar que pende sobre este país una amenaza mucho más radical y quizá proteccionista de lo que enfrenta Estados Unidos en la persona de Donald Trump.

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de