Nevado de Toluca, tragedia de los parques nacionales
Verde en Serio
Gabriel Quadri de la Torre
Ingeniero Civil, Economista, Ambientalista, Badmintonista
MÁS DEL AUTOR
CREDITO: 
Gabriel Quadri de la Torre

Desde el paroxismo cardenista de reparto agrario, el Estado renunció a ser propietario de tierras y fue abdicando de sus funciones de regulación sobre el territorio, creyéndolo sólo como una frontera de colonización donde materializar arcadias campesinas imaginadas por la Revolución. Nada más lejano a Theodore Roosevelt (Presidente visionario fundador del sistema de parques nacionales de los Estados Unidos) que Lázaro Cárdenas. Mientras Miguel Ángel de Quevedo creaba parques nacionales en el Nevado de Toluca, el Ajusco, la Malinche, el Pico de Orizaba, el Nevado de Colima, Tepoztlán, Chacahua, y otros más, el General Cárdenas creaba ejidos sobre las mismas tierras, entregando el incipiente sistema de parques nacionales mexicanos... a propiedad privada.

Como era de esperarse, fueron objeto de una minuciosa actividad de saqueo, sobreexplotación y destrucción. Para cualquier país que valore su identidad y su riqueza biológica y escénica, así como sus paisajes naturales más significativos, los parques nacionales deben ser un verdadero tesoro de identidad y orgullo, resguardado y abierto al disfrute colectivo con la misma determinación con que se resguardan y disfrutan los monumentos históricos. Estados Unidos, Canadá, Chile, Argentina, Brasil, Costa Rica, todos los países europeos, y todos los demás países civilizados del mundo tienen una red más o menos extensa de parques nacionales de propiedad pública o del Estado. Fueron siempre de propiedad pública o se compraron o expropiaron, dada su importancia, para la conservación del capital natural e infraestructura ecológica de los países. Son verdaderos bienes públicos. En México, no.

La mayor parte de los parques nacionales mexicanos han languidecido en el abandono y han sido objeto de explotación intensa por parte de sus propietarios. La degradación es evidente, a pesar de que, de acuerdo con la legislación mexicana, los parques nacionales son una categoría fundamental de nuestro catálogo de áreas naturales protegidas (ANP), que ocupan ya cerca de 12% del territorio nacional terrestre, a pesar de que las ANP constituyen el instrumento más importante y vital para la conservación de la biodiversidad, de los recursos naturales y de los valores escénicos y paisajísticos más entrañables de la Nación.

En buena medida, las ANP de México sobreviven y se desarrollan en la precariedad, gracias al esfuerzo y compromiso heroico (sí, heroico) del personal que las atiende en la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp). Todo ello, en un contexto de escasez de visión, ninguneo y marginalidad en la escala de prioridades de los altos funcionarios, y de miseria presupuestal. El presupuesto para las ANP y para la Conanp es sólo ¡1.7% del presupuesto total de la Semarnat! -1,000 millones de pesos- y se ha reducido notablemente en términos reales.

El Nevado de Toluca es un ejemplo arquetípico. Talado y deforestado, incendiado, plagado de actividades agrícolas y ganaderas irresponsables, contaminado por agroquímicos, saturado de construcciones infames, y erosionado a manos de sus propietarios al grado de que cárcavas gigantescas provocan el derrumbe de taludes. No se encontró mejor solución, en el escenario descrito, que hacer legal lo ilegal y resolver todo por el denominador más bajo, confeccionando un nuevo decreto permisivo que elimina la augusta figura de Parque Nacional y lo convierte en área de protección de flora y fauna, donde todo lo que hoy ocurre, se vale. ¡Sólo se mantiene el cráter como zona de conservación! Conformismo, resignación, mediocridad, renuncia, aceptación de impotencia, incuria... O realismo, argumentan. Es decepcionante. México merece parques nacionales (¿o no?) que deben estructurarse con base en expropiaciones y compras de tierras, regulación y vigilancia estrictas, y pagos por servicios ambientales a los propietarios. Eso debe hacerse en el Nevado de Toluca.

www.gabrielquadri.blogspot.com

2928 lecturas
0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de