La simpleza de los MVNO
columnas
Jul 22, 2015 |
22:30
CREDITO: 
José F. Otero

La proliferación de operadores móviles virtuales, mejor conocidos como MVNO en México, estará supeditada a la adjudicación de concesiones de espectro radioeléctrico a los operadores móviles de red del mercado. En otras palabras, para que los operadores que poseen infraestructura puedan vender capacidad sin enfrentar obstáculos, éstos tienen que tener suficiente espectro ocioso que puedan colocar a disponibilidad de los MVNO interesados.

Si un operador experimenta congestión de tráfico por dividir el espectro radioeléctrico que tiene asignado entre distintas plataformas tecnológicas en una localidad de alto tráfico, es altamente improbable que un interesado en ofrecer servicios como MVNO se le acerque para llegar a un acuerdo. Ante este panorama, si el gobierno garantiza suficiente espectro para todos los jugadores del mercado, simultáneamente está garantizando un incremento en las opciones de compra de capacidad que pueden tener los MVNO.

Lo anterior, considerando un punto muy importante y que parece que ha pasado desapercibido en la mayoría de las discusiones de este modelo de negocio en México. A menos que exista un contrato de exclusividad entre el MVNO y el operador, los operadores móviles virtuales no están comprometidos a utilizar la infraestructura de un solo operador de red. En el caso de México, esta situación sería hasta más difícil si se tiene en consideración lo que estipula el transitorio decimosexto de la Constitución sobre la red mayorista y las condiciones vigentes hacia el operador denominado preponderante, mientras éste sea considerado como tal por las autoridades regulatorias del sector.

Se podría afirmar que la tendencia en México antes que en otros mercados de América Latina será ver MVNO que ofrecen servicios basados en los servicios mayoristas que compren de dos o más operadores del mercado. Este acercamiento les permitirá lograr a nivel red una cobertura envidiable en el país, aunque su alcance por modelo de negocio se limite a la fracción del país donde decidan poner puntos de venta de sus servicios.

Traducir el interés de un MVNO en un operador sobre otro es desconocer la dinámica de este modelo de negocios y limitarse a dar una explicación superficial. Hay otros temas que van más allá de la cobertura geográfica que pueden servir como justificación para cerrar acuerdos mayoristas con dos o más operadores de redes para el lanzamiento de un MVNO.

Quizás el mejor ejemplo lo presenta la futura red mayorista LTE a construirse utilizando la canalización de Asia-Pacífico en la frecuencia de 700 MHz o Banda 28. De cumplirse el deseo de operar una red 100% LTE que albergue operadores móviles virtuales, las empresas que tengan como parte de su mercado potencial el segmento consumidor, luego de cerrar un acuerdo de MVNO con el administrador de esta iniciativa público-privada, seguramente buscarán en los operadores de redes ya establecidos en el mercado un acuerdo similar para poder potenciar sus servicios. Aquellos MVNO que decidan no hacerlo verían estrecharse su margen de maniobra al momento de ofrecer dispositivos a los clientes, pues al no tener acceso a redes GSM o HSPA sus teléfonos tendrían que estar habilitados a voz sobre LTE, conocido también como VoLTE en las conferencias de la industria.

Asimismo, el nacimiento y expansión de la red mayorista no ocurrirá en unos pocos meses. Alcanzar una cobertura nacional equiparable al de las dos mayores redes del país será un proceso de al menos un par de años, por lo que los MVNO que utilicen esta red mayorista podrían estar interesados en complementar su cobertura, al menos inicialmente, con un acuerdo con cualquiera de los otros operadores de red del mercado. Nadie dijo que el modelo de MVNO sea sencillo.

José F. Otero es director para América Latina y el Caribe de 4G Americas.

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de