Los primeros 100 días de Trump
CREDITO: 
Joaquín López-Dóriga Ostolaza

El lunes se cumplen los primeros 100 días de Donald Trump como presidente. Aunque esta aduana arbitraria no permite hacer una evaluación significativa sobre la nueva administración, sí nos deja ver, en cierta medida, las prioridades en la agenda de gobierno y las limitaciones a su implementación.

Aunque Trump ha firmado una serie de órdenes ejecutivas en línea con sus promesas de campaña, la realidad es que son pocas las que han tenido un impacto tangible. Trump ha mantenido su discurso nacionalista y proteccionista, pero las acciones concretas de política económica y comercial de su gobierno distan mucho de la retórica populista de la campaña.

En la campaña, Trump atacó constantemente a China y amenazó con etiquetarlo como un “manipulador” de su moneda, prometió establecer impuestos a los bienes importados de socios comerciales donde Estados Unidos mantiene un déficit comercial, apostó por eliminar el Obamacare, prometió una reforma fiscal inmediata, un plan de inversión en infraestructura y una renegociación radical de los acuerdos comerciales empezando por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). En ninguno de estos frentes ha logrado entregar resultados.

En la reciente reunión con China, Trump no habló del gobierno chino como un manipulador de su moneda ni los amenazó con implementar impuestos a las importaciones. Por otro lado, la reforma del sector de salud fue un fracaso rotundo que ha puesto en veremos su promesa de reducir los impuestos de manera considerable. Aunque el plan de reforma fiscal anunciado ayer sí contempla los prometidos recortes en las tasas del Impuesto sobre la Renta y la simplificación del Código Fiscal, no incluye ningún impuesto fronterizo a las importaciones.

La ausencia del impuesto fronterizo —que generaría ingresos importantes— y el fracaso en la reforma de salud —que generaría ahorros importantes en el gasto— provocarán resistencia de los legisladores más conservadores que no están dispuestos a ampliar el déficit público. En cuanto a los acuerdos comerciales, la única promesa de campaña que se ha cumplido cabalmente es la de retirar a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), mientras que la promesa de hacer una cirugía mayor al TLCAN y otros acuerdos comerciales se ha venido diluyendo.

Por otro lado, la mayoría de los comentaristas políticos considera que la administración ha actuado de manera desordenada y en algunos casos amateur. Como muestra de esto, están entre otras: i) la gran cantidad de puestos de segundo y tercer nivel que siguen vacantes dentro de la administración; ii) la suspensión judicial de las órdenes ejecutivas para restringir la migración; iii) la falta de coordinación con su propio partido para impulsar cambios legislativos.

Esto se puede ver reflejado en las encuestas de popularidad, donde Trump tiene el nivel de aprobación más bajo para un presidente nuevo en la historia. Asimismo, las encuestas teóricas para la elección de puestos legislativos —que simplemente preguntan a los encuestados si votarían por un legislador republicano o demócrata sin hacer alusión a ningún candidato en particular— muestran una desventaja importante para los republicanos, reflejando la inconformidad del electorado con el desempeño de la nueva administración hasta ahora.

A pesar de la falta de logros tangibles en su agenda, Trump sigue siendo impredecible y no podemos descartar que insista en implementar una agenda más populista para tratar de mejorar su nivel de aprobación. En esta última semana se han tomado medidas como la implementación de un impuesto especial a las importaciones de madera canadiense y el lanzamiento de una investigación de las importaciones en el sector de aluminio.

Estas medidas se suman al arancel que se impuso al acero y los rumores de que Trump firmará una nueva orden ejecutiva para retirarse del TLCAN. No debemos sorprendernos si se anuncian medidas adicionales en estos días, pero tampoco debemos sobrerreaccionar dado el impacto limitado de las órdenes ejecutivas firmadas hasta ahora.

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de