Telmex y el escaparate de la F1

Credito:

Juan Manuel Ramírez G. / El Economista

La estrategia es directa. Telmex quiere aprovechar la vitrina publicitaria más grande del mundo y la Fórmula Uno la tiene.

Con 600 millones de espectadores y audiencia anual acumulada de 8,700 millones de televidentes en todo el mundo, la máxima categoría automovilística es el siguiente paso que dará la telefónica para posicionarse en Europa y Asía.

Con inversiones en Estados Unidos, Canadá y América Latina, el conglomerado de empresas de Carlos Slim ve en F1 la posibilidad de entrar a los mercados de Europa y Asia, continente que con 10 y ocho países, respectivamente, poseen en conjunto 18 de las 20 fechas de la temporada 2011.

“Está claro que la Fórmula Uno es una de las herramientas de marketing más poderosas del mundo”, explicó el jefe de McLaren, Martin Whitmarsh, en un estudio de F1 Racing.

“Ofrece visibilidad comercial a escala mundial. Es cara, pero el año pasado tuvo una cobertura televisiva con un valor de 4,800 millones de dólares, lo que hace que salga la cuenta”, agregó el directivo inglés.

El estudio refiere que este año, a pesar de la crisis económica mundial, 26 patrocinadores se integraron al Gran Circo y con ello la cartera de la F1 rebasó las 200 empresas que invierten su dinero en los 12 equipos.

La llegada de Telmex le da un respiro financiero a Sauber Motorsport, que esta temporada presentó un coche en blanco ya no pudo cerrar acuerdos con patrocinador alguno.

Como ejemplo, la escudería Ferrari inició este año un contrato, del 2010 al 2014, con la entidad bancaria española Santander por el patrocinio principal del equipo valuado en más de 250 millones de euros y que este mismo año con las actuaciones de Fernando Alonso logró recuperar la inversión e incluso lanzó al mercado una tarjeta de crédito con el tema “Ferrari”, la cual espera colocar 50,000 plásticos en un año. De tal manera no sería lejano pensar que otras marcas mexicanas además de Telmex estarán sobre el chasis del los autos blancos de Sauber.

“La presencia en el auto será importante y las campañas publicitarias nos va dar cercanía con las gente para que se familiarice con la F1”, explicó Slim Domit, dueño de la escudería Telmex.

¿La F1 de vuelta a México?

El arribo de Pérez a la Fórmula Uno y la estancia asegura de Esteban Gutiérrez en el mismo equipo como piloto reserva, le dará movimiento al automovilismo deportivo en México y Estados Unidos.

Según Slim Domit, el Gran Premio de Estados Unidos, el cual se realizará a partir del 2012 en Austin, Texas, será importante para conocer los alcances que tiene el Gran Circo entre los residentes mexicanos que viven en aquella región de la Unión América. Una “ayuda extra” la podría ofrecer José Abed, vicepresidente de la FIA, cercano del actual presidente Jean Todt.