Forlan: El delantero que nunca falla

Credito:

Llanely Rangel Medina / El Economista

El que nunca falla. Eso escuchó el Atlético de Madrid. La oferta de Villarreal era una oda a El Padrino, de Mario Puzo. El club rojiblanco vivía una brujería de 48 años sin coronarse en torneos internacionales y su delantero Fernando Torres estaba a punto de partir. Imposible resistirse al encanto de Diego Forlán.

La compra de hace cuatro años fue por 21 millones de euros. Ayer el Inter de Milán pagó 5 millones de euros ¿Pérdida? Un gol en promedio cada 161 minutos -un total de 94- y dos tantos que se cuentan aparte, brindaron a las vitrinas del Atlético de Madrid su segunda Copa Internacional. Hamburgo Arena se cimbró. Un príncipe asturiano se puso de pie.

El retorno a la gloria no es fácil y la disputa por la Liga de Europa se definió en tiempos extras. El club inglés Fulham, pero sobre todo Mark Schwarzer, eran el blanco de Diego. “Siempre ataca”, dijo el estratega Rafa Benítez, quien lo enfrentó al mando del Inter de Milán en la Supercopa 2010.

Kun Agüero y Diego Forlán lo hicieron juntos. Igual que hoy, se despiden juntos del Atlético. Esta dupla seguramente no dejará de recordarse en las 49,000 personas que presenciaron el choque.

Un remate fallido de Agüero demostró porqué Diego es el acreedor de dos botas de oro. Su derecha no falla. Los dirigidos por Roy Hodgson empataron pronto.

La diana de la victoria se dio a desear. A poco de finalizar el tiempo extra, Kun mandó un pase a Forlán y con el control que lo caracteriza metió de taco el balón en la red. Uruguay y España juntos. El Atlético de Madrid hoy cierra un ciclo.

Por la crueldad en los pies del delantero han pasado muchos mártires. Al Atlético de Bilbao le alegrará su partida: en 14 enfrentamientos le metió 12 goles, al Racing de Santander y al Barcelona 10. Es el que nunca falla, Diego Forlán, ahora jugador del Inter de Milán.