El futbol generará US800,000 millones
China pone los pilares de su poder en el futbol
Tom Byer, asesor técnico de futbol del ministerio de educación chino, habló con el economista del proyecto educativo en el país asiático.
Marisol Rojas
Ene 11, 2017 |
22:40
Programa. Los niños aprenderán futbol... hasta en la televisión. Foto: Especial
compartir

En el año Mundialista del 2030, nos moriremos más por enfermedades que no se transmiten, como el cáncer, podremos ir de vacaciones sin salir de casa, el Internet va a desaparecer o cambiará lo suficiente para saber que no es como hoy lo conocemos. China será la economía más poderosa del mundo y este 2017, por primera vez en la historia, será parte del Foro Económico Mundial de Davos, Suiza. Xi Jinping inaugurará el Foro la próxima semana.

También —suena extraño— pero serán una potencia en el futbol. ¿Quién no podría serlo si para el año 2020 planean impactar a 30 millones de niños que tengan como una materia académica el futbol?

Pues todo eso será posible, de acuerdo con proyecciones de los especialistas, uno de ellos, Tom Byer, el asesor técnico responsable del Programa de Futbol Escolar de China, contratado por el Ministerio de Educación.

Él lleva a cabo esta ambiciosa planeación para el país más poblado del mundo con 1,370 millones de habitantes, población que representa una quinta parte del total mundial.

Tesis que ponen al país asiático como centro del mundo, mucho de esto lo han dicho Mark Zuckerberg, Bill Gates o el Fondo Monetario Internacional, actores exitosos, poderosos y líderes. Alguna razón tendrán sus palabras, ¿no? Bueno, pues China entonces dominará el futbol...

En el 2025 se espera que la industria del futbol en China genere más de 800 mil millones de dólares en una ruta que puede tardar desde la actualidad, de 10 a 20 años.

Para llegar a esta proyección, Byer responde al Ministerio de Educación coordinando programas de futbol para el nivel primaria. ¿Por qué empezar por los niños?

“China es un país en el que si entiendes un poco su cultura y el entorno, el futbol es un negocio y no aún una tradición. Es una tesis que he explicado en mi libro El futbol comienza en casa, que fue impreso por el gobierno chino”, explicó vía telefónica desde Japón a El Economista.

“El programa establece que en el año 2020 China cuente con 50,000 escuelas de futbol, que no significa que solamente construirán nuevas infraestructuras, sino de las existentes, el futbol sea parte del currículo en sus clases de educación física”, explicó.

Para llegar a los más de 100 millones de niños en el país que están en un rango debajo de los 6 años de edad, el proyecto diseñado por Byer se apoyará, a partir de marzo del presente año, en una serie de lecciones por cápsulas informativas de tres minutos de duración transmitidos en la principal televisora educativa china, CETV, controlada por el Ministerio de Educación. Con esta acción buscan impactar a más de 200 millones de telehogares.

“En ellas mostraremos a los niños cómo pueden mejorar sus habilidades técnicas con un balón. La estrategia también es educar a los padres para que creen un ambiente en casa donde les enseñen cosas básicas, como patear el balón y manipularlo”, destacó.

Usar la televisión para impactar a más población, es un recurso que menciona funcionó hace 14 años en Japón, iniciándose como una cápsula por las mañanas todos los días hasta que se convirtió en el programa más popular para los niños.

Así, el futbol busca canales que lo muestren en la cotidianidad de la vida de la población y llegar a las escuelas de las 32 provincias del país. El año pasado, niños de 6,000 escuelas practicaban —en su mayoría el futbol— al ser parte de algún equipo y practicar varias veces a la semana.

El proyecto se remonta a una iniciativa del 2009 que permaneció por tres años. En el 2014, ya en la era y con el apoyo del presidente Xi Jinping, fue posible el primer piloto del programa de ocho años para el gobierno Beijing Bureau Education, que empezó con cinco escuelas primarias en Beijing. Byer fue el encargado entonces de entrenar a los técnicos y profesores.

El futuro de la educación deportiva enfocada al futbol de ese país está en manos de Byer que también es parte de la Súper Liga China, que en este mercado invernal se ha llevado a grandes estrellas como Carlos Tévez, Alex Witsel, Oscar.

“Mi actividad incrementó en el 2013 cuando fui contratado por el club Beijing Guoan, un club que es muy influenciable porque pertenece al conglomerado Citic Group que tiene acciones principalmente con el Ministerio de Finanzas, lo que hace que tengan un vínculo fuerte con el gobierno”, mencionó.

En unos años escaseará el agua, el petróleo y otros recursos naturales y China tendrá para el futbol un panorama de prosperidad con infraestructura, educación, apertura televisiva y jugadores de casa que podrán no sólo ambicionar una sede y un título en un Mundial.

marisol.rojas@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios