la polémica de curry, un ejemplo
La política complica a los patrocinadores
El conflicto entre Stephen Curry y la empresa Under Armour podría culminar o proseguir, pero ha dejado claro un hecho: en una era de polarización política, se ha vuelto más complicada la dinámica entre los deportistas famosos y los patrocinadores.
AP
Feb 16, 2017 |
22:15
Declaraciones. El jugador de Warriors vs Under Armour. Foto: AFP
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

El conflicto entre Stephen Curry y la empresa Under Armour podría culminar o proseguir, pero ha dejado claro un hecho: en una era de polarización política, se ha vuelto más complicada la dinámica entre los deportistas famosos y los patrocinadores.

Una figura tan prominente como Curry tiene una gran influencia y puede ahora llamar a cuentas a una compañía por sus posturas sobre temas políticos y sociales.

“Es fácil decirlo y difícil hacerlo”, opinó Christopher R. Chase, socio del despacho de abogados Frankfurt Kurnit Kleyn & Seltz, que se enfoca en aspectos legales de grandes campañas de marketing en el deporte. “Sí, Steph Curry puede rescindir el contrato mañana si se le da la posibilidad, y obtendría un nuevo convenio por ser quien es. Pero este nuevo acuerdo no sería tan bueno. Para Nike, él podría ser uno entre 20 basquetbolistas y no el principal”.

Los dimes y diretes entre Curry y el director general de Under Armour, Kevin Plank, llegaron a su segunda semana y podrían prolongarse hasta el Juego de Estrellas.

Plank consideró que el presidente Donald Trump es “un verdadero activo para el país”. Curry rechazó esa idea y sugirió que no dudará en dar por terminados contratos que no reflejen sus valores.

Poco después, Plank emitió un comunicado en que buscó apagar la controversia. El miércoles, el ejecutivo publicó un anuncio a plana completa en The Baltimore Sun.

“La empresa apoya la igualdad de derechos y la creación de trabajos y cree que la inmigración es una fuente de fuerza, diversidad e innovación para las empresas en Estados Unidos que hacen negocios con todo el mundo”, refirió.

Under Armour no es la única gran empresa cuyos deportistas deciden manifestar posturas sobre temas políticos o sociales.

Nike lanzó una campaña en la que aparecen LeBron James, Serena Williams y Megan Rapinoe, una futbolista que reveló su orientación lésbica. El anuncio representa la más reciente manifestación en favor de la comunidad LGBT.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de