empata chivas y marca de visitante
Tigres se conforma, pero camina a la final
El equipo de Ricardo Ferretti no liquidó a los Xolos y los derrotó 2-0 cuando tuvo oportunidad de hacer más amplio el marcador.
Ventaja. Tijuana tiene que ganar 2-0 para avanzar a la final, si le marcan un gol, tiene que anotar cuatro. Foto: AFP
compartir

Lucas Zelarayán se dirigió a la banca al minuto 76 con un trote firme y un rostro que reflejaba tranquilidad, sensación que dejó en todos sus compañeros y en el cuerpo técnico de Ricardo Ferretti, entrenador de los Tigres que llevó a su equipo a una victoria de 2-0 ante Tijuana que les permite soñar con su segunda final de forma consecutiva.

El Chino Zelarayán tenía razones de sobra para sentirse satisfecho a pesar de que terminaría de ver el juego desde la banca. Y es que el futbolista argentino de 25 años fue el principal culpable de que su equipo se quedara con la victoria en la semifinal de ida ante el súper líder. El primer gran momento del volante sudamericano se dio al 41 minuto en el que recibió una servicio de Ismael Sosa, mismo que controló en primera instancia con el talón para después prender de aire la pelota y fusilar a Gibran Lajud.

Instantes después, cuando todos en el estadio ya sentían que el descanso llegaría con el 1-0 parcial, Zelarayán mandó una pelota al área que la zaga no atinó a despejar, permitiendo que Javier Aquino entrara con decisión y mandara un disparo raso que sólo puedo ser detenido por las redes. Con gran responsabilidad de Lucas, los Xolos quedaron golpeados severamente en apenas tres minutos.

Con un segundo tiempo con menos emociones llegó el final del primer duelo entre Tigres y Tijuana, con saldo de 2-0 que obliga al súper líder a ganar 2-0, o, en su defecto, si llega a recibir un gol en su cancha, por 4-1. Por lo pronto ahora Zelarayán ha dejado comprometidas las opciones de llegar a la final del mejor equipo de la fase regular.

Empate... a favor de Chivas

Hernán Cristante y los jugadores del Toluca abandonaron la cancha de la Bombonera con el rostro tenso, esbozando sonrisas nerviosas, ése gesto que se ha convertido en una costumbre cuando dejan el césped de la Bombonera para dirigirse hacia el vestidor. Y es que anoche los diablos volvieron a dejar claro que en el Clausura 2017 han estado muy lejos de ser un equipo que haga respetar su estadio.

Con el 1-1 ante Guadalajara, el club escarlata sumó cinco partidos consecutivos sin poder festejar ante sus aficionados, estadística que refuerza las cuatro derrotas y un empate que sufrieron en su casa en nueve compromisos de la fase regular. Los pupilos de Hernán Cristante no ganan desde la jornada 12 en el Nemesio Diez, semana en la que superaron 2-0 a Necaxa. De ahí en adelante, lograron sacar empates contra Monterrey, Santos y Chivas, y se quedaron con las manos vacías ante Cruz Azul, Querétaro y Santos.

Fue en el inicio del juego cuando los mexiquenses pudieron cambiar su mala racha en casa. Apenas a los cinco minutos Gabriel Hauche tomó una pelota que Edwin Hernández perdió en zona de seguridad para dirigirse hacia el área y mandar un disparo que controló Rodolfo Cota. Después, antes de que el cronómetro marcara 10 minutos, Sambueza habilitó a Pablo Barrientos, futbolista que cuando estaba dentro del área resbaló y terminó por contactar la pelota sin fuerza.

Después de ese par de opciones despertó Guadalajara, club que vio cómo Carlos Fierro y Orbelín Pineda se perdían opciones claras frente a Alfredo Talavera, guardameta que más tarde hizo la atajada de la noche al desviar un remate de cabeza picado del mismo Orbelín.

Para la segunda parte fue hasta la recta final cuando volvieron las emociones. Fue Chivas el equipo que abrió el marcador en una acción llena de fortuna al 82. En ese instante Alan Pulido intentó habilitar a Rodolfo Pizarro, atacante a quien le quedó un rebote que dio Paulo da Silva para después fusilar a Talavera.

Cuando parecía que el Rebaño se llevaría la victoria, 120 segundos después en una pelota parada los diablos rescataron la igualada, luego de que Fernando Uribe rematara con la frente un servicio medido de Rubens Sambueza.

Tras rescatar el empate y ligar cinco partidos sin poder hacer valer su condición de local, ahora los escarlatas están obligados a ganar en Guadalajara, o bien, empatar por dos o más anotaciones.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de