La otra apertura gasolinera
blog
Abr 2, 2017 |
23:15
Archivado en:
Diario de la Reforna Energética
Luis Carriles
Reportero de El Economista
MÁS DEL AUTOR

El año pasado se robaron cerca de 26,000 barriles diarios (bd) de gasolina de los ductos de Pemex, un año antes, la cifra oficial era de 16,000 bd pero, al inicio de la presente administración, los números que dejó el PAN eran de 40,000 bd.

Las últimas cuatro gerencias no han podido hacer gran cosa para frenar esta actividad. A principios de este año Pemex Transformación Industrial sabía que hay al menos 400 gasolineras que no compran gasolina y siguen abiertas. Muchas de ellas en el Bajío y otras hacia el norte.

En Tula y Atitalaquia hay una enorme red de venta de combustible robado y los operativos sacudieron una actividad con por lo menos 10 años de operación; lo mismo en San Martín Texmelucan, esa zona es cuna del sobrenombre de huachicol, un términos que hacía referencia a la mezcla de petróleo crudo robado con solventes, usado en las ladrilleras de la zona. El negocio de los huachicoleros ahora es vender gasolina y hay algunas gasolineras donde el riesgo de que te vendan combustible robado y adulterado es grande.

El litro de gasolina robada se vende en el triángulo huachicolero conformado por los municipios de Acajete, Tepeaca y Palmar del Bravo, todo aledaños a Puebla Capital, en precios que van de los 10 a los 12 pesos, de acuerdo con información de las autoridades la mayor parte de los vehículos usados para el movimiento del producto tiene placas de Guerrero y Puebla.

En el sur el problema es el contrabando. Las pipas con gasolina provienen de Guatemala y llegan hasta Tuxtla Gutiérrez desde Frontera y Comalapa con producto de buena calidad y bajo precio porque allá no hay Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, y se va volviendo una estampa común, de hecho, primero se hacía a escondidas y poco a poco es una actividad más abierta igual que en Puebla, Hidalgo y algunos lugares de Veracruz.

¿Hay cómplices dentro de Pemex?

Lo que hay es un pleito muy fuerte entre trabajadores sindicalizados y los de confianza, ambos conocen la suficiente información como para a visar a las mafias de los movimientos de producto. Sólo algunos están conectados entonces sí, hay gente que adentro les avisa.

Buzos

1.-En el norte del país —Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas— los “dueños de todo” han comenzado a vender energía eléctrica a las empresas en las zonas donde ellos operan, la energía es de la CFE, las líneas del Estado y los pagos, bueno, para ellos. Y son “buenos”, cobran justo lo que el recibo dice, ni un peso más o menos.

2.-El pasado 18 de marzo, justo cuando se hablaba de que se necesita tener más inversión privada mexicana en el sector petrolero el discurso del director de Pemex, José Antonio González Anaya, más de uno volteó a ver la blanca pared que tenían enfrente, donde está lo que queda de Oceanografía. La otrora orgullosa naviera cuyo líder está a punto de salir de la cárcel. A ver si lo dejan.

3.-La Secretaría de la Función Pública anda detrás de funcionarios de la CRE que no pudieron acreditar los incrementos que tuvieron en sus propiedades por entre 1.1 y 7.3 millones de pesos, la nota es que el periodo investigado es 2002-2008, es decir, bajo la administración del anterior presidente de la CRE, Xavier Salazar.

4.-Para decepción de muchos, el caso Odebrecht no traerá nombres nuevos. La ampliación de la investigación que se dará a conocer a mediados de este mes no incluye nombres de ex uncionarios, se sabe que fue en el periodo 2008-2012 y se apunta a lo que fue Pemex Gas y Petroquímica Básica.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de