Vive DF fin de año tranquilo
Las celebraciones para despedir el 2009 se llevaron a cabo sin incidentes de consideración, mientras tanto las calles lucen semivacías en el primer día del 2010.

Los festejos de Fin de Año se llevaron a cabo sin que se presentaran incidentes de consideración, informó la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF).

La dependencia señaló que la mayor concentración de personas tuvo lugar en las inmediaciones del Ángel de la Independencia, para el evento musical denominado Concierto de Fin de Año que concluyó a las 03:00 horas.

A dicho espectáculo asistieron aproximadamente 150 mil personas, quienes dieron la bienvenida al Año Nuevo 2010 en un ambiente de convivencia familiar.

La policía capitalina desplegó A 12 mil 788 elementos, apoyados con mil 770 vehículos, en un operativo de vigilancia y vialidad en la ciudad de México principalmente en los lugares de más concentración de personas, para evitar incidentes durante los festejos.

Sin embargo, durante la noche y madrugada de hoy perdieron la vida tres personas y dos más resultaron lesionadas en tres distintos accidentes automovilísticos registrados en la delegación Gustavo A. Madero.

Mientras que dentro del Programa Conduce Sin Alcohol fueron remitidos 69 automovilistas ante distintos Juzgados Cívicos por rebasar el límite permitido de alcohol en la sangre.

Asimismo fueron enviados 47 automotores a diferentes corralones y se entrevistaron a tres mil 283 conductores, de las cuales se aplicó la prueba de alcoholemia a 502 personas y cinco a motociclistas.

En las acciones preventivas participaron elementos de la Subsecretaría de Control de Tránsito, Dirección General de la Policía Metropolitana, Dirección General de la Policía de Proximidad, y el Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM), así como la Dirección General de Helicópteros y la de Inspección Policial, entre otras.

Calles de la ciudad lucen semivacías

Una de las avenidas más importantes del Distrito Federal, Insurgentes, luce este viernes semivacía, e incluso los puestos ambulantes que se instalan a lo largo de esta arteria desaparecieron del panorama en el primer día del año.

La gente puede caminar tranquilamente y detenerse a ver los aparadores de los grandes centros comerciales ubicados en la zona.

En el Parque Hundido, una de las principales atracciones de la ciudad, había poca gente, si acaso algunos deportistas que podían correr tranquilamente sin ser molestados por perros o ciclistas.

Nicolás Martínez corría sin ningún riesgo sobre Insurgentes Sur, a la altura de Baja California y Chilpancingo.

'Nadie molesta, ni te tocan el claxón, ni te echan encima el camión o el carro, por eso me gustan estos días tan tranquilos', comentó.

A su vez, los conductores podían circular a más de 90 kilómetros por hora por la avenida, cuando tradicionalmente no se puede andar a más de 40 o 50 kilómetros.

En las estaciones del Metrobús había sólo unas cuantas personas y en las unidades de ese medio de transporte iban a bordo cuando mucho unos 10 usuarios.

Algunos de los restaurantes que se encuentran ubicados a lo largo de esta arteria se encontraban abiertos, pero con escasa afluencia de clientes.

'Venimos a almorzar y tomar una tasa de café, ya que debemos aprovechar los últimos días de vacaciones que nos quedan y descansar totalmente', dijo Alejandro Gómez empleado de una empresa automotriz.

Los meseros de un restaurante tradicional de la ciudad de México efectuaban labores de limpieza, mientras otros colocaban los manteles y cubiertos para ofrecer sus servicios.

En tanto, un buen número de establecimientos se mantuvieron cerrados en las primeras horas del día.

El café 'La Parroquia' estaba abierto, pero sólo había unos cuantos clientes. 'Venimos a tomar un rico café con leche y despertarnos después de la fiesta de Año Nuevo', señalaron Alejandra Estrada y Gena Lara.

'Fuimos a una discoteca en el Pedregal de San Angel y estuvimos ahí con nuestros hermanos y unos amigos hasta las 4:00 de la mañana.

También los grandes establecimientos del World Trade Center operaban normalmente al igual que los ubicados en Plaza Insurgentes, pero con poca afluencia de clientes a pesar de que había descuentos de hasta 50 por ciento.

La mayor parte de los puestos ambulantes que se encuentran ubicados en el interior de la Glorieta de Insurgentes estaban cerrados y los usuarios del Metro podían caminar sin ser molestados por los comerciantes o por el ruido de los equipos de sonido que promueven la música de temporada.

En la Zona Rosa los conductores podían estacionarse en el lugar que querían sin ser molestados por los llamados 'franeleros'.

En las calles de Florencia y Hamburgo había pocos peatones y la mayoría de los restaurantes, cafeterías y tiendas se encontraban cerrados.

El 'árbol más grande del mundo', instalado a un lado de la glorieta de La Palma, sigue atrayendo a turistas nacionales y extranjeros, así como de los habitantes de la ciudad.

'Está impresionante y vengo a tomarme una foto con mi familia', dijo Germán Garduño, oriundo de Veracruz y que viajó para pasarse unos días con sus familiares en el Distrito Federal.

Algunas discotecas y bares mostraban sus puertas semiabiertas para permitir la salida de hombres y mujeres, a quienes el nuevo año sorprendió en la fiesta.

'Se nos pasaron las copas y preferimos quedarnos a seguir bailando para que se nos bajaran y no tener problemas con la policía o tener un accidente', refirió Francisco García quien iba acompañado por una amiga.

abp

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de