Se trata de un grave desastre ecológico para el país
Las chinampas de Xochimilco, en peligro de desaparecer
La contaminación, el drenado y las especies extranjeras han puesto en riesgo a este milenario ecosistema considerado Patrimonio de la Humanidad por la ONU.
William Booth / The Washington Post
Mar 9, 2012 |
2:03
compartir
Widgets Magazine

Los alguna vez enormes jardines flotantes conocidos como chinampas de la ciudad de México, los cuales produjeron los manjares de los aztecas, se están muriendo gracias a una grave negligencia.

Sobre este tema, todo el mundo acuerda con tristeza.

Las chinampas han estado enfermas durante mucho tiempo, desde que Hernán Cortés llegó en 1519 y los conquistadores comenzaron a drenar los lagos.

El problema ahora es que mueren rápidamente y hay señales preocupantes de que el ecosistema está fallando.

Consultada sobre si el lugar puede sobrevivir, la respetada historiadora de Xochimilco Gloria Valek respondió: “Me gustaría creer que sí, pero podría ser imposible”.

Los canales que alguna vez alimentaron 80 kilómetros cuadrados de jardines son abrumados por peces extranjeros; la tilapia africana o la carpa asiática, que prosperan en las aguas sucias. Los peces están llenos de metales pesados alimentados por las instalaciones de tratamiento de aguas residuales -única fuente de agua del lago- ahora que los 2,500 manantiales artesianos se han secado al ser usados para saciar la sed de la megaciudad. Tal vez la mitad de los humedales originales utilizados por los vasallos de los aztecas permanecen aquí, muchos de ellos degradados. Pero la tierra podría recuperarse.

El pescador Roberto Altamirano ha trabajado para salvar Xochimilco, considerado Patrimonio de la Humanidad por la ONU. Durante dos años, ha capturado a las especies exóticas que viven en los canales. “Hemos retirado 650 toneladas de pescado, eso es una gran cantidad de peces”, afirmó.

Pero la gente no quiere comprar la tilapia ni la carpa cuando se enteran de que viene de Xochimilco, que tiene una mala reputación debido a la contaminación.

En una de las reservas de experimentación, los agricultores dejaron de usar la tilapia como fertilizante porque era demasiado tóxica.

Durante 1,000 años los agricultores plantaron pequeñas parcelas rectangulares en los lagos poco profundos alrededor de la capital azteca.

Los jardines y los canales de Xochimilco se llenaron con los escombros del terremoto de 1985 en la ciudad de México, los humedales se redujeron a la mitad por la construcción de una carretera perimetral, después de que los manantiales se secaron, las aguas residuales fueron desviadas de las plantas de tratamiento hacia los canales.

Hoy, los científicos temen que el ajolote, una rara especie de salamandra que puede regenerar sus extremidades perdidas y que está en peligro de extinción, desaparezca por completo de su hábitat natural.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de