la ciudadanía ha contribuido al fracaso de estas políticas públicas
7 datos sobre el fracaso del Hoy No Circula sabatino
Desde su implementación en el 2008 el programa Hoy No Circula sabatino ha demostrado que no ha tenido un efecto discernible en el nivel de contaminación de la Ciudad de México.
Rodrigo Riquelme
Feb 11, 2017 |
9:34

La contaminación en la Ciudad de México alcanzó niveles nunca antes vistos en el 2016. Esto provocó la toma de diferentes medidas que redujeran la cantidad de contaminantes ambientales que se encuentran en la atmósfera sobre la ciudad. Una de estas medidas fue la ampliación del programa Hoy No Circula de un día a la semana a dos y de uno a dos sábados al mes. Sin embargo, diversos estudios han demostrado la casi nula efectividad que ha tenido este programa desde su puesta en marcha en 1989.

La Ciudad de México fue la segunda ciudad, después de Atenas, en Grecia, en imponer un programa de restricciones a la conducción de automóviles para reducir la contaminación.

NOTICIA: Hoy No Circula, sin aplicar a placas de EU y Canadá

Con el programa Hoy No Circula, por ejemplo, los vehículos con calcomanía 5 y 6 no tienen permitido circular los lunes. “Cuando fue aplicado por primera vez, el programa afectó a 2.3 millones de vehículos o 460,000 vehículos por día”.

En julio del 2008, debido a un supuesto incremento de los contaminantes en la atmósfera durante los sábados, las autoridades de la Ciudad de México decidieron ampliar el programa Hoy No Circula para que funcionara seis días a la semana. A casi 10 años de haber entrado en vigor esta expansión del programa, “en general, hay poca evidencia de que la expansión del programa mejoró la calidad del aire”, refiere un estudio de Lucas W. Davis, investigador de la Universidad de California y de la Oficina Nacional de Investigación Económica.

Según el informe, la única forma en la que estos programas pueden funcionar es haciendo que las personas opten por formas de transporte con emisiones más bajas. Para Davis, la ciudadanía ha contribuido en gran medida al fracaso de estas políticas públicas, al no utilizar formas de transporte menos contaminantes, como el transporte público y la bicicleta. Sin embargo, creo que el investigador carece de una perspectiva cercana con las formas de movilidad dentro de la ciudad, cuyas características primordiales son la inseguridad, la falta de comodidad y el abuso por parte de muchos prestadores de servicio.

NOTICIA: ¿Cuál fue el día más contaminado del año?

Estos son siete datos sobre el fracaso del Hoy No Circula sabatino:

1. La expansión del programa no ha tenido un efecto discernible en el nivel de contaminación de la Ciudad de México

Según el estudio, son muy pocas las evidencias que demuestran que la expansión del programa Hoy No Circula a los sábados haya mejorado la calidad del aire en la Ciudad de México. Aunque de acuerdo con las proyecciones del Clear Air Institute, la expansión al sábado del programa disminuiría las emisiones hasta en 15%, lo cierto es que el impacto del programa estimado por el investigador de la Oficina Nacional de Investigación Económica es cercano a cero. No hay prácticamente ningún efecto discernible sobre la cantidad de los ocho contaminantes más dañinos en el aire de la Ciudad de México.

2. Los niveles de partículas contaminantes en la CDMX son cuatro veces los de ciudades como Nueva York, Los Ángeles o Sao Paulo

La Ciudad de México ha registrado los peores niveles de contaminación en todo el hemisferio occidental. De acuerdo con Davis, la concentración de partículas contaminantes en el ambiente de la ciudad es tres e incluso, cuatro, veces mayor que en otras ciudades del continente americano densamente pobladas. Según el investigador, la contaminación del aire en la Ciudad de México se deben sobre todo a su geografía, ya que las montañas que la rodean impiden el movimiento horizontal de las partículas contaminantes fuera de la ciudad.

3. El Hoy No Circula sabatino tenía la intención de reducir entre 16 y 17% los niveles de dióxido de carbono y óxidos de nitrógeno

Antes de la ampliación del programa, el Clear Air Institute, una organización sin fines de lucro formada por el Banco Mundial y la Iniciativa de Aire Limpio para Ciudades de América Latina (IAL-CAL), realizó un análisis para realizar un pronóstico de las metas del programa.

NOTICIA: Contaminación cuesta 225,000 mdd a la humanidad

De acuerdo con el análisis, la expansión reduciría 17% de las emisiones de monóxido de carbono, 16% de los óxidos de nitrógeno y 16% de las partículas contaminantes. Según los inventarios de las emisiones de contaminantes para la Ciudad de México, los vehículos automotores son responsables de casi 100% del monóxido de carbono que hay en la atmósfera y 82% de los óxidos de nitrógeno.

4. El consumo de gasolina no se vio afectado por el Hoy No Circula

El estudio también hace referencia al transporte público de la ciudad. De acuerdo con Davis, el transporte público en la Ciudad de México es muy barato, pero también es más lento, debido sobre todo al intenso tránsito vehicular, y menos seguro que el transporte privado. “En la práctica, estas desventajas llevan a la mayoría de los residentes de la Ciudad de México a elegir vehículos privados cuando tienen esa alternativa”, explica el reporte. En este sentido, el informe revela que la actividad en la ciudad de México no se vio disminuida por la restricción y que tampoco disminuyeron los niveles de consumo de gasolina, que no han dejado de crecer al menos desde el año 2000.

5. La contaminación ambiental causa 3.7 millones de muertes al año

Según una investigación de Navigant Research, para el año 2030 habrá al menos 1,700 millones de automóviles en el planeta. “Los vehículos incrementan las opciones de movilidad, pero una de las principales afectaciones que provocan es la de la contaminación del aire, sobre todo en los países menos desarrollados, como México. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, se estima que la contaminación atmosférica provoca la muerte de 3.7 millones de personas al año. Si bien los vehículos no son completamente responsables por estas muertes, sí desempeñan un papel fundamental debido a que los contaminantes que estos producen son los que están más cerca de la población.

6. Las restricciones del Hoy No Circula implican un costo de 3 dólares diarios por vehículo

De acuerdo con el estudio, a veces se tiene la creencia errónea de que las restricciones a la movilidad por razones ambientales no tienen un impacto directo en el presupuesto gubernamental ni en los bolsillos de los conductores. Muchas personas, por ejemplo, se enfrentan a las restricciones de movilidad con la compra de un segundo vehículo.

NOTICIA: Nueva norma de verificación vehicular para la Megalópolis

Desde esta perspectiva las restricciones de conducción suponen un costo adicional para las personas de 3 dólares por vehículo al día. La estimación de lo que estas restricciones le cuestan tanto a una persona como al gobierno van de 2 a 7.50 dólares por día. Si consideramos que gracias al Hoy No Circula sabatino, la mayoría de los vehículos no pueden conducir durante 12 sábados al año, estaríamos hablando de un costo de 24 a 90 dólares por vehículo. Existen cerca de 3 millones de vehículos sujetos a restricciones de conducción en la Ciudad de México, por lo que la pérdida económica que ha supuesto este programa está cerca de los 270 millones de dólares al año.

7. La reducción de un 10% de las partículas suspendidas en el aire supondría un ahorro de 920 millones de dólares

De acuerdo con Davis, estas cifras no servirían de nada si no se comparan con los supuesto beneficios del programa. “El Banco Mundial considera que los beneficios anuales de una reducción de 10% de partículas contaminantes para todos los días del año en la Ciudad de México serían de aproximadamente 920 millones de dólares, mientras que los beneficios anuales de una reducción de 10% del ozono en la atmósfera serían de aproximadamente 160 millones de dólares. En consecuencia, una reducción de 10% de ambos contaminantes los sábados daría beneficios de aproximadamente 150 millones al año, lo que no se corresponde con los 270 millones que se gastan de más debido al programa.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx

erp

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de