Avances del FMI en Grecia se tambalean tras elecciones
Impopular entre los griegos, el Fondo Monetario Internaciona fue blanco de ataques de los partidos contestatarios que tuvieron una histórica irrupción en las legislativas del domingo.
Foto: EE Archivo

La frágil estructura montada por el FMI para Grecia se tambalea tras los comicios legislativos en ese país de la Eurozona, cuyos electores expresaron rechazo a los ajustes.

Impopular entre los griegos, el Fondo Monetario Internacional (FMI) fue blanco de ataques de los partidos contestatarios que tuvieron una histórica irrupción en las legislativas del domingo.

Los partidos gubernamentales con los que el FMI acordó para aplicar un programa de reformas económicas y de rigor presupuestal fueron incapaces el lunes de formar gobierno.

Para los analistas financieros, que en general tienen buena opinión del FMI, implicó un balde de agua fría.

Lefteris Farmakis y Dimitris Drakopoulos, de la casa de corretaje japonesa Nomura, estimaron "decepcionantes" los resultados de la elección, con "una fragmentación sin precedentes del paisaje político que abre la puerta a la inestabilidad".

"Se dificultó aún más lo que ya era difícil", estimó Gillian Edgeworth, economista del banco italiano UniCredit, pues desde el momento en que se forme un gobierno, "inmediatamente se verá confrontado a una larga lista de tareas impulsadas por la Troika" (FMI, Comisión europea y Banco Central europeo).

El Fondo acordó en marzo con Grecia un nuevo préstamo de 28,000 millones de euros, que sucedió a uno de 30,000 millones de euros en mayo de 2010, dos tercios del cual ya habían sido entregados.

En principio, tras haber desembolsado un primer tramo de 1,650 millones de dólares en marzo, el FMI debe examinar la posibilidad de desembolsar una segunda pierna en junio. Para Edgeworth, hay una "fuerte probabilidad" de un retraso.

En Washington, el FMI aguarda. "Esperamos con interés poder tomar contacto con el nuevo gobierno una vez que se forme. Por ahora, no haremos otros comentarios", dijo el lunes Conny Lotze, una portavoz de la institución.

Los analistas de Barclays avizoran otra dificultad. Según ellos, el resultado de la elección griega "hace más probable una renegociación de ciertos términos del programa UE-FMI, incluyendo las medidas de reequilibrio presupuestario".

Por un lado, los términos de ese acuerdo requirieron de largos meses de discusiones; por otro, todo indica que del lado del Fondo no hay voluntad de modificar un programa económico que resultó tan difícil de concretar.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, se abstuvo el lunes en Zurich de comentar los comicios griegos.

No obstante, evocó lo que esperaba de Atenas: reformas para liberalizar la economía, como en el protegido sector de transporte, pues "de hecho cuesta menos importar un tomate de Holanda que comprar uno a un productor griego".

Agregó que los países con una pesada deuda pública "no tienen otra elección" que "moverse rápido" para subsanar su déficit presupuestal.

Para Mark Weisbrot, economista del Center for Economic and Policy Research de Washington, y crítico del FMI, la institución "va a adaptar su estrategia a los desarrollos políticos".

"Realmente no creen en lo que están haciendo, pero no tienen mucho que decir. Los europeos tienen la palabra" sobre la política económica en Grecia, estimó.

RDS

1885 lecturas
0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de