Japón defiende su política monetaria antes de cumbre G20

Credito:

Reuters

Foto: Reuters

El gobernador del Banco de Japón, Masaaki Shirakawa, defendió el miércoles la agresiva expansión monetaria del banco central, al decir que la medida apunta a revivir a la economía y no a debilitar el yen, en momentos en que el país encara nuevas críticas internacionales antes de una reunión clave del G-20.

Sus comentarios se produjeron luego de que datos mostraran que la economía japonesa se contrajo inesperadamente en el cuarto trimestre, por lo que no pudo escapar a una leve recesión, al tiempo que el Gobierno sigue adelante con radicales medidas de estímulo que podrían depreciar más a la moneda nipona.

Shirakawa dijo que buscará explicar las políticas de Japón a sus contrapartes del Grupo de los 20 en la reunión de este fin de semana en Rusia, donde Tokio podría ser fustigado por otras naciones alarmadas por el reciente debilitamiento del yen, como Corea del Sur.

"El BOJ (por sus siglas en inglés) está aplicando una política monetaria destinada a lograr la estabilidad de la economía japonesa. Continuará haciéndolo", declaró Shirakawa en una rueda de prensa el jueves, horas antes de partir a Moscú.

Las expectativas de que el primer ministro Shinzo Abe seguirá presionando al banco central para que aplique medidas radicales destinadas a controlar la deflación han generado una depreciación del yen en casi un 20% contra el dólar desde noviembre.

El retroceso del yen brindó cierto alivio a la economía de Japón, dependiente de sus exportaciones, que se contrajo un 0.1% en el cuarto trimestre pero que está mostrando indicios de recuperación, gracias a una mejoría de la demanda global y a los efectos del estímulo del banco central.

El banco central divulgó un panorama más positivo para la economía, al tiempo que mantuvo estable su política, luego de haber incrementado su estímulo monetario y duplicado su meta de inflación al 2% hace un mes.

Sin embargo, el acelerado declive del yen dio pie a un debate internacional sobre si Japón efectivamente ha estado empleando la impresión de dinero para debilitar a su moneda.

El banco central de Corea del Sur advirtió el jueves que la política monetaria expansiva japonesa podría afectar el futuro crecimiento de ese país, dado que un yen débil podría impactar la competitividad de las exportaciones surcoreanas.

Japón consideró que el Grupo de las Siete naciones más ricas aceptó sus medidas el martes en una declaración en la que sostuvo que las políticas monetarias y fiscales no deberían apuntar a la devaluación de las divisas.

Shirakawa y el ministro de Finanzas Taro Aso, que también acudirá al encuentro del G-20, podrían tener dificultades para explicar sus posturas a sus pares, dado que hasta hace poco varias autoridades japonesas hablaban abiertamente de los beneficios de un yen más débil para las exportaciones niponas.

El ex gobernador del BOJ Kazumasa Iwata, considerado uno de los principales candidatos para reemplazar a Shirakawa cuando deje el cargo en marzo, fue citado diciendo que el yen todavía está sobrevaluado desde la perspectiva comercial.

RDS