Junto con los países BRIC, revela la encuesta anual de jefes ejecutivos de PWC
México está en el top 10 de los mercados para invertir
Ocupó el noveno sitio como una nación atractiva para los CEO; Estados Unidos encabezó la lista.
Luis Miguel González y Yolanda Morales
Ene 19, 2016 |
22:38
Reconocimiento. Leonardo DiCaprio recibió el Cristal Award por su labor en defensa del medio ambiente. Foto: WEF
relacionadas
compartir

Davos, Sui. México se encuentra entre los 10 países del mundo que podrían ser determinantes para la expansión de negocios globales en los próximos 12 meses, revela la encuesta anual de los CEO que conduce cada año PwC.

Sólo comparte esta percepción con cuatro mercados emergentes: los que integran al grupo de los BRIC, (Brasil, Rusia, India y China), y cinco economías avanzadas.

Estados Unidos, China, Alemania y Reino Unido encabezan la lista.

México ocupó el lugar número nueve como país atractivo para los inversionistas, en tanto que Japón ocupa el octavo sitio y Rusia, el séptimo. Emiratos Árabes Unidos ocupó la décima posición.

Además, México resulta, en la encuesta de este año, el cuarto país con los CEO más optimistas sobre la expansión que les ofrecerá la economía doméstica en los próximos 12 meses. Esto, con 46% de las opiniones centrado en esta expectativa.

La proporción contrasta con 62% de los directivos que, operando en México, tenía este optimismo en el 2013, el año del llamado mexican moment, y con 50% que todavía el año pasado creía que la economía alcanzaría una expansión importante.

La encuesta anual de PwC, aplicada a más de 1,400 CEO, es identificada por la firma como “Redefiniendo el éxito de los negocios en un mundo cambiante”, lo que evidencia el incierto panorama que, aseguran, ofrece la economía mundial para los próximos 12 meses.

TPP atrae

La participación de México en el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por su sigla en inglés) es también un foco de interés en la encuesta divulgada por PwC en Davos.

De acuerdo con el propio CEO y fundador de VinaCapital, de Vietnam, Don Lam, el TPP se observa como el acuerdo comercial más grande desde que se formó la Organización Mundial de Comercio (WTO, por su sigla en inglés) y ofrece atractivas posibilidades para los inversionistas globales.

En el marco de los trabajos del 
XLVI foro de Davos, los CEO identifican a la volatilidad cambiaria como el mayor punto de preocupación para los negocios en América Latina.

Riesgos globales

Según los resultados de la encuesta, 27% de los directivos consultados anticipa que la economía mundial registrará una expansión significativa este año. Esta proporción contrasta con 37% que tenía esta misma visión optimista el año previo.

Y los que consideran que podría empeorar subieron en una proporción de 17 a 23% al paso de un año, evidencian.

Las principales preocupaciones de los CEO consultados sobre el desempeño mundial son el rebalanceo de la economía de China, la caída de los precios del petróleo y la seguridad geopolítica.

En el detalle de la información se puede identificar una caída en la confianza de los encuestados acerca de las ganancias que podrían percibir sus negocios.

Y viendo hacia los prospectos de inversión, 48% de los CEO planea incrementar su plantilla laboral y las mayores preocupaciones que podrían desviar este objetivo en Estados Unidos están centradas en 50% de los entrevistados.

Ésta es la edición número 19 de la encuesta de PwC, divulgada en Davos, Suiza, que fue presentada por el presidente mundial de la firma, Dennis M. Nally.

UBS: economías en desarrollo, ganadoras relativas por cambio en mercado laboral

Las economías en desarrollo serán las “ganadoras relativas” del cambio en el mercado laboral a partir de una mayor automatización de procesos y conexiones de redes, advierte el banco de inversión UBS.

“Muchos de los mercados en desarrollo se han basado en la importación de empleos de baja y mediana especialización para impulsar el crecimiento económico, pero no cuentan con la infraestructura educativa ni sistemas regulatorios que se adapten rápidamente al mundo de una demanda basada en trabajadores más profesionales”, dicen.

Al interior de un análisis, preparado para su discusión entre empresarios del Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés), destacan que la inversión del conocimiento se convertirá en una fortaleza multiplicadora de crecimiento económico, desarrollo y habilidades para los trabajadores, sobre todo en las economías donde hay un bajo nivel de desarrollo y automatización de procesos.

El documento, titulado “La automatización extrema y conectividad. Las implicaciones globales y regionales para la Cuarta Revolución”, plantea que los empleos de baja calificación continuarán reduciéndose conforme se automaticen los procesos de producción, y que los trabajos de “mediana habilidad” se volverán más vulnerables conforme se profundiza la innovación y el uso de las altas tecnologías en los procesos.

Establecen que una extrema automatización motivará mayores ganancias en productividad que inconvenientes y estiman que algunas economías inmersas en el comercio tendrían en el corto plazo un cambio incluso demográfico en función de la oferta de empleos.

Ahí mismo establecen que la formación de áreas de alta automatización y desarrollo tecnológico favorecerá el acortamiento de las cadenas de suministro globales y será una fortaleza para los países en desarrollo.

Muchos no cuentan con la infraestructura educativa ni la regulación que se adapte a una demanda de trabajadores más calificados.

valores@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios