5 desafíos de México en la renegociación del TLCAN
México ya eligió al equipo que estará al frente de la renegociación del TLCAN, el cual está integrado por Juan Carlos Baker, Kenneth Smith Ramos y Salvador Behar Lavalle.
Foto: Reuters.
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

Las rondas de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte están a unos días de comenzar y los tres países se dicen listos para atender una agenda que incluye importantes actualizaciones a un acuerdo comercial que abrió las fronteras al intercambio comercial y a las inversiones entre México, Estados Unidos y Canadá.

La primera de las entre seis y nueve posibles rondas de renegociación, de acuerdo con el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, se llevará a cabo en Estados Unidos entre el 16 y el 20 de agosto y se prevé que la segunda ronda se realice en México en las primeras semanas de septiembre.

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) es un acuerdo global que establece las reglas para el comercio internacional y la inversión entre Canadá, Estados Unidos y México. El acuerdo es un documento que incluye ocho secciones, 22 capítulos y 2,000 páginas.

El TLCAN sustituyó al Tratado de Libre Comercio de Canadá y Estados Unidos, firmado en 1988. En 1991, iniciaron las negociaciones del TLCAN, suscrito por Brian Mulroney, primer ministro canadiense, George Bush, presidente de Estados Unidos y Carlos Salinas de Gortari, presidente de México, el cual entró en vigor el 1 de enero de 1994.

México ya eligió al equipo que estará al frente de la renegociación del TLCAN, el cual está integrado por Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior, quien además fue jefe negociador adjunto del Tratado de Asociación Transpacífico (TPP) y jefe de Gabinete del Secretario; Kenneth Smith Ramos, representante de la Secretaría de Economía en Washington, quien inició su carrera como parte del equipo que negoció el TLCAN en 1993, y Salvador Behar Lavalle, director general para América del Norte en la Secretaría de Economía, que ha sido consultor jurídico para la Secretaría de Economía en las negociaciones comerciales internacionales.

Los representantes mexicanos tendrán una infinidad de temas que atender dentro de la renegociación del acuerdo comercial para salvaguardar los intereses de la población mexicana al tiempo que fomentar la inversión entre los tres países que integran la región. Los siguientes son cinco desafíos que México debe enfrentar en el marco de la renegociación del TLCAN:

1. Trabajo en México

Los salarios y las condiciones laborales de los trabajadores mexicanos son uno de los temas que más preocupan a las autoridades estadounidenses. El presidente Trump incluyó en la agenda de renegociación del TLCAN elevar los salarios de los trabajadores mexicanos, sobre todo porque según la administración estadounidense los beneficios actuales que perciben estos fomentan que empresas de aquel país transfieran sus unidades de producción a México. Para Trump, ésta, y no la automatización fabril, es la causa principal de la pérdida de empleos en Estados Unidos.

Estas medidas pueden beneficiar a la clase trabajadora mexicana al tiempo que afectarían su nivel de competitividad frente a la mano de obra estadounidense, que ya no sería tan costosa en comparación a la de México. En el capítulo denominado “Mano de obra” del resumen de los objetivos de la renegociación del TLCAN se indica la exigencia de que los tres países cuenten con leyes que rijan las condiciones aceptables de trabajo con respecto a salarios mínimos, horas de trabajo, la seguridad y la salud.

A principios de agosto, México aceptó el establecimiento de un mecanismo de solución de controversias laborales dentro de la renegociación del TLCAN, de acuerdo con Ildefonso Guajardo, secretario de Economía. Esta es una medida polémica entre las agrupaciones sindicales y de defensa de los derechos laborales, ya que podría implicar que las controversias laborales serían definidas bajo una jurisdicción diferente a la mexicana. No obstante, el secretario de Economía expuso que, en este tipo de nuevas medidas, las sanciones estarán vinculadas a los compromisos que cada país tiene con sus propias leyes, sin extraterritoriedad de las mismas, sino al marco legal laboral mexicano aplicado a México, de acuerdo con información de El Economista.

2. Conflicto azucarero

En junio pasado, las representaciones comerciales de México y Estados Unidos alcanzaron un acuerdo por el que se eliminó la imposición de cuotas compensatorias por dumping y subsidios contra las importaciones estadounidenses de azúcar desde México. Estos acuerdos de suspensión suponen una renovación de los alcanzados en el 2014, que también pretendían la eliminación de los aranceles que Estados le había impuesto a las exportaciones de azúcar proveniente de México, protegidas por el TLCAN.

En febrero del 2015, apenas un mes después de la firma del acuerdo entre los gobiernos de México y Estados Unidos sobre las exportaciones de azúcar hacia el país vecino del norte, las autoridades estadounidenses afirmaron que lo mejor sería la suspensión del acuerdo con el que se establecieron límites a las exportaciones del edulcorante. El mismo año, el Departamento de Comercio de Estados Unidos comentó que reanudaría sus investigaciones antidumping y de medidas compensatorias sobre las importaciones de azúcar provenientes desde México. La renegociación del TLCAN podría abrir una vez más las inquietudes de las compañías azucareras de Estados Unidos, las cuales podrían solicitar de nuevo que se impongan aranceles a las importaciones de azúcar mexicana.

3. Donald Trump

Pese a ser un acuerdo que se debe negociar de forma tripartita, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo en una entrevista con el Wall Street Journal en julio pasado, que Estados Unidos determinará el destino del Tratado de Libre Comercio con América del Norte, en el marco del actual proceso de renegociación del acuerdo con México y Canadá. Este no es el único obstáculo que México enfrenta en relación con el carácter y las obsesiones del presidente estadounidense. Uno de los principales factores de preocupación para el gobierno mexicano es la obsesión de Trump por reducir el déficit comercial entre Estados Unidos y México, en el cual la balanza comercial se inclina hacia México por 63,192 millones de dólares.

Cabe aclarar que el déficit comercial de Estados Unidos con México representa apenas 20% del que la nación del norte mantiene con China, que es de 347,038 millones de dólares, y es también inferior al de Japón (68,938 millones) y Alemania (64,865 millones). La obsesión de Trump por reducir el déficit comercial con México quedó asentada en el Resumen de los Objetivos para la renegociación del TLCAN, un documento de 17 páginas presentado por la Representación Comercial de Estados Unidos para sentar las bases de la renegociación del acuerdo.

4. China

La competencia con otras economías que también son grandes proveedores de Estados Unidos fue uno de los factores que impidieron que el TLCAN cumpliera con los objetivos para los que fue ideado. Un ejemplo de esto es que las importaciones desde China representan 21% de lo que llega a Estados Unidos, frente a 13% de las importaciones desde México.

Esto adquiere una mayor relevancia si se considera que en los años posteriores a la firma del TLCAN, los salarios en México han sido mucho mayores que en China. En el 2002, la remuneración laboral en México fue de 5.59 dólares, mientras que en China era de 0.73 dólares. Para el 2009, esta brecha se mantenía, ya que el salario en China era de 1.74 dólares por hora y en México era de 6.36 dólares la hora, lo que hace poco atractivo al trabajador mexicano. Si a esto se suman las mejoras salariales y de las condiciones laborales de los trabajadores mexicanos que han prometido garantizar los tres gobiernos, los trabajadores mexicanos serán cada vez menos atractivos para las empresas estadounidenses.

Otra de las ventajas de China sobre México en el marco de la renegociación del TLCAN es que China controla buena parte del sistema bancario de su país, por lo que puede garantizar a las firmas exportadoras el crédito necesario para llevar a cabo sus funciones. En contraste, en México, casi 70% del sistema bancario está en manos no sólo de capital privado sino extranjero y no parece que esto vaya a cambiar en un futuro cercano.

5. Capítulo 19

El Capítulo 19 del TLCAN establece la forma en la que deben dirimirse los diferendos comerciales entre productores y exportadores de las naciones que integran el acuerdo. Este capítulo garantiza que cualquier diferendo comercial tendrá que resolverse a través de un panel binacional que tiene la capacidad de emitir decisiones que resuelvan la disputa sin que sean las leyes de Canadá, Estados Unidos o México quienes resuelvan el conflicto.

El senador Ernesto Cordero explicó en la tribuna del Congreso, en julio pasado, que “la pretensión del presidente Trump es eliminar esta disposición, lo cual habla de que lejos de querer promover la amistad y los buenos lazos con México, pretende establecer barreras comerciales”. Incluso, el gobierno canadiense amago también en julio pasado con salirse del acuerdo si los representantes comerciales de Estados Unidos insisten en eliminar el Capítulo 19 del TLCAN.

(Con información de Roberto Morales, Alejandro de la Rosa y María del Pilar Martínez)

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx

abr

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de