el país asiático creció 6.9% en el segundo trimestre
Afirman que economía china “tocó fondo” para iniciar una fase estable
La velocidad media de la nueva etapa de expansión durará unos 10 años.
La agencia Fitch Ratings ha advertido sobre los elevados niveles de deuda de China. Foto Archivo: Reuters
compartir

China entra en una nueva fase de crecimiento económico estable que podría durar una década, dijo un asesor del gobierno, descartando versiones sobre el inicio de otra etapa de expansión robusta, pues se prevé un enfriamiento adicional del sector de bienes raíces del país.

“Hemos tenido pruebas iniciales de que la economía tocó fondo y podría estar entrando en un nuevo periodo de crecimiento constante gracias a una demanda final más estabilizada”, dijo Liu Shijin, vicepresidente del grupo estatal de expertos Fundación de Investigaciones para el Desarrollo de China.

La economía ahora ha escapado la trayectoria de desaceleración de los últimos siete años, dijo Liu en un foro económico en Pekín, prediciendo que la velocidad media de la nueva etapa probablemente durará por 10 años, siguiendo el ejemplo de las naciones occidentales.

El crecimiento económico de China, de 6.7% en el 2016, fue el más lento en 26 años.

Liu rechazó la creciente retórica de que China ingresa en nuevo ciclo económico de crecimiento fuerte.

“No creo que exista tal ciclo nuevo”, sostuvo, enfatizando que un repunte sorpresivo en el 2016 de la inversión en bienes raíces, un motor principal de la expansión china, no revirtió la tendencia de desaceleración tras el máximo del 2013.

El asesor anticipó que el crecimiento del sector se moderaría a una nueva tasa normal de alrededor de 2% en el segundo semestre de este año. La inversión en bienes raíces en China creció 6.9% en el 2016.

Riesgos internos y externos, aún latentes

Por otro lado, aunque la economía china creció 6.9% en el segundo trimestre del año —más de lo esperado, según los datos publicados en julio— las autoridades advirtieron entonces que sigue enfrentándose a riesgos internos y externos.

La cifra de crecimiento fue la misma que en el primer trimestre del 2017, según indicó la oficina de la estadística, pero mejor que 6.8% que auguraban analistas.

“La economía nacional ha mantenido el impulso de un desarrollo constante y robusto en la primera mitad del 2017, creando una base sólida para alcanzar el objetivo anual y un mejor resultado”, dijo el portavoz de la oficina, Xing Zhihong.

“Sin embargo, tenemos que ser conscientes de que todavía hay muchos factores inestables e inciertos en el exterior y contradicciones estructurales importantes en casa”, añadió.

Durante años, la economía china ha crecido gracias a enormes inversiones en infraestructuras, alimentada por la deuda, y al sector inmobiliario, pero el temor a una crisis financiera había hecho cambiar de rumbo al gobierno.

Fitch Ratings advirtió que la enorme deuda china podría provocar “choques económicos y financieros”, aunque decidió mantener su nota “A+” para la deuda del país.

La advertencia de Fitch llegó tras otra similar de Moody's, que en mayo decidió bajar la nota de China por primera vez en casi tres décadas por el temor al peso de su deuda y al freno en su crecimiento.

En la Conferencia Nacional sobre Labor Financiera de julio, el presidente chino, Xi Jinping, pidió reforzar la legislación para evitar el riesgo financiero.

Xi aseguró que el gobierno seguiría aplicando una economía monetaria prudente y reduciendo la influencia de las empresas públicas.

Según el economista Raymond Yeung, de la consultora ANZ, dicha conferencia demostró que las autoridades están dispuestas a intensificar su regulación financiera a un nivel “sin precedentes, pero con un sistema mucho más centralizado y mucho más poderoso”.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de