Tajín, fiel a sus costumbres

Credito:

Sandra Nieves / Enviada

Me gusta estar a la orilla del camino /Alarma, alarmala de tos / Soy el Jefe de jefes señores / A donde van los muertos / Ojalá que llueva café / Por mi parte qué mediocre… Más de 120,000 personas en los cuatro días que duró la Cumbre Tajín, cantaron a coro, compartiendo el espacio, soportando el calor, los retrasos en el programa y el cansancio de recorrer durante todo el día el parque temático Takilhsukut.

Lo mismo se pudo disfrutar del espectáculo milenario de los Voladores de Papantla, que la propuesta novedosa de Prem Joshua; alternaron la Cumbre clown, motivando la reflexión y el humor inteligente con el guacarrock de Botellita de Jeréz.

La Cumbre al llegar al primer lustro de existencia motivó la revalorización de lo antiguo, de esa cultura que sigue intacta, porque entre ellos cuidan su lengua, su arte utilitario y mantienen en sus rostros la esperanza de trascender más allá de la duración del festival.

Pago con conciencia

Los más de 300 voluntarios en los nichos dedicados a mostrar un fragmento del ser totonaca, portaban a manera de bandera, playeras en cuyo dorso se podía saber el destino de lo recaudado en taquillas, 30% de los fondos, serán destinados a becas para jóvenes de la comunidad del trueno.

Sin embargo, la mayoría de los bailes, de las sesiones curativas prehispánicas, pasaban desapercibidas para la gran mayoría de los visitantes, debido a las ganas de ver a esos artistas que no siempre llegan con sus giras a ciertas comunidades.

Demostrando la garra

A pesar de lo nutrido del cartel de artistas, la locura llegó con la presentación de los Tigres Del Norte, quienes a más de liquidar por completo las entradas, hicieron que más de un funcionario de Veracruz intentara pasar a una de las zonas preferentes a la familia, para, por qué no, bailar al ritmo norteño con la esposa y entonar "Pacas de a kilo".

Uno de los invitados más contentos de la noche, fue el gobernador veracruzano Fidel Herrera Beltrán, quien entonó todas las canciones y hasta canción dedicada se llevó.

Ante la expectativa que siempre acompaña una presentación de los felinos, la presentación del viernes 20 de marzo opacó al resto de los que se presentaron en el nicho de la música del parque Takilhsukut.

Cumpliendo ciclos

Para Margarita, una de las abuelas que estuvo en el nicho de la purificación, la décima celebración de la Cumbre, se trata de cerrar ciclos, de ayudar a su cultura a renacer, a motivar se tiren los muros invisibles pero infranqueables de la discriminación racial.

Sin embargo, sabe que mientras dure en las grandes ciudades la falta de reconocimiento a las acciones que día a día se realiza en el Tajín para que las raíces se mantengan puras, transmitiéndose de generación a generación.

En los nichos donde enseñaban las técnicas de curación local, convivían lo mismo niños recién nacidos, que personas de la tercera edad, que buscaban descanso a los surcos de su piel a la sombra de las palmeras.

Primavera a tope

Aprovechando que el equinoccio de primavera se hizo presente entre semana, los visitantes albergados en el campamento del parque se dieron cita a las diversas ceremonias con las uqe se veneró la entrada de un clima más benévolo, donde renacen las esperanzas de tiempos mejores.

No obstante el clima de calma que permeó antes del penúltimo día de actividades, se rompió con la llegada de cientos de turistas que no quisieron desaprovechar la oportunidad de escuchar los últimos conciertos y realizar cuanto arte utilitario pudieran en los talleres.

Para el cierre, después del sol a plomo cayendo sobre las cabezas, tras degustar la comida, brincar con la música y soñar con ser parte de una cultura ancestral, Tajín se apagó, será hasta que el sol pase por la pirámide de los nichos, marcando la llegada de un nuevo equinoccio, que la música y el furor regresen a esta tierra, donde sus habitantes seguirán rescatando su arte, su esencia.

snieves@eleconomista.com.mx

el tajin esta hermoso

el tajin esta hermoso visitalo y enterate de todos sus secretos