"Riba es el mejor personaje que he creado": Vila-Matas
Juan Villoro conversó con el escritor catalán sobre "Dublinesca". El autor mexicano dijo que Samuel Riba, en un último lance de supervivencia, decide hacer un viaje que lo mantenga con vida.
Alejandro García Abreu/El Economista
May 5, 2010 |
20:08
compartir

En un diálogo sostenido con Enrique Vila-Matas en la Librería Rosario Castellanos, Juan Villoro afirmó que el protagonista de Dublinesca, el editor Samuel Riba, “está en retirada permanente de muchas circunstancias de su vida. Se ha dado de baja del placer y la dificultad de editar autores, se ha dado de baja del alcohol, que lo acompañó durante mucho tiempo, se ha dado de baja de Francia, la nación que tanto influyó su vida y lo formó, está a punto de que lo den de baja en su matrimonio, su mujer se convierte en budista y amenaza con pasar del yoga a un nirvana en el que probablemente su marido no está incluido.

“El editor decide encontrar una adicción que pueda sustituir todos los hábitos que ha perdido: Internet. Se convierte en un autista electrónico, en un hikikomori, en un sedentario total que causa preo­cupación en su mujer. En un último lance de supervivencia, decide hacer un viaje que lo mantenga con vida. El libro narra la historia del viaje a Dublín, donde el protagonista se enfrentará a los fantasmas de la ciudad más literaria de Europa. En esa ciudad, se propone celebrar el funeral del libro: son las exequias de la letra impresa. Pero el entierro se convierte en un renacimiento”.

Vila-Matas es consciente de la magnitud de Riba: “Es el mejor personaje que he creado. Él, de manera dolida, se refiere a su pasado y se somete a pruebas difíciles. Se trata, como decía Gustave Flaubert, de tomar la vida cotidiana de un ser gris sin interés y elevarla a la categoría de arte”.

El sueño originario y el método

“En los orígenes del libro –dijo Vila-Matas–, está un sueño que tuve de una intensidad extraordinaria. Soñé que me encontraba en Dublín y que había vuelto a beber y que estaba en el suelo, en la puerta de un pub, en un empedrado que todavía recuerdo, abrazado a mi mujer. La intensidad venía de una sensación de renacimiento. Me pregunto quién diseñó el sueño, porque me envió a Dublín, que es uno de los lugares más alcohólicos del mundo”.

Uno de los sellos de la literatura de Vila-Matas es la incorporación de un tejido de textos. “El sistema se ha sofisticado mucho. A veces tomo un libro al azar, escojo una cita, digo que es de otro cuando la coloco dentro del libro. La utilizo como sintaxis, como una manera para avanzar. He empezado a elevar el porcentaje de frases inventadas por mí que atribuyo a otros autores como Shakespeare, García Lorca, Octavio Paz o quien sea. Luego las veo reflejadas en los periódicos como si fueran de ellos, pero son mías”, dijo el escritor catalán.

La Orden del Finnegans

Vila-Matas pertenece a una cofradía de devotos lectores de James Joyce. Se llama la Orden del Finnegans, “no por Finnegans Wake de James Joyce, sino por el Pub Finnegans en las inmediaciones de Dublín. Los miembros acudimos en peregrinación a Dublín cada 16 de junio en una jornada de Bloomsday que acaba en la Torre Martello, donde se inicia Ulises, en Sandycove. Es una Orden republicana. En los estatutos de la Orden hay una sola cláusula: hay que adorar a James Joyce. La segunda cláusula, en discusión republicana, implica que un miembro, en el caso de faltar una vez, queda automáticamente expulsado. Somos muy irlandeses en la Orden. Cada año nombramos a un nuevo caballero. Tras la ceremonia caminamos hasta el Pub Finnegans en Dalkey. Nuestro lema es la última frase del capítulo sexto del Ulises: ‘Gracias. ¡Qué grandes estamos esta mañana!’”, remarcó el escritor.

agarcia@eleconomista.com.mx

"El sistema (de citas textuales) se ha sofisticado mucho. A veces tomo un libro al azar, escojo una cita, digo que es de otro cuando la coloco dentro del libro. La utilizo como sintaxis, como una manera para avanzar”: Enrique Vila-Matas

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de